(CNN) - Nicole Kidman se casó con Tom Cruise por amor, pero su matrimonio también la protegió del acoso sexual.

MIRA: La dieta que sigue Nicole Kidman incluye este extraño "alimento"

Eso es lo que la actriz sostiene en un artículo publicado en la revista New York.

La estrella de "Big Little Lies" conoció a Cruise cuando ambos participaron en la película "Days of Thunder".

Se casaron en 1990.

La pareja adoptó un hijo y una hija y tras 11 años de casados pusieron fin a su matrimonio.

Kidman ahora está casada con el cantante de country Keith Urban, con quien tiene dos hijas.

La actriz por lo general no suele hablar de su ex.

"Estar casada con Tom Cruise a los 22 años es algo de lo que siempre me resisto a hablar, porque ahora estoy casada con el hombre que es mi gran amor [Keith Urban], y casi siento que es irrespetuoso", dijo Kidman.

Pero agregó: "Dicho esto, me casé muy joven, pero definitivamente no fue poder para mí, fue protección".

"Me casé por amor, pero estar casada con un hombre extremadamente poderoso me impedía ser acosada sexualmente. Yo trabajaba, pero estaba protegida", escribió Kidman. "Así que cuando salí de eso a los 32, 33, es como si tuviera que crecer".

MIRA: "Mission: Impossible – Fallout" logra el mejor estreno para la franquicia protagonizada por Tom Cruise

Actualmente, la estrella interpreta a la periodista Gretchen Carlson junto a sus actrices Charlize Theron y Margot Robbie en una película sobre Roger Ailes, quien fue presidente y director ejecutivo de Fox News.

Carlson presentó una demanda por acoso sexual contra Ailes en 2016 y recibió un acuerdo por 20 millones y una disculpa pública de parte de la empresa matriz de Fox, 21st Century Fox.

Ailes, quien dejó la compañía semanas después de que salieran a la luz las acusaciones de Carlson, murió en 2017.

El movimiento #MeToo se ha extendido por Hollywood y otras industrias, y muchas mujeres (y algunos hombres) presentando sus historias de ser víctimas de acoso y agresión.

Kidman dijo que ha tenido experiencias similares, pero no quería compartirlas en el artículo de la revista New York.

"Quiero aprovechar mi experiencia y emoción, y no solo estoy hablando de acoso sexual", dijo. "Estoy hablando de pérdida, muerte, toda la gama de la vida. Pero tiene que ser por las personas adecuadas para que no se vuelva a abusar".