(CNN) – El príncipe Enrique y Meghan, duques de de Sussex, continuaron su gira por Australia con una visita a Melbourne, un paseo en unos de los tranvías más famosos de la ciudad y una breve conversación sobre nombres de bebé.

La pareja real anunció el embarazo de Meghan este lunes, horas después de que ella y Enrique aterrizaran en Sydney como parte de un viaje de 16 días que incluye visitas a Nueva Zelanda, Fiji y Tonga.

Las preguntas y charlas sobre el futuro bebé se han silenciado bastante durante los primeros días del viaje. Sin embargo, la agencia Press Association de Gran Bretaña reveló que los niños que acompañaron a los duques en el tranvía pudieron hacer las preguntas que a los periodistas no les han permitido.

Charlie Wolf, un niño de 12 años, presionó a la pareja sobre el nombre que le pondrían al bebé. Después le dijo a Press Association que Meghan le respondió: “Hemos recibido una gran lista de nombres de todos, vamos a sentarnos y leerlos”.

Meghan, de 37 años, y Harry, de 34, después tomaron el tranvía hasta la playa para reunirse con salvavidas y voluntarios de Beachpatrol, una organización que mantiene las playas limpias.

Los videos de la jornada muestran a Meghan y Harry saludando a los niños de las escuelas locales, quienes se reunieron para darles la bienvenida.

En la mañana, la pareja visitó el Real Jardín Botánico, un café comunitario y una escuela primaria antes de observar una exhibición de fútbol australiano por parte de los miembros de la campaña de empoderamiento This Girl Can (Esta Niña Puede).

El deporte es muy popular en Melbourne y en el resto del estado de Victoria. Además, Meghan cautivó a los espectadores cuando lanzó un pase exitoso después de que la multitud la alentara.

La pareja también verá los Juegos Invictus en Sydney, una competencia deportiva internacional para veteranos heridos y miembros de las fuerzas militares que empezó el príncipe Enrique en 2014.

Los duques comenzaron el primer día de su gira por Australia con una ceremonia de bienvenida oficial en Admiralty House en Sydney, donde se les entregaron algunos regalos típicos del país: un par de botas Ugg para bebés y una muñeca canguro.

Después, visitaron una zona agrícola en Nueva Gales del Sur afectada por la sequía, después de pasar por el Royal Flying Doctor Service (RFDS), un salvavidas para muchos en las vastas áreas rurales del estado, para presentar nuevo avión.

Según Press Association, la gira se trasladará a la ciudad más grande de Australia este jueves con una actividad de escalada en el Sydney Harbour Bridge y reuniones con el primer ministro Scott Morrison y el líder de la oposición Bill Shorten.