(CNN) – El presidente Donald Trump sacó partido este jueves de una nueva caravana de inmigrantes que se dirige hacia Estados Unidos para enmarcar las elecciones intermedias como una lucha por la seguridad fronteriza: sin pruebas, culpó a los demócratas de apoyar la movilización.

“Será una elección sobre la caravana”, aseguró el mandatario durante un mitin de campaña en Missoula, Montana. “Ustedes saben de qué estoy hablando”, añadió.

En una extensa declaración sobre la inmigración ilegal y la caravana, Trump les dijo a los asistentes que los demócratas estaban contando con que la movilización llegara antes del día de las elecciones intermedias para quienes la conforman pudieran votar por dicho partido. Sin embargo, como solicitantes de asilo, estas personas no son ciudadanos y por lo tanto no pueden participar en los comicios parlamentarios.

“Como saben, estoy dispuesto a enviar al Ejército para defender nuestra frontera sur si es necesario, todo por la arremetida de inmigración ilegal que han lanzado los demócratas porque ellos se niegan a reconocer o cambiar las leyes”, insistió Trump. “A ellos les gusta. También creen que todos los que lleguen van a votar por los demócratas. No son tan estúpidos cuando lo piensas, ¿cierto?”, completó.

Trump ha acusado en repetidas ocasiones a los demócratas de querer “fronteras abiertas”, aunque no ha entregado pruebas sobre tal afirmación. Si bien los demócratas suelen pedir políticas más flexibles para los inmigrantes indocumentados, los principales funcionarios del partido aún abogan por ciertas medida de regulación y seguridad en la frontera. El presidente Barack Obama tenía el apodo de “deportador en jefe” entre algunos grupos de defensa de inmigración por las medidas que tomó durante su mandato. De hecho, mientras gobernó el país, más de 2,4 millones de personas fueron deportadas.

Respondiendo a a las palabras de Trump, este viernes el senador Jeff Merkley, demócrata de por Oregon, comparó los esfuerzos de Obama para ayudar a Centroamérica a detener la inmigración ilegal con las acciones de Trump.

“Ellos prácticamente quieren que haya un reto de inmigración porque están buscando la manera de crear algo que asuste al pueblo estadounidense durante una elección”, le dijo Merkley John Berman de CNN.

Trump critica las leyes de EE.UU.

Trump también afirmó que si el pie de un inmigrante toca suelo estadounidense, el país no tiene el poder para deportarlo. Aunque, cabe recordar que su Gobierno ha enviado agresivamente a miles de inmigrantes indocumentados de vuelta sus países de origen.

“Un pie toca el suelo, ya sabes, si un pie toca el suelo, no podemos decirle ‘oye, regresa’. Todos los demás países del mundo, ellos dicen ‘devuélvete, no puedes entrar, lo sentimos’. Un pie toca el suelo, nosotros tenemos que cumplir la ley, con estas personas horribles que están haciendo sus propias reglas que no tienen nada que ver con nuestra Constitución”, dijo Trump aparentemente refiriéndose a los demócratas.

“Tenemos que recibir a esas personas incluso si son criminales. Tenemos criminales reincidentes que están entrando. ¿Ustedes creen que esa gentes es perfecta? No lo eso. Hay algunas personas malas llegando y, por ley, tenemos que recibir y después debemos… se llama ‘atrapar y soltar’, ¿lo han oído?”, continúo Trump.

El término ‘atrapar y soltar’ se refiere al hecho de que muchos inmigrantes indocumentados terminan viviendo en EE.UU. durante años debido a un sistema judicial de inmigración profundamente represado. Cuando se detiene a inmigrantes considerados “deportables”, algunos enfrentan arresto obligatorio pero otros deben quedar en libertad ya que Estados Unidos solo pueden detener físicamente a unos 40.000 inmigrantes simultáneamente. Muchos inmigrantes que no tienen riesgo de fuga y no son peligrosos fueron liberados con la obligación de comparecer ante un tribunal o con tecnología de monitoreo.

Tener más jueces de inmigración podría aliviar el retraso, aunque Trump ha cuestionado el proceso de los inmigrantes que pasan por el sistema judicial, además de pedir deportaciones sin “jueces o casos judiciales”.

En un momento este jueves, Trump dijo que “asumía toda la culpa” por la inmigración ilegal debido a que “creó una economía tan impresionante” que resultaba atractiva para los no ciudadanos.

Una elección sobre la ‘ley y el orden’

Trump, quien ha hecho de la lucha contra la inmigración ilegal una piedra angular de su carrera política, apuntó a la caravana que salió desde Honduras como parte de sus esfuerzos por mover a la acción a los republicanos antes de las elecciones intermedias.

En ese momento dijo que las votaciones representaban “una elección de (el nuevo juez de la Corte Suprema Brett) Kavanaugh, la caravana, la ley y el orden y el sentido común”. “Eso de lo que se va tratar (la elección)”, dijo.

A través de su cuenta de Twitter, Trump amenazó con suspender el dinero y la ayuda para Honduras si la caravana no era “detenida y enviada devuelta”. Después, amplió sus advertencias para incluir también a otros países centroamericanas.

Los migrantes hondureños, que están en la frontera sur de México, dicen que se dirigen a Estados Unidos para huir de la violencia y buscar oportunidades económicas. Estados Unidos se ha apoyado en México para detenerlos antes de que lleguen a la frontera de EE.UU.

Tal Kopan, Catherine E. Shoichet, Betsy Klein, Kaitlan Collins, Jeff Zeleny y Kevin Liptak, todos de CNN, contribuyeron a este informe.