(CNN) - Un fabricante chino que lanzó cientos de miles de vacunas defectuosas, incluyendo una gran cantidad para ser usadas en niños, fue multado con 1.320 millones de dólares por el gobierno de ese país.

Las noticias alrededor de las vacunas defectuosas provocaron un escándalo en China a principios de este año, incluyendo protestas inusuales alrededor de edificios del gobierno, mientras los padres se preguntan cómo pueden confiar en las autoridades para proteger a esos niños.

Las autoridades descubrieron un lote de cientos de miles de vacunas defectuosas.

La prensa estatal china dijo que Changchun Changsheng Biotechnology había sido multada por crear al menos 100.000 vacunas antirrábicas defectuosas, de las cuales las autoridades han insistido que son inefectivas, no peligrosas.

“Las violaciones incluyen la mezcla de diferentes lotes de fluido de vacunas, falsificación de fechas de producción y usar fluido vencido para producir algunos de los lotes”, escribió la agencia estatal Xinhua el martes.

Las vacunas antirrábicas defectuosas fueron una de las dos grandes controversias en golpear la compañía de vacunas en el último año.

Cerca de 250.000 vacunas para niños contra la difteria, tos ferina y tétano (DPT), también producidas por Changchun Changsheng Biotechnology, también eran defectuosas, según encontraron los investigadores chinos en noviembre.

El número se duplicó en agosto cuando la prensa estatal anunció un segundo lote que había sido identificado como defectuoso, para un total de 500.000.

La más reciente multa se suma a otra de 507.843 dólares impuesta a la compañía por el gobierno chino en julio por su lote original de vacunas infantiles defectuosas.

No se hizo mención en la prensa china de otras drogas defectuosas, ni tampoco si habrá más multas en el futuro.

El escándalo de las vacunas solo agravó aún más las preocupaciones en China sobre la seguridad de los alimentos y medicinas producidas localmente, después de una serie de controversias de alto perfil en la última década.

En julio y agosto, más de una docena de padres de familia enojados y activistas se reunieron frente a la Comisión Nacional de Salud y la Administración Nacional Estatal de Drogas, pidiéndole al gobierno “darle una oportunidad justa a las víctimas de las vacunas”.

A raíz del escándalo, el gobierno chino se ha enfrentado con fuerza a la compañía y los funcionarios de alimentos y drogas.

En una rara respuesta a la presión pública, el presidente Xi Jinping, prometió una acción rápida, incluyendo una investigación inmediata.

Al menos 18 personas fueron arrestadas por la Policía tras el escándalo y Xinhua dijo el miércoles que la compañía había revocado la licencia de producción farmacéutica.