(CNN) - El príncipe Enrique abrió los cuartos Juegos Invictus con estilo el viernes por la tarde, al escalar el icónico Puente de la Bahía de Sydney, en Australia, junto con varios veteranos de guerra y competidores del evento deportivo. 

Vestido con una camiseta negra con el logo del evento deportivo que él ayudó a lanzar en 2014, el integrante de la realeza británica ascendió a la construcción de 134 metros de altura en un día soleado, acompañado por el primer ministro de Australia, Scott Morrison.

Esta será la cuarta edición del evento realizado cada año. Los Juegos Invictus son un evento multideportivo organizado especialmente para que veteranos de guerra heridos o discapacitados participen.

Rumbo al inicio de los juegos, este sábado, el duque de Sussex ha recorrido Australia junto con su esposa, Meghan, duquesa de Sussex, quien está embarazada.

El duque y la duquesa de Sussex, durante una actividad en la playa en Sydney, Australia.