(CNN) - Una rara condición ocular ayudó a Leonardo da Vinci a pintar la distancia y la profundidad de los objetos en superficies planas con la precisión por la que se hizo famoso, según un nuevo estudio.

MIRA: Museo de Louvre de Abu Dhabi revelará el 'Salvator Mundi' de Da Vinci, la obra más cara de la historia

De acuerdo con un estudio publicado el jueves en la revista Ophthalmology de JAMA, da Vinci, uno de los pintores más célebres del mundo, tuvo exotropia intermitente, un tipo de desalineación ocular en la que un ojo gira hacia afuera.

"Al observar su trabajo, noté la pronunciada divergencia de los ojos en todas sus pinturas", explicó el autor del estudio, Christopher Tyler, profesor de investigación de la City University de Londres y el Instituto de Investigación de Ojos Smith-Kettlewell en San Francisco.

Al analizar la dirección de la mirada en seis probables autorretratos de da Vinci (dos esculturas, dos pinturas al óleo y dos dibujos), Tyler descubrió que parte del trabajo mostraba signos de exotropía, con los ojos mirando un ángulo externo.

MIRA: Mona Lisa desnuda, ¿el proyecto escondido de Da Vinci?

No todas las seis obras fueron autorretratos, pero da Vinci especificó en sus propios escritos que cualquier obra de retrato de un pintor refleja la apariencia del pintor.

Tyler evaluó la condición del ojo dibujando círculos en las pupilas, lirios y párpados en cada pintura y midiendo sus posiciones. Cuando convirtió las medidas en un ángulo, los resultados mostraron que da Vinci tenía una tendencia a la exotropía, con un ojo que giraba -10,3 grados hacia afuera cuando estaba relajado. Pero el artista maestro podría volver su ojo a una alineación recta si se enfocaba.

Tyler cree que el ojo izquierdo de Da Vinci estaba afectado por la afección, pero no es fácil estar seguro.

La exotropía de desalineación ocular, una forma de estrabismo, afecta a alrededor del 1% de la población mundial, dijo.

La exotropia de da Vinci le permitió ver el mundo desde un ángulo diferente. "Lo que estaba viendo se vería más como un lienzo plano que como una pantalla tridimensional para nosotros", dijo Tyler; esto hizo que sea "más fácil traducir las cosas al lienzo".

Esta condición contrasta con la visión regular de su otro ojo para ayudarlo a desarrollar una sólida comprensión de los objetos tridimensionales. Tyler dijo que esta habilidad hizo posible que la mayoría de las obras de arte de da Vinci tengan el sombreado preciso por el que es conocido.