(CNN) - La muerte de Jamal Khashoggi fue planeada con anticipación y no se trató de un accidente, dijo el martes el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en un esperado discurso con el que rechazó claramente la afirmación de Arabia Saudita de que el asesinato del periodista no fue premeditado.

"Jamal Khashoggi fue víctima de un asesinato cruel", dijo Erdogan, subrayando que la muerte del periodista no fue accidental, sino meticulosamente planeada.

El presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan

"Este nivel de brutalidad va en contra de la conciencia colectiva humana".

Erdogan dijo también que un equipo saudí realizó acciones de reconocimiento en dos ubicaciones distintas y que las cámaras y el disco duro fueron retirados del consulado de Arabia Saudita en Estambul antes de la llegada del periodista a una cita el 2 de octubre.

"Dijimos que no nos quedaríamos callados y que tomaríamos cualquier paso necesario para que haya justicia", dijo Erdogan ante miembros de su partido en el parlamento en Ankara, dos días después de haber prometido revelar "la cruda verdad" del caso Khashoggi.

Erdogan pidió al rey de Arabia Saudita que los 18 sospechosos saudíes de la muerte de Khashoggi sean enjuiciados en Estambul.

Después de semanas de haber negado cualquier conocimiento sobre el paradero de Khashoggi, el gobierno saudí dijo el viernes que el periodista sí había muerto en el complejo diplomático del reino en Estambul. La postura oficial saudí es que el periodista fue asesinado accidentalmente cuando una discusión con funcionarios terminó en una pelea.