CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Argentina

Argentina

Despiden a encargado de pizzería en Argentina tras denuncia por agresión homófoba

Por Ángela R. Bonachera

(CNN Español) — El encargado de una pizzería en Buenos Aires fue despedido esta semana después de que una pareja homosexual denunciara una presunta agresión homófoba en el local.

Tomás Rodríguez y Joaquín Guevara son una pareja homosexual que, el pasado domingo sobre las 11.00 p,m. (hora local), cenaba en una pizzería de Buenos Aires (Argentina) mientras se dedicaban diversos gestos amorosos. Entonces el encargado del local se acercó a ellos y les pidió que fueran más discretos en las mencionadas muestras de amor, según contó uno de ellos en una publicación en Facebook y confirmó a CNN en Español la pizzería en cuestión, ubicada en el barrio de Palermo.

A través del texto en un evento en Facebook en el que se llama al boicot a la pizzería “por insultar, discriminar y echar a golpes” a la pareja, las presuntas víctimas aseguraron que miembros del restaurante les insultaron y golpearon.

Describieron y criticaron lo que, según ellos, ocurrió: “Yo no les falto el respeto pero ustedes compórtense”, dijeron que les profirió el encargado del local. Sergio Rivadolla, gerente de la pizzería, matizó a CNN en Español que lo que el encargado hizo fue pedirles que los gestos de amor “fueran menos exacerbados”.

En el texto se describe que la pareja respondió diciendo que ellos “también” eran “una familia” y que acto seguido se fueron del local. Guevara explicó a CNN en Español que se fueron sin pagar “porque efectivamente nos echaron cuando aún ni habíamos terminado de cenar”. Según señaló, poco después de salir del local les alcanzaron miembros de la plantilla para exigirles el pago de la comida y “hubo mucho forcejeo y a mi pareja la llegaron a golpear”. Guevara insistió en que ellos no tenían problema en pagar pero, al no tener efectivo, fueron “escoltados” por varios miembros de la plantilla de la pizzería hasta un cajero cercano mientras recibían golpes e insultos.

“Nos gritaban muchos insultos homo-odiantes sumada a la violencia física”, describió Guevara. En la red social, el texto firmado por Rodríguez dice: “Me pegaron en la cara y en la espalda en medio de la calle”. “Pagamos y nos siguieron amenazando, gritando todo eso, que la próxima nos iban a cagar a más trompadas”, escribió.

Rivadolla, sin embargo, tiene otra versión: aseguró que después del aviso del encargado del local hubo una discusión “en la que hubo insultos por los dos lados” y que la pareja no se fue hasta media hora después, cuando “salieron corriendo, sin pagar”. Fue entonces, dijo el gerente, cuando miembros de la empresa fueron tras ellos para que pagaran. “Ellos dicen que les han golpeado y no fue así”, aseveró.

Los dos llamaron a Joaquín Sesma, quien también es pareja de Tomás Rodríguez, y los tres fueron a una comisaría cercana a denunciar los hechos, según contó Guevara. Rodríguez es novio tanto de Sesma como de Guevara.

Denunciaron “exactamente eso, todo lo que ocurrió”, dijo Guevara, quien mostró a CNN en Español una copia del certificado de presentación ante la Policía de la Ciudad de una denuncia por lesiones leves esa misma noche.

La Policía no ha confirmado una investigación en curso tras la denuncia.

La empresa dijo que, por estos hechos, despidió al encargado que protagonizó el incidente, indicó el gerente, que no dio más detalles sobre el motivo exacto del despido o si se tomaron otras medidas sobre los otros miembros de la plantilla mencionados por la pareja. Guevara aseguró que la empresa no se había puesto en contacto con ellos.

“Nos gustaría mucho que esto se visibilice no como un hecho aislado, sino enmarcarlo en un contexto de avance conservador en toda la región”, lamentó Guevara, quien criticó que en Buenos Aires hay un “discurso de ‘tolerancia gayfriendly'” pero que las personas homosexuales viven una “realidad violenta”.

Diversos usuarios acudieron a las redes sociales para unirse a estas críticas y se mostraron en contra de lo que calificaron como un ataque homófobo y llamaron a no consumir más en el local.