CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mujer

Esperar un año entre embarazos disminuye los riesgos a la salud, asegura un estudio

Por Naomi Thomas

(CNN) — Un nuevo estudio identificó un moderado aumento en el riesgo de muerte o enfermedad grave en las mujeres embarazadas cuando entre una y otra gravidez transcurren menos de 12 meses. Los riesgos adversos para el bebé —antes y después del nacimiento— también podrían aumentar significativamente, pudiendo incluso ocurrir un parto prematuro espontáneo.

La Organización Mundial de la Salud recomienda a las mujeres esperar al menos dos años antes de volver a quedar en estado. El Colegio de Obstetras y Ginecólogos de Estados Unidos sugiere aconsejarle a las mujeres evitar los períodos de embarazo inferiores a los seis meses e “informarle sobre los riesgos y beneficios de repetir el embarazo antes de los 18 meses”.

Los autores advirtieron que el estudio encontró un intervalo óptimo más corto entre embarazos de lo que se pensaba hasta entonces para todas las mujeres. “El hallazgo puede ser alentador, particularmente para las mujeres mayores que deben sopesar los riesgos competitivos de incrementar la edad materna” con los riesgos de tiempo entre embarazos, escribieron.

El estudio, publicado el lunes en la revista JAMA Internal Medicine, incluyó a 123.122 mujeres y 148.544 embarazos y analizó cómo los riesgos de salud se aplicaron a mujeres embarazadas de diferentes edades. Las participantes fueron seleccionadas a través de bases de datos de salud de la población en Canadá, que incluían a todas las mujeres con al menos dos embarazos únicos consecutivos en un período de 10 años.

Para las mayores de 35 años, el riesgo de mortalidad materna y morbilidad severa fue de 0,62% cuando transcurrieron apenas seis meses entre el nacimiento de un hijo y la concepción del siguiente y de 0,26% cuando el período fue de 18 meses. Para las madres de entre 20 y 34 años, hubo un riesgo previsto de 0,23% a los seis meses y de 0,25% a los 18 meses.

Sin embargo, en comparación con las mujeres de más edad, las madres más jóvenes tuvieron un mayor riesgo de parto prematuro espontáneo con intervalos de embarazo más cortos (5,3% a los seis meses y 3,2% a los 18 meses) y mayores resultados adversos fetales e infantiles (2,0% de riesgo previsto a los seis meses, en comparación con 1,4 % a los 18 meses)

Este desglose es relevante porque la edad en la cual las mujeres estadounidenses están teniendo su primer hijo está aumentando, debido a los cambios en la sociedad y en los lugares de trabajo, de acuerdo con los autores de un editorial publicado junto al estudio.

“Es una pregunta bastante común que surge ahora, porque para las personas como yo, que ven a muchos pacientes que tienen su primer bebé a los 40 años, la primera pregunta generalmente —si el embarazo concluye satisfactoriamente— es “¿cuándo puedo tener el próximo?'”, dijo la Dra. Laura Riley, coordinadora del departamento de obstetricia y ginecología en Weill Cornell Medicine y en NewYork-Presbyterian, que no participó en la investigación.

Para ella una de las fortalezas del estudio es que analiza las edades de las mujeres en relación con los riesgos, junto con el tamaño de la población estudiada.

“Mi principal conclusión es que aunque esta asociación entre intervalos cortos entre embarazos y malos resultados en el embarazo es bien conocida, demuestra que así ocurre en todas las edades maternas”, dijo. “No importa si tienes 20 o 40.”

Los autores del estudio también intentaron abordar otros factores que podrían conducir a resultados desfavorables en el embarazo, entre ellos si era una gravidez prevista y si la madre vivía en un área rural.

La investigación considera posibles problemas de salud tanto para la madre como para el bebé, mientras que datos anteriores se han centrado más en la salud fetal, según Riley.

Pese a que el riesgo de intervalos cortos de embarazo existe para todas las mujeres, estos intervalos cortos a menudo se planearán con mujeres mayores, según el editorial, debido a su fertilidad y el número deseado de hijos.

“Los médicos deben utilizar la orientación centrada en el paciente y las estrategias de toma de decisiones compartidas que respeten los deseos de embarazo de las mujeres, posiblemente a intervalos cortos en mujeres de 35 años o más”, dijeron.

Aunque Riley le dice a las madres que es ideal esperar un año antes de volver a quedar embarazada, entiende que la edad podría ser un factor determinante al momento de que tomen una decisión.

“Creo que la conversación debe ser que existen datos que sugieren que un intervalo corto entre embarazos aumenta los malos resultados en el embarazo y así las personas tomarán decisiones basadas en esa información, pero al menos todavía podemos tener esa discusión”, dijo.