(CNN) - Los abogados defensores del sospechoso en la masacre de la sinagoga de Pittsburgh dijeron que el acusado se declaraba inocente el jueves de cargos federales y solicitaron un juicio por jurado.

Robert Bowers, de 46 años, ingresó el jueves a la corte con restricciones de muñeca, cintura y tobillo, con una gran venda en la parte superior del brazo izquierdo. Sufrió múltiples heridas de bala durante un tiroteo con la Policía y fue dado de alta del hospital hace tres días.

MIRA: Donald Trump y Melania Trump visitan Pittsburgh tras tiroteo en sinagoga

El jueves marcó su segunda aparición en el tribunal esta semana después de que un gran jurado federal lo acusara de 44 cargos federales en el asesinato del fin de semana pasado de 11 feligreses en la sinagoga del Árbol de la Vida.

Durante la comparecencia, Bowers observó a los fiscales y asintió periódicamente. Respondió "sí" que entendía las sanciones de los cargos, y su defensor público, Michael J. Novara, se declaró inocente, "como es típico", dijo.

De los 44 cargos, 32 cargos son punibles con la muerte, dijo el miércoles un documento publicado por el gran jurado.

La audiencia en la corte llega el mismo día en que las multitudes de dolientes enterrarán a más víctimas y mientras sus homenajes continúan creciendo.

El lunes, Bowers había sido llevado a la sala del tribunal en una silla de ruedas y solo habló para responder las preguntas del juez. Bowers fue citado ante el defensor público local el miércoles.

El sospechoso Robert Bowers, quien resultó herido durante el tiroteo, apareció brevemente en la corte el lunes.

El sospechoso Robert Bowers, quien resultó herido durante el tiroteo, apareció brevemente en la corte el lunes.

Está en la cárcel del condado de Butler sin fianza.

MIRA: Las historias de vida de las víctimas del tiroteo en una sinagoga de Pittsburgh

Los crímenes que se le imputan

"Hoy comienza el proceso de buscar justicia para las víctimas de estos actos de odio y la reparación para las familias de las víctimas, la comunidad judía y nuestra ciudad", dijo el fiscal estadounidense Scott Brady en un comunicado.

De acuerdo con la acusación, Bowers está imputado por 11 cargos de obstrucción del libre ejercicio de creencias religiosas que resultan en la muerte y el uso de un arma de fuego para cometer un asesinato durante un delito de violencia, una condena por cualquiera de estos cargos podría ser castigada con la pena de muerte.

Se enfrenta a otros 10 posibles cargos que podrían acabar en pena de muerte, de acuerdo con la acusación federal:

  • Dos cargos de obstrucción del libre ejercicio de creencias religiosas que involucran un intento de matar y usar un arma peligrosa, resultando en lesiones corporales.
  • Ocho cargos de obstrucción del libre ejercicio de creencias religiosas que involucran un intento de matar y usar un arma peligrosa, resultando en lesiones corporales a un funcionario de seguridad pública.

MIRA: Hombre sobrevive el Holocausto y al tiroteo en sinagoga de Pittsburgh

Los cargos restantes son el uso de un arma de fuego durante un crimen de violencia (dos cargos), la posesión de un arma de fuego para promover un crimen de violencia (nueve cargos) y la obstrucción del libre ejercicio de las creencias religiosas que involucran el uso de un arma peligrosa y el resultado de lesiones corporales a un agente de seguridad pública (un cargo).

"Todos los estadounidenses tienen derecho a asistir a su lugar de culto con seguridad", dijo el secretario de Justicia, Jeff Sessions, en un comunicado en el que se anunciaba la acusación. "Estos supuestos delitos son incomprensiblemente malvados y repugnan por completo los valores de esta nación. Por lo tanto, este caso no solo es importante para las víctimas y sus seres queridos, sino también para la ciudad de Pittsburgh y para toda la nación".