(CNN) - En el anuncio político a nivel nacional con mayor carga racial en 30 años, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el Partido Republicano acusaron al Partido Demócrata de conspirar para ayudar a personas que ellos representan como invasores centroamericanos con el fin de llenar el país con asesinos de policías. 

El nuevo promocional, tuiteado por el presidente cinco días antes de las elecciones intermedias en Estados Unidos, es el paso más extremo hasta el momento en el cierre más inflamatorio de cualquier campaña que se recuerde.

El anuncio, producido por la campaña de Trump, es protagonizado por Luis Bracamontes, un mexicano que había sido deportado pero que volvió a Estados Unidos y luego fue condenado en febrero por el asesinato de dos policías de California.

"Pronto mataré a más policías", dice un sonriente Bracamontes en la corte mientras sobre la pantalla se lee el mensaje: "Los demócratas dejaron que entrara a nuestro país. Los demócratas le permitieron quedarse".

El anuncio recuerda el anuncio político conocido como "Willie Horton", que fue financiado por simpatizantes de la campaña de George H.W. Bush en la elección presidencial de 1988.

Horton era un homicida condenado que cometió una violación durante un permiso bajo un programa en el estado de Massachusetts donde el aspirante demócrata Michael Dukakis era gobernador.

Desde entonces, el anuncio ha sido visto como uno de los más problemáticos en términos raciales en la historia política moderna dado que jugaba con el temor de los blancos y los estereotipos sobre los negros. En su momento se consideró devastador para la campaña de Dukakis.

El anuncio de Trump, aunque igual de impactante que el promocional de Horton, tiene mayor peso ya que, a diferencia de su predecesor de 1988, cuenta con el respaldo oficial del líder del Partido Republicano - Trump - y no es un esfuerzo independiente. Dado que Trump ayudó a distribuirlo desde su cuenta de Twitter, también cuenta con todo el significado simbólico de la misma presidencia.

En una primera reacción, el presidente del Comité Nacional Demócrata Tom Perez dijo que el anuncio era una señal de desesperación y sugirió que Trump estaba perdiendo la discusión sobre el sistema de salud que está en el centro de la campaña demócrata.

"Este es el Donald distractor y divisivo en su peor faceta", dijo Perez en el programa "Cuomo Prime Time" de CNN.

"Esto se trata de infundir temor... Ellos tienen que tratar de infundir temor y su mensaje dirigido favorito es el de la inmigración. Este ha sido el manual de Donald Trump durante mucho tiempo".

"De la unificación familiar a la invasión"

El anuncio de Trump también muestra imágenes de la caravana de migrantes conformada por solicitantes de asilo centroamericanos que actualmente se encuentra en México, la cual Trump afirma que está preparando una invasión a Estados Unidos, implicando que todos los que integran el grupo que huye de la represión, la pobreza y la crisis económica se dedicarán a asesinar y cometer delitos graves en Estados Unidos.

"¿A quién más dejarán entrar los demócratas?", se lee en el anuncio.

Una fuente cercana a la Casa Blanca le dijo a Jim Acosta de CNN que el anuncio digital fue producido por la compañía Jamestown Associates para la campaña de Trump para las elecciones intermedias y que fue diseñado para encajar en el fuerte impulso al tema inmigratorio por parte de Trump y cambiar la discusión de "la unificación familiar a la invasión".

"Claramente está funcionado. Estamos hablando de eso y no de la salud", dijo la fuente.

Trump ha advertido repetidamente que la caravana está infiltrada con criminales o incluso terroristas de Medio Oriente. Sin embargo, el presidente no ha ofrecido evidencias que comprueben sus afirmaciones e incluso la semana pasada reconoció que no hay pruebas que lo avalen.

El presidente también ha usado a menudo retóricas sugestivas desde el punto de vista racial en sus tuits y en 2015 lanzó su campaña presidencial con un duro discurso contra los mexicanos.

Pero él acusa a los medios, que señalan sus frecuentes falsedades y su retórica inflamatoria, de ser los culpables de dividir al país.

La controversia sobre el nuevo anuncio seguramente explotará en los últimos días antes de la elección en la cual las encuestas sugieren que los demócratas podrían recuperar la Cámara de Representantes, pero los republicanos mantendrían o incluso expandirían su mayoría en el Senado.

El nuevo anuncio de campaña fue la culminación de un día en el que el presidente apuntó a posiciones más extremas.

Trump saco ventaja de su papel como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas para prometer triplicar, a 15.000, el número de soldados que se comprometió a enviar a la frontera para repeler la caravana, la cual cuál se encuentra todavía a cientos de kilómetros de distancia.

Además hizo un dudoso reclamo del poder presidencial para reforzar su promesa de cambiar la Constitución por su cuenta y poner fin al derecho de ciudadanía por nacimiento que está garantizado por la Enmienda 14.