CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Donald Trump no dijo la verdad 83 veces en un solo día

Por Chris Cillizza

(CNN) – A medida que se acercan las elecciones intermedias de 2018 en Estados Unidos, el presidente Donald Trump difunde declaraciones falsas y engañosas a un ritmo que supera incluso sus anteriores falacias.

Solo en el mes de octubre, Trump dijo 1.104 cosas que era completa o parcialmente falsas, más del doble de la cifra que alcanzó en septiembre, su segundo mes más prolífico en inexactitudes, según el incansable blog de verificación de datos del diario The Washington Post.

Trump dijo en promedio –EN PROMEDIO– 30 afirmaciones falsas o engañosas por día durante las últimas siete semanas. Y, según el blog de verificación de datos, el presidente suele superar bastante este número. Por ejemplo, solo en octubre 22 –cuando viajó a Houston para un mitin de campaña del senador republicano por Texas Ted Cruz– hizo 83 declaraciones falsas… ¡en apenas un día!

El alcance de las falsedades de Trump es literalmente impresionante. Durante los 649 días que han pasado entre su toma de posesión y el pasado 30 de octubre, el presidente dijo 6.420 afirmaciones que son parcial o totalmente falsas. Eso incluye una serie de declaraciones: que la investigación sobre Rusia supervisada por el fiscal especial Robert Mueller es un fraude, que el recorte de impuestos de su gobierno fue el más alto de la historia –que, dicho sea de paso, Trump ha repetido hasta el infinito–. Sostuvo que la investigación sobre la trama rusa es un engaño o una cacería de brujas 157 veces y afirmó que fue el suyo fue mayor recorte de impuestos en 120 ocasiones, de acuerdo con la verificación de datos de The Washington Post.

(Aclaración: muchas personas preguntan por qué no me refiero a las falsedades de Trump como mentiras. Son dos razones: 1) The Washington Post evalúa las afirmaciones falsas o engañosas y, al citar sus cifras, prefiero usar sus términos para mayor precisión. 2) Como he explicado anteriormente, creo que podemos –y debemos– utilizar la palabra mentira cuando sabemos o tenemos una expectativa razonable acerca de que Trump es consciente de que algo que está diciendo es falso).

El gran número de engaño de Trump contradice lo que le señaló a Jon Karl de ANC News acerca de que “trato y siempre quiero decir la verdad”. El registro sugiere lo opuesto.

Los hechos son, para Trump, cosas intercambiables. Cuando encajan en su narrativa, él está feliz de destacarlo. El problema es que rara vez van de acuerdo a su narrativa. Entonces, cuando no lo hacen, no tiene ningún inconveniente en crear su propia narrativa que simplemente carece de alguna semejanza real con la verdad establecida.

De hecho, como dejan claro los números de la verificación de datos de The Washington Post, Trump parece presumir de sus afirmaciones sin hechos, asegurando a sus partidarios que está diciendo la verdad “rea” de que los medios de comunicación no mostrarán. De hecho, el presidente convirtió esa tendencia hacia la falsedad en toda una estrategia política: es tan incorrecto políticamente que ni siquiera respeta las reglas de los hecho y verdad que las llamadas “élites” creen que debería acatar.

Es un asunto realmente impresionante y aterrador. Lo que más me asusta es que los seguidores de Trump no parecen saber –o importarles– nada de esto. Consideran que la verificación de datos de los medios de comunicación son simplemente “noticias falsas” que hacen todo lo posible para frenar la fuerza del presidente. Y en la medida en que reconocen que Trump no dice la verdad la mayor parte del tiempo, lo califican como a) es él simplemente hablando o b) todos los políticos mienten. (La mayoría de los políticos sí dicen cosas falsas de vez en cuando. Sin embargo, cuando se les mencionan, dejan de afirmarlas. Trump no es así).

Trump también trabaja de manera agresiva para asegurarse de que su base lo vea como el único hombre honesto en el país, la única persona que realmente dice las cosas como son.

“Quédense con nosotros”, le dijo a una multitud de VFW en Kansas City en julio pasado. “No crean la basura que ven de estas personas, las noticias falsas… Lo que están viendo y lo que están leyendo no es lo que está sucediendo”, insistió.

Sin embargo, este es el asunto: todo está ocurriendo. Los hechos no son una posición partidista. Y aquí hay un hecho que nadie debería olvidar: Donald Trump es engañoso, y a veces mentiroso, a un ritmo que nunca antes habíamos visto en política. Nunca.