(CNN) - ¿Crees que vivirás por mucho tiempo porque tu abuela vivió hasta una edad avanzada? No tan rápido: la genética solo tiene un pequeño impacto en la longevidad, sugiere un estudio reciente en el que participan más de 400 millones de personas. La longevidad se decide principalmente por el estilo de vida, con menos del 10% por el ADN, según el estudio publicado este martes en la revista Genetics.

"Sabemos que las personas que investigan a sus familias están muy interesadas en el tema de la longevidad", dijo Cathy Ball, coautora del estudio y directora científica de Ancestry, una compañía de genética del consumidor que proporciona un recurso en línea de historia familiar.

¿Cuánto contribuyen nuestros genes a nuestra vida?

Las diferencias genéticas explican solo del 15% al ​​30% de la longevidad, sugieren estudios previos, y las diferencias no genéticas entre nosotros, como la forma en que comemos y si tenemos un accidente fatal, explican por qué una persona tuvo una vida más larga que otra.

LEE: Los españoles, al tope de la lista de la esperanza de vida

Científicos de Calico Life Sciences LLC, una compañía financiada por Google centrada en la biología del envejecimiento, se unieron a investigadores de Ancestry para investigar la influencia genética en la vida. Analizaron las estructuras anónimas de árboles genealógicos ("pedigríes") que incluían el año de nacimiento, el año de la muerte, el lugar de nacimiento y las conexiones familiares de 439.361.203 personas. Estos árboles genealógicos públicos o genealogías habían sido generados por los suscriptores de Ancestry.

El gran tamaño y alcance de la base de datos permitió a los científicos de Calico "observar a las familias durante generaciones, analizando la longevidad no solo en los miembros de la familia, sino también entre los suegros, escribió Ball en un correo electrónico.

Con cálculos matemáticos y estadísticos, el equipo descubrió que para los hermanos y primos, la heredabilidad de la longevidad, o la cantidad de la variación en la vida de las personas puede atribuirse a las variaciones genéticas, fue casi igual a lo que indicaron los estudios anteriores. Específicamente, los genes explicaron entre el 20% y el 30% de la longevidad, con esta estimación por debajo del 15% para las relaciones familiares del sexo opuesto.

Las etapas de vida de un ser humano, de bebé a anciano.

Los investigadores también hallaron que la vida útil de los cónyuges es similar, más que los hermanos del sexo opuesto. Una posible explicación: los cónyuges viven en el mismo hogar y, por lo tanto, comparten importantes factores no genéticos, como la dieta y el estilo de vida en general.

Sin embargo, los resultados del estudio también mostraron que los cuñados y los primeros de la pareja tenían vidas similares a pesar de no ser parientes de sangre y no compartir un espacio vital.

¿Qué explicaría este hallazgo? Los autores creen que una explicación probable es el "apareamiento surtido".

"El apareamiento surtido es un patrón de apareamiento en el que los individuos con fenotipos similares se aparean entre sí con más frecuencia de lo que se esperaría bajo un patrón de apareamiento aleatorio", escribió J. Graham Ruby, autor principal del estudio y científico e investigador principal de Calico en un correo electrónico.

Obviamente, nadie sabe cuándo morirán ellos o un posible compañero, por lo que en este caso, el apareamiento se basaría en rasgos secundarios. Por ejemplo, se sabe que los ingresos influyen en la duración de la vida, ya que comer bien y cuidar su salud están ligados al dinero. Si las personas de familias con ingresos iguales tienden a casarse entre sí, esto explicaría una longevidad similar en las relaciones no familiares, sugiere el estudio.

LEE: ¿Cómo vivir más tiempo? Cuatro motivos por los que trabajar menos podría ayudarte a ello

Al tomar en cuenta la elección de apareamiento en sus cálculos, los investigadores estimaron que la heredabilidad en realidad explica no más del 7% de la longevidad, posiblemente incluso menos.

Tus genes no pueden salvarte por si mismo de una muerte temprana.