(CNN) - Washington está lleno de especulaciones sobre a quién elegirá Donald Trump para reemplazar al secretario de Justicia Jeff Sessions a quien el presidente le pidió la renuncia de su cargo un día después de las elecciones intermedias en Estados Unidos.

Un Senado controlado por los republicanos al parecer será un camino fácil para que Trump reemplace a Sessions con un nombre que él prefiera, y CNN reportó antes de las elecciones intermedias que varias figuras prominentes conservadoras estaban en la contienda para seguir un esperado despido de Sessions.

Entre tanto, Trump dijo que el secretario de Sessions en el Departamento de Justicia, Matthew Whitaker, podría ser el secretario de Justicia interino, con un candidato por venir “en una fecha posterior”.

Los siguientes nombres han surgido para ocupar el Departamento de Justicia: Matt Whitaker; el procurador general, Noel Francisco; el representante republicano de Texas, John Ratckuffe; el exjuez John Michael Lutting; la jueza Edith Jones; la exjueza Janice Rogers Brown; el saliente representante republicano de Carolina del Sur, Trey Gowdy; y el senador republicano de Carolina del Sur, Lindsey Graham.

Matthew Whitaker

Nombrado este miércoles por Trump como el líder interino del Departamento de Justicia, Whitaker fue previamente el secretario de Sessions. Un reporte de CNN de septiembre, cuando el destino del vicefiscal general Rod Rosenstein era incierto, decía que funcionarios del Departamento de Justicia se habían preparado para que Whitaker tomara el cargo de Rosenstein como el número dos del departamento.

Varias fuentes le dijeron a CNN que Whitaker habló con Trump en ese momento sobre reemplazar a Rosenstein y que Whitaker le dijo a la gente del Departameneto que entendía que él podría convertirse en el próximo secretario de Justicia.

Whitaker es un excomentarista legal de CNN y exfiscal de Estados Unidos que dirigió la Fundación para la Rendición de Cuentas y la Confianza Cívica, un grupo de vigilancia ética conservadora. Compitió en las primarias republicanas para el senado de Iowa en 2014.

En una culumna de opinión en CNN el año pasado, Whitaker escribió que el fiscal especial Robert Mueller estaba "peligrosamente cerca de cruzar" una línea roja después de los informes de que Mueller estaba investigando las finanzas de Trump como parte de su investigación.

Noel Francisco

Mientras Whitaker era considerado como un reemplazo para Ronsenstein, CNN reportó que funcionarios del Departamento de Justicia habían empezado a planear que el Procurador General Noel Francisco entrara como fiscal general interino para supervisar la investigación especial de Rusia.

Como procurador general, Francisco ya es una de las más altas autoridades del Departamento de Justicia y regularmente ha defendido al gobierno de Trump ante la Corte Suprema.

Francisco llegó a la administración de la firma de abogados Jones Day, donde trabajó con el consejero recién salido de la Casa Blanca, Don McGahn.

John Ratcliffe

Ratcliffe estaba entre aquellos que sonaron para ser el reemplazo de Sessions antes de las elecciones intermedias. Ratcliffe es exfiscal federal, y ganó la reelección este martes por un margen abrumador.

Su biografía en el Congreso promociona su buena fe conservadora y su experiencia como fiscal, mencionando en particular las condenas por terrorismo. Actualmente es miembro de las comisiones Judicial, de Seguridad Nacional y de Ética del Congreso.

John Michael Luttig

Luttig es un exjuez federal de apelaciones y funcionario del Departamento de Justicia que dejó el gobierno para trabajar como asesor general en Boeing.

Antes de irse a Boeing durante la administración de George W. Bush, Luttig había sido uno de los finalistas para ocupar un puesto en la Corte Suprema, y negó en ese momento que hubiera renunciado por “el proceso de la Suprema Corte”. Luttig trabajó para el juez Antonin Scalia, el ícono judicial conservador que murió en 2016.

Edith Jones

La jueza Edith Jones está en el 5 Circuito de la Corte de Apelaciones y CNN había reportado anteriormente que ella podría ser uno de los reemplazos para Sessions.

Jones, que como Luttig alguna vez fue considerada para ser potencial nominada a la Corte Suprema bajo el gobierno Bush, generó controversia hace cinco años entre los grupos de derechos civiles después de que ella supuestamente dijera que cree que algunos grupos étnicos son más propensos a la violencia que otros.

  • Mira en este video: Trump le pide a Sessions poner fin a investigación rusa a través de un tuit

Janice Rogers Brown

Brown, otra posible candidata, es exjueza asociada de la Suprema Corte de California y exjueza del circuito judicial de Estados Unidos, retirada de la rama en agosto de 2017, cuando regresó a California. Una fuente cercana a ella dijo que no estaría interesada en el cargo de secretaria de Justicia y que no quiere regresar a Washington.

Trey Gowdy

Una fuente republicana le dijo a CNN que Gowdy, el jefe de la Comisión de Supervisión de la Cámara de Representantes, era uno de los posibles candidatos para Sessions.

El saliente representante conservador y exfiscal se volvió ampliamente conocido durante el gobierno Obama al investigar el ataque en la misión de Benghazi, Libia, en 2012. Pero también, repetidamente, salió en defensa del Departamento de Justicia bajo el mando de Sessions mientras Trump criticaba a Sessions y la investigación de especial. Al mismo tiempo, Gowdy presionó al departamento por acceso a información y se enfrentó a actuales y anteriores altos funcionarios.

Lindsey Graham

Graham es uno de los que más ha vacilado, más que nadie, de su opinión sobre Trump. Graham criticó varias veces a Trump durante la campaña presidencial, pero después de la victoria de Trump, Graham emergió como uno de sus aliados más importantes.

Después de una emotiva reprimenda de sus colegas demócratas durante el proceso de confirmación de Brett Kavanaugh, la posición positiva de Graham entre los partidarios de Trump solo ha ascendido más.

Pero, como Gowdy, ha defendido repetidamente a Sessions de los ataques de Trump y ha pedido la independencia de Mueller. También ha negado públicamente cualquier interés de dejar el Senado por un cargo en el gabinete de Trump, y respondió a la noticia de la salida de Sessions reafirmando su deseo de continuar en el Senado.