(CNN Español) - En Argentina, por estos días, de lo único que se habla es de fútbol y de la final de la Copa Libertadores, que verá un superclásico con dos de los equipos más importantes del país.

En medio de ese ambiente festivo, la Federación de Fútbol Argentina publicó un emotivo video en el que lista este evento deportivo como algunas de las cosas “inexplicables” que les pasa a los argentinos, pues según la AFA, es una posibilidad en 1.000 que la final continental —que se jugará entre Boca Juniors y River Plate— “sea un clásico de barrio”.

En el video se nombran algunos eventos "inexplicables" como "tener a los dos mejores jugadores de la historia del fútbol, y los dos zurdos", "que el papa sea argentino", de "tener cinco presidentes en una semana" y más.

La final continental de la Copa Libertadores de América se jugará en Argentina entre Boca Juniors y River Plate. Esta será la primera vez que Boca, seis veces campeón de este torneo, se enfrente a River en una final.

  • Mira en este video: La historia de dos familias unidas pero con pasiones y rivalidades distintas en fútbol

Además, el encuentro marcará la primera ocasión en que dos equipos de la misma ciudad llegan a esta instancia.

El primer partido se jugará el 10 de noviembre en la Bombonera, en Buenos Aires, y la revancha en el estadio Monumental, en la misma ciudad, el 24 de noviembre.

El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, dijo este viernes en conferencia de prensa en Buenos Aires que esta final es un partido histórico, pues “nunca hubo una final entre Boca y River y será una oportunidad histórica, una finalísima".

Por cuestiones de seguridad, las autoridades del fútbol de Argentina establecieron que no habrá público visitante en los partidos, a pesar de un llamado que hizo el presidente de Argentina Mauricio Macri para que la final se viviera en paz.

“A pesar del atractivo local e internacional que genera el súper clásico argentino con presencia de sus dos parcialidades, dicha medida puede generar inconvenientes para los socios de ambos clubes", dijo la AFA en un comunicado.

La decisión se tomó pues además de los 4.000 lugares que debía asegurarse para los hinchas visitantes, también se debían descontar miles más para los cuerpos de seguridad en el estadio, informó la AFA, "acotando así considerablemente el espacio disponible para el público local".

Además, los presidentes tanto de Boca como de River habían solicitado previamente que los partidos de ida y vuelta se jugaran los dos domingos, a petición de la comunidad judía en Argentina, algo que fue desestimado esta semana cuando se anunciaron las fechas definitivas:10 y 24 de noviembre a las 17:00 hora local.