(CNN) - Un incendio forestal avanza erráticamente en un condado del norte de California, Estados Unidos, a un ritmo de aproximadamente 80 campos de fútbol americano por minuto, forzando evacuaciones, dejando lesionados entre residentes y bomberos y haciendo que muchas familias salgan huyendo de sus casas. 

Un estado de emergencia fue declarado para el condado de Butte debido a los efectos del llamado incendio Camp, que comenzó alrededor de las 6:30 a.m. del jueves y se extendió rápidamente, dijo el Departamento Forestal y Protección contra Fuego de California, también conocido como Cal Fire. Hacia las 2:00 p.m. hora local, el incendio ya había crecido hasta abarcar más de 7.000 hectáreas.

Impulsado por los vientos, el incendio forestal brincó las colinas de Pulga y Concow y llegó hasta Paradise, una localidad de 26.000 personas a 130 kilómetros de Sacramento. Los habitantes despertaron con el hedor del humo y el horizonte matutino envuelto en un color naranja cenizo por el que era difícil ver o conducir, lo que obligó a comenzar las evacuaciones.

Hacia las 8 a.m. del jueves, Tanah Clunies-Ross, habitante de Paradise, dijo que no podía ver su auto desde la entrada de su casa debido al humo. Un fuego había comenzado en su jardín, bloqueando el camino hacia su auto. Ella temió por su vida hasta que un hombre que no conocía vino en su rescate y la ayudó a salir con una manguera.

"Si él no hubiera apagado ese fuego, yo no habría llegado a mi auto", dijo.

Se ordenaron evacuaciones para Paradise, Magalia, Concow, Butte Creek Canyon y Butte Valley, mientras que cientos de bomberos combaten el fuego. Al menos dos bomberos y varios civiles han resultado heridos, pero aún no se han hecho públicas cifras oficiales, dijo el jueves Bill Reid, jefe del cuerpo de bomberos del condado de Butte.

Varias escuelas fueron desalojadas.

El fuego obligó a la evacuación de los pacientes del principal hospital de Paradise, quienes fueron llevados a hospitales en Oroville y Chico. Unos 3.300 estudiantes y trabajadores de 11 escuelas de Paradise fueron evacuados en autobuses y en los autos de los empleados a un centro en Chico, dijo Tim Taylor, superintendente de los colegios del condado de Butte.

Unos 500 bomberos se encuentran en la zona y 100 agentes de la policía los están ayudando, dijo el capitán John Gaddie. Cal Fire ya llamó a más bomberos.

Varios edificios han quedado destruidos en Paradise, dijo Gaddie. Un refugio temporal fue levantado en una farmacia Walgreens para alojar a personas hasta que puedan trasladarse a un área más segura.

La alerta roja permanece en efecto en el área, lo que significa que entre el jueves y el viernes se registrarán vientos de 30 a 60 kilómetros por hora, además de baja humedad, lo que amenaza con extender los incendios. La alerta continuará en efecto hasta la mañana de este viernes, dijeron autoridades.

Las autoridades están pidiendo que los evacuados se registren en este sitio web de la Cruz Roja.

Keith Allen, Dave Alsup, Chris Boyette, Dave Hennen, Jamiel Lynch, Brandon Miller, Spencer Parlier y Amanda Watts contribuyeron con este reporte.