CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

Estados Unidos tiene el índice de sobredosis por droga más alto entre países de la OCDE, según un estudio

Por Naomi Thomas

(CNN) — Estados Unidos tiene más del doble del índice de muertes prematuras por sobredosis entre al menos 12 países, según un nuevo estudio.

La investigación, publicada este lunes en la revista científica Annals of Internal Medicine dice que en Estados Unidos hubo un estimado de 63.632 muertes por sobredosis en 2016.

“Estados Unidos tiene el índice de muertes más alto por sobredosis de drogas tanto en hombres como en mujeres (35 muertes por cada 100.000 habitantes en hombres y 20 muertes por cada 100.000 habitantes en mujeres) en 2015, más del doble que los otros países en nuestro estudio”, escribió en un correo Yingxi Chen, uno de los investigadores y estudiante de posdoctorado en los Instituto Nacional de Cáncer de los Institutos Nacionales de Salud.

México tiene los índices más bajos entre los países estudiados: 1 muerte por cada 100.000 en hombres, y 0,2 muertes por cada 100.000 mujeres.

Los investigadores también encontraron que Estados Unidos tenía el segundo aumento más alto de muertes por sobredosis: 4,3% por año en hombres y 5,3% por año en mujeres, dijo Chen. Solo Estonia tuvo un aumento más alto.

El estudio encontró que Noruega tiene el descenso más alto en mortalidad por sobredosis respecto a su población total. También fueron encontrados descensos entre hombres y mujeres en México, hombres españoles y mujeres danesas.

Los investigadores miraron “las tendencias y patrones de muertes por sobredosis en personas entre los 20 y 64 años en 13 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE”, dijo Chen.

Esos países fueron Australia, Chile, Dinamarca, Inglaterra, Wales (la información de estos dos últimos estuvo combinada), Estonia, Finlandia, Alemania, México, Países Bajos, Noruega, España y Estados Unidos.

“Creo que esto refuerza lo que sabemos sobre Estados Unidos, pero también señala algunos de los contrates en términos de maneras en que otros países han lidiado con problemas similares”, dijo Caleb Benta-Green, investigador principal del Instituto de Alcohol y Abusos de Drogas de la Universidad de Washington, quien no estuvo involucrado en el estudio.

Banta-Green y los investigadores señalaron que los opioides juegan un papel importante en los altos niveles de muertes por sobredosis de drogas en Estados Unidos.

El estudio describe las muertes por opioides en Estados Unidos como “ondas epidémicas triples”, comenzando con las muertes por prescripción de opioides a finales de la década de 1990, las muertes por heroína a partir de 2010 y finalmente las muertes por opiáceos sintéticos, que incluyen el fentanilo.

Otros países han encontrado soluciones a los altos índices de muertes relacionadas con opioides, según Banta-Green, que citó a Francia, que no fue incluida en el estudio.

“Cuando Francia se deshizo de las restricciones sobre los prescriptores que usan la medicación buprenorfina, su mortalidad nacional, la tasa de mortalidad por sobredosis de opiáceos se redujo en un 79%”, dijo él.

La buprenorfina es una droga aprobada por la Dirección de Medicinas y Alimentos de EE.UU. que puede ser usada junto con terapias conductuales y asesoramiento, para ayudar con el tratamiento de la adicción a los opioides.

De acuerdo con la Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental de Estados Unidos, este es el “primer medicamento para tratar la dependencia de opiáceos que se permite recetar o dispensar en los consultorios médicos, lo que aumenta significativamente el acceso al tratamiento”.

Banta-Green cree que crear un mejor acceso a tratamientos para el abuso de sustancias, junto con un mejor entendimiento de que esas son condiciones médicas tratables, podría ayudar a reducir el número de muertes relacionadas con los opioides. Esto incluye darle más acceso a la gente a medicamentos que puedan ayudar a manejar y tratar la adicción a opioides.