(CNN) - El Reino Unido ha dado un paso hacia lograr un acuerdo de brexit con la Unión Europea. Para las empresas, esto ofrecería una estabilidad muy necesaria para los próximos dos años.

Theresa May, la primera ministra, dijo este miércoles que su gabinete respaldó el acuerdo, pero aún debe afrontar un parlamento dividido. Si lo logra, los ejecutivos e inversionistas finalmente tendrán una hoja de ruta.

"Es un paso decisivo que nos permite avanzar y finalizar el acuerdo en los próximos días", dijo May. "Es una decisión que está firmemente en el interés nacional", agregó.

LEE: 5 claves del acuerdo del brexit para la salida de Reino Unido de la Unión Europea

Pero la renuncia de ministros del gobierno del Reino Unido destacó este jueves la dificultad de obtener la aprobación parlamentaria para el acuerdo. La libra cayó fuertemente frente al dólar estadounidense luego de las renuncias, debilitándose hasta un 1,8%.

Esto es lo que significaría el acuerdo, si sobreviviera, para los negocios, los mercados y la economía.

Negocio

Las empresas en Gran Bretaña y la Unión Europea han pasado meses preparándose para un brexit caótico. Su mayor temor es un escenario con nuevas barreras comerciales.

Ese riesgo no ha desaparecido por completo y las empresas se mantienen cautelosas. Sin embargo, grupos empresariales, incluido el British Retail Consortium, recibieron con agrado las noticias de un posible acuerdo.

El acuerdo incluye un período de transición durante el cual la mayoría de las reglas comerciales para las empresas en Gran Bretaña seguirán siendo las mismas. Una declaración conjunta publicada este miércoles dijo que se había llegado a un acuerdo sobre una relación cercana en el comercio de servicios financieros y una amplia cooperación en transporte y energía.

Los efectos de lo que se decida en cuando al brexit puede reflejarse en los precios de diversos productos.

Pero a las empresas también se les ha advertido que se preparen para un escenario en el que el acuerdo fracasa.

"Seguimos instando a los negocios a continuar preparándose para un acuerdo y un escenario sin acuerdo hasta que el acuerdo sea ratificado", dijo Andrew Gray, jefe de Brexit en PwC.

Un problema más: el acuerdo no da a las empresas mucha claridad sobre una futura relación comercial entre el Reino Unido y su principal socio comercial después de la transición.

Los mercados

La libra ha sido volátil desde que los británicos votaron a favor de abandonar la Unión Europea en junio de 2016, y sigue cotizando casi un 14% más bajo que el día del referéndum.

Los analistas dijeron que se fortalecería tras un acuerdo.

"Si el acuerdo descrito en la prensa se aprobara, tanto [la libra] como [el euro] se beneficiarían", escribió Kit Juckes, estratega de Societe Generale, en una nota a los clientes.

LEE: El diccionario de Oxford resume 2018 con su palabra del año

Kallum Pickering, economista senior del banco Berenberg, dijo que la libra probablemente subirá en dos etapas, junto con los rendimientos de los bonos del gobierno y las acciones de las compañías que hacen negocios en Gran Bretaña.

Karen Ward, estratega de mercado de JPMorgan Asset Management, dijo que los inversionistas todavía estaban "más nerviosos" sobre el acuerdo que se está recibiendo en el parlamento. Pero ella espera que sea aprobado.

Si el acuerdo fracasa y Gran Bretaña sale del bloque, S&P estima que la libra caerá 15% frente al dólar.

Economía

Los economistas dicen que un acuerdo con brexit impulsaría la economía del Reino Unido.

"Si bien los riesgos a largo plazo para el crecimiento potencial del Reino Unido desde el brexit son grandes, la perspectiva de un acuerdo presenta un potencial alcista considerable para la economía del Reino Unido a mediano plazo", dijo Pickering.

Berenberg estima que un acuerdo elevaría el crecimiento económico a 2% en 2019, del 1,3% este año.

La economía del Reino Unido se desaceleró drásticamente después de la votación del brexit, pero ha evitado caer en una recesión. La inversión también se desplomó dramáticamente.

Un brexit caótico, sin un acuerdo, podría hundir a la economía en una recesión prolongada, advirtió S&P el mes pasado.