(CNN) – Los hombres que trabajan en construcción y extracción registraron las tasas más altas de suicidio en Estados Unidos, según un informe publicado este jueves por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. En el caso de las mujeres, los mayores índices estuvieron entre las que trabajan en artes, diseño, entretenimiento y medios de comunicación.

Además, durante el periodo 2000-2016, la tasa de suicidio de la población en edad de trabajar –personas entre los 16 y 64 años– aumentó un 34%, de acuerdo al informe.

Con información de los 17 estados que participaron en el Sistema Nacional de Informes sobre Muertes Violentas de 2012 y 2015, los CDC analizaron los suicidio de 22.053 estadounidenses en edad de trabajar. Los empleos se categorizaron utilizando el Sistema  Estándar de Clasificación Ocupacional de la Oficina de Estadísticas Laborales en EE.UU.

Durante 2015, el campo de la construcción y la extracción presentó las tasas más altas de suicidio en hombres, con 53,2 suicidios por cada 100.000 personas en edad de trabajar. Por otro lado, las mujeres en las áreas del arte, diseño, entretenimiento, deportes y medios de comunicación tuvieron una cifra de 15,6 suicidios por cada 100.000 personas en edad laboral, ese mismo año.

Los campos de arte, diseño, entretenimiento deportes y medios de comunicación registraron el mayor aumento de suicidios entre los hombres: 47% de 2012 a 2015.

En cuanto a las mujeres, el aumento más alto –del 54% entre 2012 y 2015– fue en la preparación de alimentos y los empleos relacionadlos con el servicio, como chefs, administradores de bares y baristas.

Los grupos ocupacionales con las tasas más altas de suicidio entre los hombre fueron:

  • Construcción y extracción: empleos como carpinteros, electricistas y mineros.
  • Arte, diseño, entretenimiento, deportes y medios: trabajos como ilustradores, tatuadores y deportistas profesionales.
  • Instalación, mantenimiento y reparación: empleos como mecánicos, instaladores de cable y buzos comerciales.

Para las mujeres, fueron:

  • Arte, diseño, entretenimiento, deportes y medios: trabajos como ilustradoras, técnicas en animación, tatuadoras y deportistas profesionales.
  • Servicio de protección: empleos como agentes de policía, investigadoras privadas y trabajadoras de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés).
  • Asistencia médica: trabajos como asistentes dentales, masajistas y auxiliares de farmacia.

Para los dos géneros, el grupo ocupacional con la tasa más baja de suicidios fue la educación, capacitación y la bibliotecología. Esto incluye empleos como profesores y archivistas. Sin embargo, en algunos campos las tasas entre las mujeres fueron demasiado bajos para registrarlos.

Ahora, la investigación presenta algunas limitaciones. Es posible que estos resultados no sean representativos a nivel nacional porque provienen de apenas 17 estados, destacó el informe.

En ese sentido, indicó que mayor conocimiento sobre la distribución del suicidio por grupos de empleos podría ser útil para ayudar a informar los programas y políticas de prevención. “Como muchos adultos pasan una gran parte de su tiempo en el trabajo, el lugar de empleo es un importante pero poco utilizado para la prevención del suicidio”, señalaron los autores.

Casi 45.000 personas se suicidaron en 2016, según un informe publicado por los CDC este año. Las tasas de suicidio aumentaron en casi todos los estados desde 1999 hasta 2016, y en la mitad de estos estados el aumento fue de más del 30%.

Cuando se trata de prevenir el suicidio, los CDC recomiendan estrategias como “mejorar la conexión social y ampliar el acceso a los recursos pertinentes, fortalecer los apoyos económicos estatales o locales, implementar prácticas que motiven la búsqueda de ayuda y reducir el estigma, y ​​proporcionar referencias a la salud mental y otros servicios”.

¿Cómo obtener ayuda? En Estados Unidos, puedes llamar a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-8255. La Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio y la organización Befrienders Worldwide también brindan información de contacto para los centros de crisis en todo el mundo.