Una nueva investigación sobre la visión equina podría mejorar la seguridad en los hipódromos.

(CNN) - Una nueva investigación de la Universidad de Exeter no sólo permite comprender mejor la visión equina, sino que demuestra también cómo se puede usar la información para mejorar la seguridad en las pistas.

Las barras y listones de despegue para las vallas y obstáculos desde siempre se han pintado en naranja, por lo que puede ver el ojo humano.

Pero de acuerdo con la investigación liderada por Martin Stevens, profesor de ecología sensorial y evolutiva en la Universidad de Exeter, los caballos ven el naranja como un tono de verde, por lo que las vallas actualmente usadas en la actividad se confunden con el césped.

Janel L. Jones, quien tiene un doctorado en ciencias cognitivas, escribe en Equus Magazine que los detalles que los humanos pueden ver a una distancia de 9 metros, un caballo apenas la ve a 6 metros.

"El caballo tiene que estar un 50% más cerca para ver los mismos detalles", dice. "Un 50% de deficiencia es suficiente para que lo considere cualquier jinete. Hasta cuando hay sol, la visión de un salto para el caballo es borrosa, neblinosa, ténue, vaga, todos los adjetivos en los que usted preferiría no pensar cuando galopa a 9 metros por segundo hacia un gran obstáculo que podría arruinarle el día".

Los investigadores de la Universidad de Exeter experimentaron cambiando el color de los obstáculos a blanco y amarillo.

Si bien esto no significa necesariamente que los caballos pueden ver mejor las vallas, los animales saltaron de otro modo frente a los distintos colores.

Los investigadores esperan que este estudio, realizado en colaboración con la Autoridad Británica de Carreras de Equitación y la RSPCA, mejore el bienestar y la seguridad de los caballos y de sus jinetes al reducir el riesgo de caídas y heridas.

Stevens explica que los caballos sólo tienen dos tipos de conos en sus ojos, comparados con los humanos, que tienen tres.

"Básicamente esto significa que solo pueden ver los colores que percibimos como azules y amarillos y no pueden ver la diferencia entre los rojos y los verdes", señala Stevens.

Entonces los investigadores compararon los marcadores naranja usados en las pistas hípicas con una selección más amplia de colores alternativos.

"Tomamos algunos de esos colores que podrían ser más visibles. Hicimos pruebas conductuales durante el entrenamiento de los caballos para ver cómo los afectaban otros colores en los saltos", explica Stevens.

Las fotografías, una ayuda para convencer al sector de hacer cambios

Usando una cámara que puede interpretar ciertas longitudes de onda de luz, los investigadores pudieron transformar las fotografías para ilustrar cómo podría ver los colores un caballo en un ambiente en particular.

"Hacemos comparación en términos de cuán visibles son los colores en contraste con distintos fondos, por ejemplo cómo una tabla de despegue se ve contra el césped al frente, cuán visible es una barra naranja con una valla de fondo y contrastes similares", agregó Stevens.

"Así podemos empezar a cuantificar realmente cuán visibles deberían ser esas cosas para un caballo."

El color naranja se usa desde hace bastante tiempo en las carreras –en gran parte para beneficio humano–, y si bien Stevens dice que la comunidad científica sabe qué colores puden ver o no los caballos, ninguna investigación lo había cuantificado en las carreras.

"Creo que a veces no siempre existe una correspondencia entre lo que sabe la literatura científica y lo que se sabe fuera de la ciencia", dice. "No había habido ningún trabajo que cuantificara realmente cuán visibles serían los marcadores naranja para un caballo".

David Sykes, director de Salud y Bienestar Equino de la Autoridad de Carreras Hípicas Británica, dijo que la investigación brindó una demostración fotográfica de las diferencias significativas entre lo que ven los caballos y los humanos.

"Han podido hacer esto y realmente nos han convencido y han validado que eso es exactamente lo que ve el caballo y lo que usted o yo vemos. Veo que la diferencia es sustancial", le dijo Sykes a CNN.

La investigación es un paso hacia adelante para mejorar el bienestar de los caballos durante las carreras, dice Roly Owers, presidente ejecutivo de World Horse Welfare.

"Nuestro entendimiento de la visión equina está continuamente en desarrollo, pero a menudo no se tiene en cuenta lo suficiente", le dijo Owers a CNN en una declaración.

"Por lo tanto, World Horse Welfare ve con beneplácito la prueba experimental del British Horseracing Authority (BHA) sobre un nuevo diseño de vallas y obstáculos. Es esencial que el mundo de las carreras de caballos reduzca el riesgo al bienestar y a la seguridad lo más posible.

"Esperamos que, al definir mejor los bordes y los obstáculos, los riesgos de caídas y muertes sean reducidas aún más."

Más pruebas antes de ponerlos en práctica en los hipódromos.

Sykes dice que el BHA verificará los hallazgos de la Universidad de Exeter de manera independiente.

El BHA pondrá en práctica los cambios de color en algunos centros de entrenamiento y recopilará comentarios de entrenadores y jinetes. Si queda claro que los caballos se sienten más seguros y respetuosos de las vallas y saltan mejor y con más claridad, entonces la BHA verá si los pone en práctica en otros hipódromos.

"Lo que estaríamos haciendo entonces es recopilar información y preguntarnos cuál ha sido históricamente el porcentaje de caídas en las pistas. Lo hemos puesto en práctica, así que a partir de ahora mediremos el porcentaje de caídas y lesiones", explica Sykes.

"Obviamente si la información que recopilemos indica un gran cambio, pondremos en práctica las sugerencias lo más rápido posible."

"Pero si la evidencia dice que la disminución de los porcentajes es menor, entonces quizás seamos un poco más cautelosos en la puesta en práctica."

Desde el año 2004, el índice de caída en carreras británicas ha sido reducido en un 29%. Según el BHA es el "resultado de una inversión continua en la seguridad de las pistas y mejoras constantes en el cuidado de caballos de carreras y estándares de entrenamiento".

Parece que las pruebas preliminares llevadas cabo por Stevens ya han demostrado ser un éxito. Los jinetes han reportado mejoras notables en el compartamiento de los caballos.

"Al saltar sobre vallas de distintos colores, noté claramente que, al pasar por encima de algunos colores, los caballos reaccionaban de manera distinta y mostraban más respeto por el obstáculo", dijo el exjinete en una declaración.

"Estoy seguro de que otros jinetes se sentirán igual, y parece ser una excelente idea y oportunidad para hacer que el deporte sea más seguro, tanto para los caballos como para los jinetes".