(CNN Español) - En medio de las investigaciones para aclarar la muerte de Alejandro Pizano Ponce de León y su padre Jorge Enrique Pizano, uno de los testigos clave del caso Odebrecht en Colombia, la Fiscalía de Colombia informó que el fin de semana se encontró un tarro de cianuro en la casa de los fallecidos.

Grupos de investigación de la Fiscalía llegaron a la casa de la familia Pizano Ponce de León este sábado en horas de la mañana, y tras ocho horas de inspección encontraron un frasco de cianuro en una bolsa plástica que estaba en un baño, debajo del lavamanos, dijo el fiscal delegado para la Seguridad Ciudadana, Luis González.

Alejandro Pizano Ponce de León murió envenenado con cianuro pocos días después de la muerte de su padre. (Crédito: Twitter)

El tarro estaba puesto detrás de unos parlantes un minicomponente en dicho baño, dijo González.

“Una vez el investigador hizo este hallazgo activa todos los protocolos para no contaminar esta evidencia e inmediatamente se llama a los equipos del CTI de nivel central, un equipo experto en lofoscopia y un equipo experto en ADN para que se traslade a la casa”, dijo González.

El equipo se encargó de hacer las trazas biológicas para “tipificar el ADN y huellas dactilares” en las gavetas, en el tarro de cianuro, en las paredes y puertas del baño, dijo González, quien agregó que las muestras fueron trasladadas a Medicina Legal para identificar el ADN y “saber quién llevó allí y quién es el responsable de haber llevado… ese tarro de cianuro”.

Este es el frasco de cianuro que encontraron en la casa de Jorge Enrique Pizano. (Crédito: Fiscalía Colombia)

Carlos Valdés, director de Medicina Legal, dijo este lunes que se analizará si hay huellas o algún tipo de elemento biológico que pueda determinar si alguien manipuló el recipiente.

“Vamos a tratar de analizar los empaques para tratar de analizar los empaques para ver si tienen perfiles genéticos que nos puedan indicar qué personas tuvieron contacto con ese elemento”, dijo Valdés en una entrevista con Blu Radio.

La Fiscalía dijo este domingo que se pudo establecer que el tarro de cianuro fue vendido en un establecimiento comercial que ya fue identificado por las autoridades, pero no dio más detalles.

  • Mira en este video: Luis Fernando Andrade, investigado por escándalo de Odebrecht en Colombia, teme por su vida

Familia Pizano pide no hacer política con el caso

La familia Pizano emitió un comunicado este sábado diciendo que no dará declaraciones sobre temas judiciales pues dicen, la familia no tiene más qué aportar sobre la investigación, más de lo que aportó Jorge Pizano antes de morir.

“En cuanto al motivo de la muerte de Jorge Enrique, estamos esperando los resultado de la investigación que están realizando las autoridades competentes. En el caso de la muerte de Alejandro, estamos esperando los resultados de la investigación siendo llevada a cabo por Medicina Legal junto a la Fiscalía”, dice un comunicado citado por RCN Radio este fin de semana.

El pasado 8 de noviembre, el testigo clave del caso Odebrecht en Colombia Jorge Enrique Pizano Callejas murió por un aparente infarto. Tres días después su hijo Alejandro Pizano Ponce de León falleció debido a envenenamiento con cianuro cuando había llegado al entierro del padre, según informó la Fiscalía.

El cianuro fue hallado en un baño auxiliar de la casa de la familia Pizano Ponce de León. (Crédito: Fiscalía Colombia).

De acuerdo a las autoridades, Pizano Ponce de León ingirió un sorbo de una botella de agua saborizada que tenía cianuro y se hallaba en el escritorio de su papá.

En una entrevista que salió al aire en el noticiero colombiano Noticias Uno la semana pasada, Pizano Callejas sostiene que desde 2015 informó sobre las irregularidades a Néstor Humberto Martínez, hoy fiscal general de Colombia y en ese momento asesor de Corficolombiana, uno de los socios minoritarios del consorcio que ejecutaría los contratos de la Ruta del Sol II,una de las concesiones viales más importante de Colombia. Corficolombiana es además una empresa del grupo financiero más grande de Colombia, el Grupo Aval.

Si bien la empresa ha negado “con absoluta certeza” haber efectuado “pagos ilícitos a funcionarios o a intermediarios”, su expresidente José Elías Melo se encuentra procesado por presuntamente conocer y ser permisivo “con el flujo de los 6,5 millones de dólares que entregó Odebrecht para que ilícitamente funcionarios del gobierno (…) favorecieran a la multinacional con la adjudicación de la Ruta del Sol II”, según la Fiscalía. Melo se ha declarado inocente.

Pizano, quien se desempeñó como ‘controller’ de la Ruta del Sol –es decir quien vigilaba y ejercía control de los contratos–, cargo del que dijo ser despedido posteriormente, aseguró a Noticias Uno que sus documentos e informes acerca de las irregularidades han estado disponibles durante años, antes de que se destapara el escándalo, pues desde 2013 empezó a notar y registrar en sus informes cifras que no correspondían. En un audio de una conversación que Pizano grabó con Néstor Humberto Martínez, y que fue dada a conocer por Noticias Uno, se escucha cómo ambos discutían estos pagos se trataba o no de sobornos, pero no se llegó a ninguna conclusión.

Tras la publicación de la entrevista, Martínez emitió un comunicado respondiendo a las acusaciones, en el que no desmintió la veracidad de los audios. Explicó que Pizano acudió a él, “por virtud de una vieja amistad”, para que le hiciera llegar a los directivos del Grupo Aval, “el resultado de unas investigaciones sobre contratos del Consorcio Ruta del Sol, dado que –según me dijo- en la administración 'no le paraban bolas'” al respecto”.