CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Incendios

El humo de los incendios forestales de California es visible hasta en Nueva York

Por AJ Willingham

(CNN) — Para algunas personas en la costa este de EE.UU., los devastadores incendios forestales de California pueden parecer como si fueran a un mundo de distancia. Pero el lunes los cielos sobre la ciudad de Nueva York llevaron un sombrío recordatorio del alcance masivo de las llamas.

De acuerdo con las imágenes de la Asociación Nacional Oceánica y Atmosférica, las columnas de humo de los masivos incendios Camp y otros incendios forestales han viajado más de 4.828 kilómetros en un largo arco desde California hasta el noreste del país e incluso hacia el Atlántico.

Las fotos de la ciudad de Nueva York el lunes por la noche confirmaron que el humo es realmente visible, mostrando un vago nebuloso sobre el horizonte.

¿Cómo sabemos que las rayas oscuras sobre el cielo provienen de los incendios de California y no solo de alguna otra anomalía del clima tan común en áreas densamente pobladas?

La imagen del radar ayuda, seguro. Pero también lo hace la hora del día.

“Cuando el humo llega a la atmósfera más alta, puede viajar por todo el país e incluso más lejos”, explica el meteorólogo de la CNN Judson Jones. “Pero cuanto más lejos se desplaza, más difícil es distinguirlos a medida que se dispersan las partículas de humo. A menudo, la única forma de verlo es durante los amaneceres y / o las puestas de sol cuando la luz del sol se refracta, mostrando la atmósfera superior”.

El mismo fenómeno ocurrió en agosto, cuando el humo del incendio del Mendocino Complex y otros en California se extendió por todo el país hacia el noreste.

El incendio Camp, que ha estado ardiendo en el norte de California desde mediados de noviembre, ha matado al menos a 79 personas y ha quemado más de 61.107 hectáreas.

Su bruma puede ser apenas visible en la ciudad de Nueva York. Pero cerca del lugar del incendio, las personas están literalmente en riesgo de asfixiarse. La semana pasada, el Servicio Meteorológico Nacional advirtió a los residentes del área sobre la calidad del aire potencialmente peligrosa debido al humo y la ceniza del incendio.