Nota del editor: Peter Bergen es analista de Seguridad Nacional de CNN, vicepresidente de New America Foundation y profesor de práctica de la Universidad Estatal de Arizona. Él es el autor de "Manhunt: The Ten-Year Search for bin Laden – From 09/11 to Abbottabad".

(CNN) – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habló este domingo con Chris Wallace, de Fox News, y dio una serie de declaraciones falsas sobre la operación que acabó con la vida de Osama bin Laden.

Wallace mencionó al comandante de esa operación, el almirante retirado Bill McRaven, quien ha criticado públicamente a Trump por sus ataques contra los medios de comunicación.

Trump respondió que McRaven es “un partidario de Hillary Clinton y de Obama”. Sin embargo, el almirante retirado no asumió ninguna posición política durante las elecciones presidenciales de 2016, en las que compitieron Clinton y Trump.

McRaven sirvió en el Ejército de EE.UU. cuando el presidente Barack Obama estaba en el cargo, lo que lo haría tan “partidario” del expresidente como cualquier otro que hoy “respalde” a Trump solo por vestir el uniforme.

Tras la entrevista de Trump en Fox, McRaven le aclaró a CNN: “No apoyé a Hillary Clinton ni ninguna otra persona. Soy fanático del presidente Obama y del presidente George W. Bush, para quienes trabajé”.

El crimen de McRaven, en lo que respecta a Trump, es haber defendido públicamente al exdirector de la CIA, John Brennan, en agosto pasado, cuando el presidente revocó la autorización de seguridad del funcionario de inteligencia por criticarlo.

McRaven también ha defendido a la prensa, de la que Trump se burla usualmente calificándola como “el enemigo del pueblo”. Durante un discurso en Texas el año pasado, McRaven sostuvo: “Este drama puede ser la mayor amenaza para la democracia que he visto en mi vida”.

En la entrevista de este domingo, Trump continuó con sus afirmaciones falsas. Según él, Bin Laden estaba “viviendo en Pakistán, justo al lado de la academia militar, todos en Pakistán sabían que él estaba allí”.

Una declaración que es un completo disparate. Cuando estaba investigando para un libro sobre la persecución a Bin Laden, hablé con decenas de funcionarios clave del Gobierno, de inteligencia y del Ejército involucrados en la operación y todos aseguraron que los pakistaníes no tenían ni idea de que el líder de al Qaeda estaba viviendo en la ciudad de Abbottabad, donde fue encontrado.

Durante la noche de la operación contra Bin Laden, los oficiales estadounidenses espiaron las comunicaciones de los principales funcionarios paquistaníes, quienes estaban completamente sorprendidos por la noticia de que Bin Laden vivía en Abbottabad.

Sin embargo, Trump dijo en la entrevista de este domingo: “¿No habría sido mejor si atrapamos a Osama bin Laden mucho antes?”. Sus palabras representan una espantosa calumnia contra las decenas de hombres y mujeres en la CIA que dedicaron toda su carrera a encontrar a Bin Laden antes y después del 11 de septiembre.

El hecho es que encontrar a Osama bin Laden tomó una década después de los ataques en Nueva York porque él no usaba ninguna forma de comunicación electrónica. Por el contrario, dependía de los mensajes entregados a mano por sus mensajeros de confianza. Como resultado, incluso los altos líderes de al Qaeda desconocían dónde se escondía.

El tema de la búsqueda de Bin Laden puede ser algo irritante para Trump porque la cuenta regresiva final para la operación ocurrió durante la Cena de Corresponsales de la Casa Blanca en 2011, cuando Obama criticó sin piedad a Trump por su afición a difundir teorías de conspiración, tales como la llamada conspiración del nacimiento del expresidente, que afirmaba que Obama no era un ciudadano del país.

Cuando Obama tomó un receso del ensayo de su discurso para la Cena de Corresponsales, llamó a McRaven para un chequeo del estado final sobre la operación.

“¿Qué piensas de la inteligencia?”, preguntó Obama. La inteligencia de que Bin Laden vivía en Abbottabad fue completamente circunstancial.

“Bueno, si él está allí, vamos a atraparlo. Si no lo está, no lo lograremos”, respondió McRaven.

“¡Exactamente! Es un 50-50”, replicó Obama, de acuerdo con el informe de mi libro sobre la búsqueda de Bin Laden.

El entonces presidente concluyó la llamada diciendo: “No podría confiar más en ti de que lo que lo hago. Buena fortuna para ti y tus fuerzas. Por favor, transmíteles mi agradecimiento personal por su servicio y el mensaje de que personalmente seguiré esta misión muy de cerca”.

La operación contra Bin Laden fue, por supuesto, un éxito. No solo fue asesinado el líder de al Qaeda, sino que también se recuperaron miles de documentos importantes sobre esta organización terrorista. Como resultado, podría decirse que es la misión de operaciones especiales más exitosa en la historia de Estados Unidos.

Después de dejar de liderar el Comando de Operaciones Especiales, McRaven se convirtió en el rector de la Universidad de Texas, donde se graduó de Periodismo. (Desde entonces se retiró de ese papel).

Es una experiencia que parece haber dado forma al rechazo continuo de McRaven contra los ataques de Trump a la prensa.