(CNN) - El análisis forense se ha convertido en una herramienta útil para que las casas de subastas descubran falsificaciones de arte. En el caso de un retrato de casi 400 años de antigüedad del maestro holandés Rembrandt, dos huellas dactilares encontradas en el borde inferior de la pintura pueden ayudarla a llevar su precio estimado de venta de 8 millones de dólares a 10,55 millones en una subasta de Sotheby's el próximo mes.

MIRA: Computadora "pinta" un Rembrandt: ¿nuevo paso hacia la inteligencia artificial?

Las huellas, que se cree que son impresiones del pulgar del pintor, se encontraban ocultas debajo de "capas de barniz sobrepintadas y oscuras" en la obra de arte de 25 centímetros, llamada "Estudio de la cabeza y las manos juntas de un joven como Cristo en oración", escribió la casa de subastas Sotheby's en una declaración.

La pintura muestra a un joven Jesús con la cabeza inclinada hacia arriba y las manos juntas. Descrito por la casa de subastas como un "retrato conmovedor de Cristo", colgó en la casa de Rembrandt en Ámsterdam hasta hace bastante poco y llega al mercado por primera vez en seis décadas. Será subastado el 5 de diciembre en Londres.

Las huellas dactilares se descubrieron durante el "examen técnico y restauración" de la pintura antes de una exhibición de 2011 de la pieza en el Louvre de París.

La casa de subastas está casi segura de que las huellas dactilares pertenecen al maestro holandés. George Gordon, copresidente del departamento de maestros antiguos de la pintura de Sotheby's, advirtió que no hay otras huellas conocidas de Rembrandt con las que se pueda comparar estas huellas dactilares, pero agregó que "el descubrimiento de las marcas en la capa original de pintura a lo largo del borde inferior hace que su conexión con el artista sea altamente creíble".

MIRA: ¿El último deseo de una mujer antes de morir? Ver esta obra de Rembrandt

El cuadro fue ejecutado en una sola sesión, en una práctica conocida en ese momento como "diez eersten opmaken", en holandés, que significa "completar todo el concepto de una sola vez", y las capas se aplican apresuradamente antes de que la capa de base esté seca, dijo en un comunicado Michel van De Laar, uno de los investigadores científicos que descubrió las huellas dactilares.

Dijo que el proceso así es propenso a dejar manchas, y agregó: "El descubrimiento de las huellas dactilares es un testimonio más de la velocidad con la que probablemente se ejecutó el trabajo y brinda una nueva perspectiva de la compleja pero rápida técnica de pintura de Rembrandt".

Pintado alrededor de 1650, el retrato es parte de una pequeña serie de bocetos pintados por Rembrandt del mismo joven, que se cree proviene del vecindario en el que vivía el pintor.

Rembrandt era conocido por ser prolífico y se cree que produjo cientos de pinturas y grabados en su vida.