CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Francia

Protestas en París: policía dispara gas lacrimógeno y chorros de agua a manifestantes

Por Peter Wilkinson, Sam Bradpiece

(CNN) — En París, la policía local disparó gases lacrimógenos y utilizó cañones de agua contra manifestantes en los Campos Elíseos, en el centro de la capital de Francia.

Las protestas, que comenzaron como una campaña contra el aumento de los precios de combustibles, se han transformado en una manifestación más amplia contra el gobierno del presidente Emmanuel Macron en las últimas semanas.

La policía dice que ha movilizado a 3.000 oficiales en París para contener a los 8.000 manifestantes. Se ha establecido un perímetro de seguridad en el centro de la ciudad, con edificios gubernamentales protegidos. Tres personas han sido arrestadas hasta ahora.

LEE: Macron recrimina el mensaje aislacionista de Trump durante la cumbre de la ONU

En una conferencia de prensa este sábado, el ministro del Interior francés, Christophe Castaner, culpó de los enfrentamientos a los extremistas de extrema derecha que se infiltraron en las manifestaciones.

“Hoy, la extrema derecha se ha movilizado”, dijo a los periodistas. “Las fuerzas de seguridad anticiparon perfectamente esta situación”.

El líder político de extrema derecha Marine Le Pen rechazó las acusaciones y las describió como una forma “patética y deshonesta” de “manipulación política” por parte del gobierno.

Castaner dijo previamente de los manifestantes: “Se garantizará su libertad de expresión, pero no debe ejercerse en detrimento de la seguridad, el orden público y el derecho de todos a ir y venir. No hay libertad sin orden público”.

El fin de semana pasado, un manifestante fue atropellado y asesinado accidentalmente por un automóvil, y más de 200 personas resultaron heridas durante una manifestación en el este de Francia.

Macron bajo fuego

Además de las preocupaciones sobre la espiral de precios de los combustibles, las protestas también reflejan tensiones prolongadas entre la élite metropolitana y los pobres de las zonas rurales.

Los precios del diesel aumentaron un 16% este año, de un promedio de 1,24 euros (1,41 dólares) por litro a 1,48 euros (1,69 dólares), incluso llegando a 1,53 euros en octubre, según UFIP, la federación de la industria petrolera de Francia.

El alza de precios se debe en gran parte a un salto en el precio mayorista del petróleo, con el petróleo crudo Brent, un punto de referencia para las compras mundiales de petróleo, que se incrementó en más del 20% en la primera mitad de 2018, desde alrededor de 60 dólares por barril hasta un pico de 86,07 dólares a principios de octubre.

Sin embargo, los manifestantes franceses no están dirigiendo su enojo hacia la OPEP por reducir la producción de petróleo, o hacia la administración de Estados Unidos por implementar aranceles en Irán, paralizando sus exportaciones de petróleo.

Macron, en cambio, está sufriendo el peso del descontento generalizado en Francia, y muchos manifestantes están furiosos por la extensión de las políticas ambientales del líder actual implementadas bajo el gobierno de François Hollande.

Violentas protestas se registraron en París este sábado.Sam Bradpiece y Peter Wilkinson 

Cabe destacar que los impuestos se incrementaron en 8 céntimos en enero pasado sobre el diesel y en 4 centavos sobre la gasolina. El impuesto sobre el diesel también aumentará en otros 6,4 centavos de euro en 2019, y en 2,9 centavos para la gasolina. Estos aumentos siguen a muchas décadas de sub-impuestos del diesel en Francia.

Más revueltas

El creciente resentimiento también ha sido un trampolín para los ataques políticos partidistas, con los opositores del partido centrista de Macron, En Marche, que intentan energizar sus bases para alimentar más revueltas.

Una manifestante, Ludivine Landrin, joven de 32 años de París, explicó por qué protestaba. “Estoy aquí porque soy una ciudadana. Quiero que la lucha se una. Quiero que el estado francés comprenda que estamos juntos. Queremos otro estado, queremos otro gobierno”, dijo a CNN.

“En Francia tenemos muchos impuestos. El comienzo del movimiento fue sobre los impuestos al combustible. El movimiento se hizo más grande porque todos los impuestos están haciendo que la gente se harte. El gobierno de Macron está haciendo que todos estén hartos, la derecha y la izquierda. Todos estamos hartos de Macron y su gobierno”, dijo.

Otra manifestante, Emilie, de 33 años, declaró que se estaba produciendo una revolución. “Pagamos nuestros impuestos, pero solo los ricos se benefician”, dijo.

Sam Bradpiece de CNN informó desde París, y Peter Wilkinson escribió desde Londres. Matthew Robinson y Saskya Vandoorne contribuyeron a este informe.