(Expansión) - La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cayó este lunes a su peor nivel en casi cinco años afectada por las acciones de Banorte y Liverpool, así como por un entorno de incertidumbre sobre las políticas del gobierno del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quien asumirá este sábado.

El Índice de Precios y Cotizaciones (S&P/BMV IPC), que agrupa a las 35 emisoras de mayor liquidez en la plaza, se derrumbó 4,17% a 39.427 unidades. Se trata de su peor nivel desde el 19 de marzo de 2014, cuando cerró en 38.811 unidades.

La plaza se vio afectada por las acciones de Grupo Financiero Banorte y Liverpool, las cuales se desplomaron 12,95% y 10,24%, respectivamente. En el caso de Grupo Financiero Banorte, se trata de su precio accionario más bajo desde el 21 de enero de 2016. En el último mes, la acción del banco ha perdido 35,19%.

MIRA: Bolsa de México extiende su racha de pérdidas por plan del Congreso de recortar las comisiones de los bancos

Los títulos de los bancos se desplomaron desde los primeros días de noviembre luego de que Morena, el partido político de López Obrador, presentara en el Congreso un proyecto de reforma para limitar el cobro de comisiones bancarias.

"A mucha gente no le gusta la forma en que se harán las cosas en el próximo gobierno", dijo a la agencia Reuters Gerardo Copca, analista de la consultoría Metanálisis. "Al mercado no le gusta que se tomen decisiones tan precipitadas antes de estar en el gobierno", agregó.

Cae Mexichem

Una de las mayores productoras de tubos de plástico en el mundo cayó 8,4% en la sesión, lo que la convirtió en la cuarta empresa que más perdió del principal índice.

LEE: AMLO: los 5 temas clave que le medirán el pulso al nuevo Gobierno de México

La acción de la también petroquímica cerró con su peor precio en dos años y su mayor caída para un día en nueve años. El volumen operado hoy fue el doble del intercambiado habitualmente, de acuerdo con el promedio móvil de 100 días.

Mexichem anunció la semana pasada que su filial alemana Vestolit declaró "fuerza mayor" como consecuencia de las dificultades que enfrentan sus proveedores de etileno, quienes emitieron una alerta similar en octubre.

Hoy la compañía anunció que el tipo de cambio que usará para la cuarta exhibición del dividendo que pagará el 28 de noviembre será de 20,39 pesos, por lo que el pago por acción será de 0,36 pesos.

El índice FTSE BIVA cerró con un descenso de 4,06% a 804.

MIRA: AMLO asegura que México está "en bancarrota"

Wall Street al alza

Los principales índices en la Bolsa de Nueva York subieron porque los buscadores de oportunidades volvieron con fuerza al mercado tras la brutal ola de ventas de la semana pasada , y por expectativas de una buena temporada de ventas navideñas en línea que apuntaló al sector minorista.

El Dow Jones tuvo subió 1,46% a 24.640 unidades, el S&P 500 avanzó 1,55% a 2.673 enteros y el Nasdaq escaló 2,06% a 7.081 puntos.

Petróleo

Los precios del petróleo subieron casi 3%, recuperando parte de lo perdido en la sesión anterior, aunque el avance fue limitado por la incertidumbre sobre el crecimiento económico global y nuevas señales de un aumento de la oferta, incluida una producción récord en Arabia Saudita.

Los futuros del West Texas Intermediate (WTI) para entrega en enero cerraron en 51,59 dólares por barril (dpb) lo que significó un aumento de 2,32% mientras que el precio del crudo británico Brent se elevó 2,89% a 60.50 dpb, de acuerdo con cifras de Bloomberg.

LEE: ¿Son de izquierda o de derecha las promesas de campaña de AMLO?

Además, Arabia Saudita elevó su producción de crudo a un máximo histórico en noviembre, de acuerdo con una fuente de la industria, luego de que el gobierno de Estados Unidos aumentó la presión para que el reino se abstenga de hacer recortes al bombeo en la reunión que tendrá la OPEP la semana próxima.

Una fuente dijo que la producción petrolera saudí alcanzó los 11,1 millones de barriles por día (bpd) a 11,3 millones de bpd en noviembre, aunque el volumen promedio preciso de noviembre no estará claro sino hasta que cierre el mes.

Esos niveles representan un alza cercana a los 0.5 millones de bpd –equivalentes a un 0,5% de la demanda global– desde octubre y más de 1 millones de bpd sobre el volumen de comienzos de 2018, cuando Riad estaba reduciendo su producción junto a sus socios en la OPEP.

Arabia Saudita acordó en junio un fuerte ajuste al alza de su producción petrolera, a instancia de los consumidores incluyendo a Estados Unidos e India, para enfriar los precios y lidiar con una escasez de suministro luego de que el gobierno de Donald Trump impuso sanciones a Irán.

MIRA: ¿Hay entre AMLO y algunos empresarios una luna de miel?

Pero la medida resultó contraproducente para Riad luego de que Washington impuso sanciones menos severas que lo previsto sobre Teherán. Eso generó temor a un superávit y el viernes los precios colapsaron bajo los 60 dólares el barril desde el máximo de 85 dólares que tocaron en octubre.

Fuentes de la industria petrolera saudí han señalado que quieren que los precios se mantengan por sobre los 70 dólares. Este mes el ministro de Energía saudí dijo que la oferta global de crudo podría superar la demanda en más de 1 millón de bpd en 2019, lo que demandaría una intervención de la OPEP.

La OPEP considerará un acuerdo para bajar la producción cuando se reúna la semana que viene, pero Trump volvió a instar a Arabia Saudita a no hacer los recortes a su bombeo .

Con información de Infosel.