(CNN Español) - El presidente de Argentina, Mauricio Macri, dijo en rueda de prensa este lunes al referirse al episodio de violencia que causó la suspensión de la final de la Copa Libertadores en Buenos Aires, que impulsará próximamente un proyecto de ley para endurecer las penas contra los barrabrava, hinchas que propician acciones violentas y otros delitos como venta de drogas e incluso asesinatos.

MIRA: La final de la Copa Libertadores entre Boca y River se jugaría entre el 8 y el 9 de diciembre

Macri mencionó la propuesta que hizo en 2016 la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, según la cual se pondría en vigencia un sistema de identificación para entrar a las canchas y los delitos que se cometan en los estadios tendrían carácter penal.

La ministra dijo en ese entonces que el sistema funcionaría así: "cualquier ciudadano que vaya a la cancha tiene el DNI (identificación), se lo pasa y se sabe, en tiempo real, si tiene pedido de captura y derecho de admisión".

Macri afirmó que incluirá la propuesta en las sesiones extraordinarias del Congreso.

¿Cuán grave es la violencia en el fútbol argentino?

Desde 1922 han muerto 328 personas a raíz de la violencia en ese deporte, de acuerdo con las estadísticas de la organización Salvemos al Fútbol. Desde 2007, 94 personas fallecieron en conexión con esa violencia. Esa cifra, según la organización, está basada en artículos periodísticos y provinciales.

En respuesta a esa crisis, desde 2013 el Gobierno y la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) han tratado de resolver el problema con medidas tales como la prohibición de la asistencia del público visitante.

Este punto fue discutido antes de que se jugara el primer partido de la final de la Copa Libertadores entre River y Boca, y se llegó a considerar que hubiera público visitante para los dos encuentros, algo que fue desechado poco después.

Con los desmanes del sábado, en los que el bus que transportaba a jugadores, cuerpo técnico y dirigentes de Boca Juniors sufrió ataques con gases lacrimógenos y piedras a su llegada al Estadio Monumental, vuelve a colación el tema de la violencia en el fútbol

En entrevista con CNN en Español en junio de este año, Daniel Ferreiro, vocero de la AFA, dijo que no cree que el problema de la violencia en las canchas de fútbol se vaya resolver pronto.

"El que diga que tiene solución está mintiendo porque hace 100 años venimos hablando de lo mismo", dijo Ferreiro en una entrevista telefónica con CNN.

Ferreiro aseguró que a raíz de las "leyes anticuadas" los violentos entran por una puerta y salen por otra, como una "puerta giratoria". Explicó que la justicia argentina no logra imponer leyes severas a los barrabravas (hinchas violentos) para que cumplan su condena.

"Con las leyes actuales es un problema sin solución y cuando los problemas no tienen solución hay que aprender a convivir con ellos", dijo el vocero de la AFA.

Ferreiro explicó a CNN que la AFA trata de colaborar con los clubes y con las fuerzas de seguridad para mitigar la violencia, pero que entonces existe el problema de la justicia, por cuenta que las "leyes anticuadas que se superponen entre sí".

Además, señala que hay también un problema cultural. Según Ferreiro, por la falta de cultura del trabajo, hijos de desocupados terminan siendo utilizados por los poderes políticos como fuerza de choque. Ferreiro aseguró que también hay un negocio detrás de la violencia que beneficia a algunas de las fuerzas de seguridad.

Las entidades que buscan frenar la violencia, como la ONG Salvemos al Futbol y Favifa, se sienten en una lucha solitaria, sin respaldo y sin los recursos necesarios para ser eficientes en la erradicación de la violencia.

Según el exjuez Mariano Bergés, titular de la organización Salvemos al Fútbol, las barras bravas están directamente involucradas con dirigentes políticos. Una de las formas en que los políticos las utilizan es durante actos de campañas: las barras bravas reciben dinero a cambio de su participación.

Las entidades que buscan frenar la violencia, como la ONG Salvemos al Futbol y Favifa, se sienten en una lucha solitaria, sin respaldo y sin los recursos necesarios para ser eficientes en la erradicación de la violencia.

Juan Manuel Lugones, director del APreVide (Agencia de Prevención de la Violencia), una entidad del gobierno de la provincia de Buenos Aires, dice que pese a los obstáculos que dicen enfrentar estas dos organizaciones, el gobierno del presidente Mauricio Macri ha dado batalla y buscado en forma agresiva la reducción de la violencia. Lugones viajó a Rusia para reunirse con dirigentes locales para prevenir que las barras bravas argentinas con prohibición ingresen a ese país durante el Mundial 2018.

El testimonio de un barrabrava

CNN habló con un barrabrava al que llamaremos Felipe (quien pidió que se proteja su identidad por temor a represalias). Él describió un fenómeno que entre estos hinchas se conoce como los quemados.

Los grupos de barrabravas más violentos Felipe los llama "quemados". Son personas que están dispuestas a actuar de la forma más violenta por el llamado amor a su equipo.

"Hay algunas personas que están totalmente quemadas de la cabeza que pueden llegar a matar una persona por un escudo", dice Felipe. Estos "quemados", asegura, pueden movilizar al resto de la hinchada ya que se pierde toda lógica en un momento apasionado. "Somos todo un grupo. Somos todo lo mismo… estamos todos juntos", dice Felipe.

Con información de David Cox, de CNN en Español