(CNN Business) - El conflicto entre Estados Unidos y China por el comercio y la tecnología se está expandiendo.

El arresto de una alta ejecutiva del gigante tecnológico chino Huawei a pedido del gobierno de Estados Unidos ha enfurecido a Beijing, ha alarmado a los inversionistas y ha planteado nuevas dudas sobre la frágil tregua que los líderes de las dos principales economías del mundo alcanzaron hace unos días.

"Hay que ver esto como una escalada significativa en la guerra comercial", dijo Christopher Balding, un experto en China de la Universidad Fulbright de Vietnam en la ciudad de Ho Chi Minh.

Considerada por las agencias de inteligencia de EE.UU. como una amenaza a la seguridad nacional, Huawei es una de las compañías tecnológicas más importantes de China. Vende más teléfonos inteligentes que Apple y construye redes de telecomunicaciones en países de todo el mundo.

Las autoridades canadienses dijeron el miércoles por la noche que la jefe de finanzas de Huawei, Meng Wanzhou, había sido arrestada en Vancouver y que Estados Unidos está buscando su extradición.

Los gobiernos de EE.UU. y Canadá no han especificado los cargos que enfrenta Meng, pero su arresto se debe a los informes de este año de que el Departamento de Justicia de EE.UU. estaba investigando si Huawei violó las sanciones estadounidenses contra Irán.

"Bajo el gobierno de Obama, EE.UU. acusó a personal chino por cargos similares, pero se mostró reacio a tomar medidas más drásticas, como arrestar a personas en países terceros, por temor a que Beijing tomara represalias contra los intereses de Estados Unidos en China o en otros países", dijo el Grupo Eurasia de análisis de riesgo político en una nota.

El arresto de Meng "sugiere que los guantes ahora están completamente fuera de juego en este ring", dijeron los analistas.

Lo que suceda después con Meng, la hija del solitario fundador de Huawei, podría tener enormes repercusiones en la relación entre Estados Unidos y China y el negocio de Huawei.

¿Qué significa para la guerra comercial?

El arresto se produce en un momento en que los gobiernos de Estados Unidos y China están discutiendo formas de abordar los problemas que llevaron a su conflicto comercial, lo que ha dado lugar a nuevos aranceles en cientos de miles de millones de dólares en bienes.

"Este tipo de acción afectará la atmósfera en torno a las negociaciones, lo que hará que tengan menos probabilidades de lograr un acuerdo sostenible", dijeron los analistas del Grupo Eurasia.

El Ministerio de Comercio de China dijo el jueves que confiaba en que aún se podría llegar a tiempo a un acuerdo comercial con Estados Unidos para alcanzar el plazo de 90 días establecido por el presidente Donald Trump.

Pero el gobierno chino está claramente enojado por el arresto de Meng. El Ministerio de Relaciones Exteriores hizo un llamado a Estados Unidos y Canadá para que "corrigieran de inmediato las irregularidades" y restauren su "libertad personal".

La gran pregunta es qué harán ahora Beijing y Washington. Los analistas sugieren que China podría tomar represalias, y la administración Trump podría estar preparando otros movimientos contra los intereses chinos.

Los riesgos son extremadamente altos.

"Este caso es como un fuerte tirón en un hilo suelto que podría ser parte de un desenlace de la relación", dijo Scott Kennedy, un experto en economía china del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington. "Ambas partes deben proceder con mucha cautela y un claro sentido de sus intereses a largo plazo".

La tecnología está en el corazón de la guerra comercial. La administración de Trump dice que las enormes oleadas de aranceles que ha impuesto a los productos chinos son parte de un esfuerzo por impedir que China se haga con la tecnología estadounidense de manera injusta a través de prácticas como el ciberrobo y el hecho de obligar a las empresas a entregar secretos comerciales.

El regreso a la mesa de negociaciones sigue a un alto el fuego alcanzado en una cena entre Trump y su homólogo chino, Xi Jinping, el sábado.

Balding señaló que el acuerdo se alcanzó el mismo día en que Meng fue arrestada en Canadá.

"Eso es muy vergonzoso para Xi", dijo. "Hay que considerarlo una escalada".