(CNN) - El asesinato de Carla Stefaniak, una ciudadana estadounidense y venezolana que estaba de vacaciones en Costa Rica, ha provocado inquietudes sobre viajar al que alguna vez fue considerado el destino más seguro en Centroamérica. 

El cuerpo de Stefaniak, de 36 años, residente del sur de Florida que desapareció el mes pasado cuando se hospedaba en un complejo de apartamentos fuera de San José, la capital, ya fue encontrado, confirmó su familia.

MÁS: Padre de Carla Stefaniak: Costa Rica y su turismo pueden ir por malos pasos

Un sospechoso, Bismarck Espinoza Martinez, de 32 años, permanece en custodia, dijeron autoridades de Costa Rica. El hombre trabajaba como guardia de seguridad en el apartamento de Airbnb en el que Stefaniak se hospedaba.

Costa Rica se había librado durante mucho tiempo de la violencia que azota a sus vecinos centroamericanos, pero el país ha visto un aumento de los homicidios en años recientes. Los crímenes en general también se han disparado.

"El crimen está aumentado en Costa Rica y los ciudadanos estadounidenses son víctimas habituales", advierte el sitio web de la embajada de Estados Unidos en ese país. "Se exhorta a los ciudadanos de Estados Unidos a ejercer un alto nivel de precaución y vigilancia debido al incremento de los niveles de violencia".

En agosto, dos turistas de México y España fueron asesinadas en diferentes playas de Costa Rica, reportó el sitio web de noticias costarricense QCOSTARICA.com

MÁS: Dolor y rabia tras el asesinato de una joven turista mexicana en Costa Rica

En 2017, el país centroamericano rompió su récord de reportes de homicidios con 603, de acuerdo con InSight Crime, que cita fuentes oficiales. El sitio atribuye el incremento, en parte, al papel de Costa Rica como punto de transbordo de cocaína colombiana destinada a Estados Unidos y Europa.

Michael Soto, funcionario judicial de Costa Rica, dijo en su momento a reporteros que la tasa de 12,1 homicidios por cada 100.000 habitantes era la más alta en la historia del país, y que un cuarto de esas muertes eran identificadas como relacionadas con las drogas. Costa Rica registró 587 homicidios en 2016.

Aunque el Departamento de Estado de Estados Unidos pide "precauciones normales" - el nivel más bajo de seguridad y nivel de protección - a los estadounidenses que viajan a Costa Rica, sí advierte a los turistas que ejerzan mayor precaución en determinados vecindarios, destacando crímenes violentos como homicidios, robos a mano armada y asaltos, además de presencia de bandas y de actividades relacionadas con los narcóticos, así como limitada presencia policial.

"Los criminales regularmente operan en pequeños grupos, pero también pueden actuar solos. Aunque la mayoría de los crímenes no son violentos, algunos criminales han mostrado en los últimos años una mayor tendencia al uso de la violencia", dijo la embajada estadounidense.

Carla Stefaniak

Stefaniak se encontraba en Costa Rica celebrando su cumpleaños 36, de acuerdo con sus familiares.

MÁS: Padre de Carla Stefaniak: Era alegre, aventurera... amaba viajar"

Un cuerpo parcialmente descompuesto fue hallado el lunes a unos 300 metros del complejo de apartamentos donde se hospedaba Stefaniak, dijo Walter Espinoza, portavoz del Departamento de Investigación Judicial del Costa Rica.

Los investigadores que entrevistaron a personas que habían tenido contacto con el sospechoso, Espinoza Martinez, antes de la desaparición de Stefaniak el 28 de noviembre, comenzaron a sospechar cuando notaron contradicciones en sus declaraciones, dijo Walter Espinoza a reporteros.

Espinoza Martinez se había estado quedando en el apartamento junto al que rentaba Stefaniak, dijo el portavoz. El sospechoso es un ciudadano nicaragüense que ha estado en el país desde junio.

Espinoza Martinez fue arrestado el lunes y permanece en prisión porque existe riesgo de huida, dijo el portavoz.

Una autopsia practicada al cuerpo de Stefaniak reveló múltiples heridas de arma blanca en "el cuello y las extremidades superiores", así como un traumatismo contundente en la cabeza, dijo el portavoz.

Las autoridades también encontraron manchas en el apartamento en el que se hospedaba Stefaniak "que son compatibles con sangre y que serán sometidas a una investigación más profunda, además de ser comparadas", dijo.

La semana pasada, familiares de Stefaniak se preocuparon cuando la mujer dejó de responder a mensajes de texto y llamadas telefónicas y no viajó en su vuelo de regreso de Costa Rica.

Su cuñada, April Burton, dijo que ambas habían ido a Costa Rica a celebrar el cumpleaños de Stefaniak y que habían viajado juntas durante seis días, hospedándose en pueblos de playa fuera de San José.

Un día antes de desaparecer, Stefaniak dejó a Burton en el aeropuerto y devolvió el auto que habían alquilado.

Stefaniak decidió quedarse en un hostal cercano al aeropuerto previo a su vuelo del día siguiente, dijo su hermano, Carlos Caicedo, a WSVN.

Stefaniak y Burton habían estado cruzando mensajes de texto vía WhatsApp, dijo Burton. De pronto, los mensajes dejaron de llegar.

"Nos aseguraremos de que este caso no se cierre como muchos otros en Costa Rica", se leía en una publicación en una página de Facebook que ha sido actualizada por un amigo de la familia.

Nicole Chavez de CNN contribuyó con este reporte