CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Guatemala

Se llamaba Jakelin: identifican a la niña guatemalteca que murió bajo custodia de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU.

Por Ana Melgar, Michelle Mendoza

(CNN) — La migrante de 7 años que murió horas después de que fue llevada a la custodia de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos (CBP) fue identificada como Jakelin Amei Rosmery Caal Maquin, según dijo Tekandi Paniagua, cónsul de Guatemala en Del Rio, Texas, a Michelle Mendoza de CNN en Español el viernes.

MIRA: Una niña guatemalteca de 7 años murió bajo custodia de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU. 

Paniagua dice que la niña y su padre, Nery Gilberto Caal Cuz, de 29 años, emigraron de Raxruha, Alta Verapaz, Guatemala, una región indígena al norte del país. Caal y su hija fueron detenidas junto con un grupo de migrantes cerca de Nuevo México el jueves 6 de diciembre, dijo Paniagua.

Según Paniagua, la niña se enfermó, con fiebre alta y vómitos después de ser detenida y de camino a la estación de CBP en Lordsburg, Nuevo México. El equipo médico de la CBP estaba asistiendo, agrega.

Al día siguiente, el 7 de diciembre, la condición de Jakelin empeoró y ella comenzó a tener convulsiones y luego fue trasladada por aire a un hospital en El Paso, Texas.

Según Paniagua, su padre viajó a El Paso en auto. Ella murió a la mañana siguiente. Había cumplido 7 años el 3 de diciembre.

MIRA: Mamá demanda a EE.UU. por US $60 millones por la muerte de su hija tras haber estado en un centro para inmigrantes

Ese sábado, las autoridades consulares hablaron con el padre explicando el estado legal de su caso. Nery obtuvo un “permiso especial” para estar con su hija en el proceso de devolver el cuerpo de Jakelin a Guatemala, dijo Paniagua. Se están comunicando en “q’eqchi”, un dialecto maya del área de donde son.

El lunes 10 de diciembre, Paniagua se reunió personalmente con Nery, quien estaba devastada y le pidió ver a su hija por última vez, lo cual, en coordinación con las autoridades de EE.UU., le fue concedido.

“Desafortunadamente, los puntos en los que cruzan los migrantes ahora son más peligrosos y las distancias que recorren son más largas, lo que los hace enfrentar un peligro mayor debido al hecho de que no disponen de recursos como comida y agua, por no hablar de viajar con un niño de siete años quien es altamente vulnerable en una trayectoria tan complicada como la de los lugares donde cruza a los Estados Unidos”, concluyó Paniagua.

“Nuestras más sinceras condolencias a la familia de la menor”, dijo en un comunicado el Departamento de Seguridad Nacional, que supervisa la Patrulla Fronteriza.

“La Patrulla Fronteriza tomó todos los pasos posibles para salvar la vida de la menor bajo las circunstancias más difíciles. Como padres y madres, hermanos y hermanas, sentimos empatía por la pérdida de cualquier menor”, añadió.

De Michelle Mendoza en la ciudad de Guatemala y Ana Melgar en Atlanta.