CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cambio climático

‘Emergencia planetaria:’ tras 30 años, los líderes aún pelean por las verdades científicas básicas del clima

Por John D. Sutter

(CNN) — Escondido en el documento de 133 páginas acordado en las conversaciones sobre el cambio climático de la ONU hubo un compromiso que muchos consideran una distracción exasperante. Los países del mundo aceptaron que se haya producido un informe científico sobre el estado del calentamiento global. Pero no dieron la bienvenida a sus hallazgos.

Esa diferencia aparentemente pequeña es inmensa en el mundo hiper-sutil e hiper-educado de la diplomacia climática. Demasiado masiva, de hecho, que las disputas sobre la redacción quedaron como una nube sobre estas negociaciones. Casi 200 países estuvieron de acuerdo —casi— en un “reglamento” que rige el Acuerdo de París sobre el cambio climático, cuyo objetivo es ayudar a limitar el calentamiento a 1,5 grados centígrados.

El debate sobre si “dar la bienvenida” a los hallazgos o simplemente “señalar” su existencia se encendió hace una semana. Estados Unidos, Arabia Saudita, Kuwait y Rusia, entre los principales productores de combustibles fósiles, que causan cambio climático, declararon públicamente que no deseaban “dar la bienvenida” a las conclusiones de un informe que el jefe de la ONU llamó “un llamado de atención para despertar”.

LEE: Los líderes de la COP24 aprueban el Acuerdo de París

El informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) señala que la contaminación por carbono debe reducirse a la mitad para 2030 y alcanzar el “cero neto” antes de mediados de siglo para evitar lo que podría describirse como un desastre climático: inundaciones y supertormentas. Los estudiantes polacos abandonaron la escuela y entraron en negociaciones con carteles que subrayaban la urgencia de esta última evaluación de la ciencia: “Faltan 12 años”.

Esa urgencia es nueva, pero las evidencias científicas básicas no. Hace treinta años, un científico de la NASA testificó ante el Congreso que la era del calentamiento global inducido por los humanos había comenzado. En 1992, los países acordaron crear la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que supervisa las conversaciones sobre calentamiento global que se celebran al final de cada año.

El hecho de que la discordia persista en los aspectos científicos básicos —mucho menos en el proceso real de cómo reducir la contaminación y cómo gobernar ese proceso— sorprendió a algunos delegados y observadores en las conversaciones que, simbólicamente, tuvieron lugar en Europa, “capital del carbón”.

Vista panorámica de una fábrica de acero no autorizada en China.

“No pudimos obtener el sólido respaldo que deberíamos tener”, dijo Alden Meyer, director de Estrategia y Política de Union of Concerned Scientists, un grupo ambientalista.

Lo que el informe del IPCC declara es una “emergencia planetaria”, dijo. Sin embargo, hubo una sensación de “alivio” de que los países pudieran estar de acuerdo con una declaración, y que produjeran un reglamento que muchos consideran el establecimiento de una contabilidad detallada de las emisiones y nuevas promesas para reducir la contaminación se enviarán en 2020.

Estas reglas concretas son más importantes que las peleas sobre la validez del informe del IPCC, dijo Yamide Dagnet, director de proyectos del World Resources Institute, un grupo que estudia las políticas del medio ambiente.

“Realmente tenemos los cimientos que necesitamos para seguir adelante, no para esperar”, dijo Dagnet en Polonia. “Lamentamos lo sucedido el sábado pasado, pero debemos recordar que fueron solo unos pocos países los que impugnaron este informe… lo importante es qué se debe hacer al respecto”.

Lo que debe hacer al respecto es lo que le preocupa a Jeffrey Sachs, director del Centro para el Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia en Nueva York. La lucha sobre cómo tratar el informe del IPCC, que se considera como la principal evidencia científica sobre este tema, es una gran distracción, dijo. “Lo que es triste es cuánto tiempo se desperdicia en esas palabras porque lo que realmente se avecina son los actos de la administración Trump y algunos otros gobiernos que ponen en riesgo el planeta”, dijo Sachs. “No se trata de una creencia o una negación. Se trata de poner los intereses de la compañía petrolera y del país por encima de los intereses de toda la humanidad. Lo que está sucediendo debe considerarse crímenes climáticos contra la humanidad”, dijo. “Es nada menos que eso y así sabrá la historia lo que la administración Trump está haciendo ahora: son crímenes contra la humanidad”, dijo a CNN. “Muchas personas mueren como resultado de esto. Y no es defensa suficiente decir: ‘No lo creo'”, agregó.

El Reglamento de París está destinado a regir la implementación del Acuerdo de París sobre el cambio climático, que se decidió en una reunión similar de la ONU hace tres años. Donald Trump se ha comprometido a abandonarlo, pero el país aún tenía presencia en la COP24.

LEE: Atención, el mundo está por alcanzar el límite de los 2 grados Celsius para el cambio climático, dice reporte de la ONU

Trump ha negado varias veces las evidencias científicas básicas del cambio climático, que afirma que la quema de carbón, petróleo y gas natural produce emisiones que atrapan el calor en la atmósfera y calientan el planeta. Cada vez es más evidente que el calentamiento está ocurriendo más rápido de lo que se pensaba y con peores resultados.

La Evaluación Nacional del Clima de Estados Unidos publicada este año dice que miles de estadounidenses podrían morir y que el producto interno bruto podría sufrir un 10% antes de fin de siglo.

En Polonia, la delegación de EE. UU. celebró un evento dedicado a las tecnologías del carbón y los combustibles fósiles. El vicepresidente del departamento dijo que el objetivo del evento era mostrar “el notable progreso logrado mediante la innovación en tecnologías más limpias”.

“Estas innovaciones han contribuido a reducir las emisiones de EE.UU. al tiempo que aumentan nuestra economía y proporcionan un acceso confiable y asequible a la energía”, dijo el portavoz en un comunicado.

El evento fue interrumpido por un grupo de jóvenes que se rieron burlonamente de la exhibición.

“Es tan ridículo, es una broma”, dijo Vic Barrett, un manifestante de 19 años. “Hemos terminado de escuchar soluciones falsas y cosas que sabemos que no funcionan”, agregó.