CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Enfermedades

El síndrome de fatiga crónica se puede deber a un sistema inmunitario hiperactivo, indica un estudio

Por Nina Avramova

(CNN) — Según un estudio, el síndrome de fatiga crónica, una condición que causa un cansancio extremo, podría ser activado por un sistema inmunitario hiperactivo.

Investigadores del Reino Unido descubrieron que una respuesta inmunitaria exagerada puede desencadenar una fatiga prolongada, lo que sugiere que así es como comienza la afección, también conocida como encefalomielitis miálgica o EM.

El estudio, publicado el lunes, es el primero en arrojar algo de luz sobre el papel del sistema inmunológico en el desarrollo de la enfermedad, un trastorno multisistémico del que se sabe muy poco, según la investigadora principal Carmine Pariante, profesora de psiquiatría biológica del King’s College de Londres.

La información limitada hasta la fecha ha hecho que el tratamiento sea un desafío.

Pariante explicó que en muchos casos de fatiga crónica, los pacientes recuerdan una infección, como un resfrío muy fuerte u otra infección viral, en las primeras etapas de desarrollo de la enfermedad.

“Tuvimos esta información durante bastante tiempo, pero no sabíamos lo que estaba pasando en el cuerpo de estos pacientes”, dijo.

Según la organización británica Action on ME, aproximadamente 250.000 personas en el Reino Unido y 17 millones de personas en todo el mundo se ven afectadas por la fatiga crónica. Un estimado de 836.000 a 2,5 millones de estadounidenses luchan contra el síndrome, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés).

Para tratar de obtener más información al respecto, el equipo modeló una posible ruta hacia la condición basada en un tratamiento para las infecciones crónicas de la hepatitis C, llamada interferón alfa, porque se sabe que el tratamiento induce fatiga persistente en algunas personas.

El estudio explica que interferón alfa afecta el sistema inmunológico de manera similar a una infección fuerte.

Los investigadores midieron la fatiga y la actividad inmunitaria en 55 pacientes que recibieron tratamiento para la hepatitis C con interferón alfa.

Los pacientes fueron monitoreados antes, durante y después de la terapia de la hepatitis C. De los participantes, 18 pacientes, alrededor de un tercio, desarrollaron fatiga duradera, definida como fatiga que duró más de seis meses después del tratamiento.

El grupo con fatiga duradera también experimentó una mayor respuesta inmune, lo que se demuestra al duplicar los niveles de moléculas mensajeras del sistema inmune interleucina-10 e interleucina-6.

Los marcadores inmunitarios se midieron con un análisis de sangre durante el estudio.

El equipo también observó niveles más altos de estas moléculas en estos pacientes antes de que el tratamiento hubiera comenzado.

“Lo que estos datos sugieren fuertemente es que las personas que desarrollan síndrome de fatiga crónica en respuesta a una infección, lo hacen porque su sistema inmunológico está preparado para reaccionar de manera hiperactiva”, explicó Pariante.

No está claro por qué el sistema inmunológico de una persona podría estar preparado para reaccionar de forma hiperactiva, pero la genética podría ser una posible razón, agregó.