CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Empresas

El exdirector de Nissan, Greg Kelly, fue liberado bajo fianza en Tokio mientras Carlos Ghosn permanece en la cárcel

Por Jethro Mullen, Junko Ogura

Tokio (CNN Business) — Greg Kelly, el empresario estadounidense acusado de ayudar a Carlos Ghosn a declarar menos de lo que gana en Nissan, fue liberado de la cárcel en Japón tras obtener la libertad bajo fianza.

El Tribunal de Distrito de Tokio fijó una fianza de 70 millones de yenes (635.000 dólares) para Kelly, que había estado detenido desde el 19 de noviembre. La apelación de los fiscales fue rechazada y Kelly fue liberado la noche del martes en Japón.

Un miembro del equipo legal de Kelly en Estados Unidos dijo que aún no había recibido una declaración del ejecutivo.

Kelly y Ghosn fueron acusados hace dos semanas de acusaciones de que colaboraron para informar la indemnización de Ghosn en los archivos de Nissan por unos 5.000 millones de yenes (45 millones de dólares) durante un período de cinco años que finalizó en marzo de 2015, según los fiscales.

Las acusaciones han sacudido a Nissan, uno de los principales fabricantes de automóviles del mundo, y forzado su antigua alianza con Renault de Francia.

Kelly niega haber cometido cualquier fechoría. Su esposa dijo que había sido acusado erróneamente por parte de los ejecutivos de Nissan de capturar a Ghosn, una acusación que Nissan discute.

Ghosn también mantiene su inocencia, según su abogado con sede en Tokio.

El directorio de Nissan el mes pasado removió a Ghosn como presidente y Kelly de su puesto como director representante.

La esposa de Kelly, Donna Kelly, dijo en un video la semana pasada que su esposo iba a someterse a una cirugía antes de que un ejecutivo de Nissan lo persuadiera para que volara de su casa en Tennessee a Tokio para asistir a una reunión de la junta.

Cuando Kelly, que solía participar en reuniones de la junta por teléfono desde Estados Unidos, llegó a Tokio, fue arrestado. Su esposa dijo que un problema de la espalda, conocido como estenosis espinal, ha empeorado durante sus semanas en la cárcel.

Los fiscales volvieron a arrestar a Kelly y Ghosn hace dos semanas por denuncias adicionales de que no informaban los ingresos de Ghosn entre 2015 y 2017, lo que prolonga su detención. Pero la semana pasada, un tribunal rechazó una solicitud de los fiscales de continuar arrestando a los dos hombres por esas acusaciones, allanando el camino para que soliciten la fianza.

Pero las esperanzas de Ghosn de ser liberado pronto se desvanecieron rápidamente cuando los fiscales lo arrestaron por una nueva acusación de abuso de confianza. El domingo, un tribunal autorizó la prórroga de su detención hasta el 1 de enero.

Kelly no fue detenido nuevamente por la acusación de abuso de confianza.

El máximo castigo en Japón por presentar una declaración financiera falsa —el cargo por el que han sido incriminados Kelly y Ghosn— es de hasta 10 años de prisión y una multa de hasta 10 millones de yenes (91.000 dólares).