CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

“Estoy solo (pobre de mí)”; así fue la Navidad de Donald Trump en medio del cierre del gobierno

Por Betsy Klein, Kevin Liptak

(CNN) — En los 11 primeros días desde que los legisladores estadounidenses no lograron encontrar una solución para reabrir el gobierno debido a las disputas sobre seguridad fronteriza y financiación del muro, el presidente Donald Trump estuvo a puerta cerrada durante los últimos seis.

A lo largo de la temporada navideña, Trump se la ha pasado solo, escondido en la Casa Blanca con la excepción de un viaje a Iraq: el cierre del gobierno interrumpió el viaje programado a su club Mar-a-Lago, donde su familia recibió el Año Nuevo sin él.

MÁS: Trump dice que el cierre de Gobierno de EE.UU. puede extenderse

¿El resultado? Un presidente inquieto que ocupa el tiempo en enviar una letanía de tuits — 98 tuits y retuits para ser exactos — desde que el cierre comenzó la medianoche del sábado 22 de diciembre.

“Estoy solo (pobre de mí) en la Casa Blanca esperando a que los demócratas regresen y hagan un trato sobre la desesperadamente necesaria Seguridad Fronteriza”, tuiteó la víspera de Navidad.

El presidente pasó largas horas frente a la televisión, telefoneó a sus asesores y sacó a relucir tuits furibundos contra los demócratas por oponerse a su muro fronterizo. Invitó a almorzar a algunos aliados, entre ellos el senador Lindsey Graham. Trabajaba en la Oficina Oval unas horas al día, según personas familiarizadas con su agenda, aunque no tenía muchos compromisos formales en su calendario.

El 25 de diciembre, Trump dio un mensaje por videollamada a militares estadounidenses en el extranjero. (Photo by Zach Gibson-Pool/Getty Images)

Trump volvió a aparecer públicamente después de seis días a puerta cerrada durante una sesión de 90 minutos ante periodistas, saltando de un tema a otro e intentando defender su muro fronterizo.

También reflexionó sobre su tiempo en solitario.

“Estuve aquí en la noche de Navidad, estaba solo en la Casa Blanca, es una casa grande, grande, excepto por todos esos tipos en el césped con ametralladoras. Las mejores ametralladoras. Yo les saludaba”, dijo a periodistas. (La primera dama estuvo en la Casa Blanca desde la Nochebuena hasta el 27 de diciembre).

“El Servicio Secreto y los militares, son personas geniales. No juegan, no les gustan los saludos. Ni siquiera sonríen”, dijo Trump. “Pero yo estaba allí a solas con las personas de las ametralladoras, y me sentí muy a salvo … Pero esperaba que tal vez alguien volviera y negociara, pero no lo hicieron”.

Solo en casa

Aunque el cierre parcial del gobierno no afectó directamente a muchos miembros del personal de la Casa Blanca, el ala oeste estaba prácticamente vacía debido a las vacaciones. Trump fue el primer presidente en pasar la Navidad en la Casa Blanca desde que el presidente Bill Clinton se quedó en casa a unas semanas de concluir su periodo en el 2000.

La oficina de prensa de la Casa Blanca, que permaneció cerrada a la prensa durante días seguidos, no ofreció ninguna guía diaria sobre el calendario del presidente desde el día en que se inició el cierre hasta el miércoles, sin informar sobre cómo pasó Trump sus días en la Casa Blanca o cualquier reunión que se haya celebrado.

Su única salida del 1600 de la Avenida Pensilvania en la semana posterior a su viaje a Iraq fue una visita al otro lado de la ciudad hasta la residencia del vicepresidente Mike Pence, donde cenó con este, así como con su nuevo secretario de la Casa Blanca en funciones, Mick Mulvaney, y su yerno Jared Kushner, quien hizo el breve viaje de regreso a Washington, pero volvió a Palm Beach al día siguiente.

Trump también ocupó su tiempo tomando un descanso de sus programas habituales de noticias por cable y cambiándolos por algunas transmisiones públicas.

“Anoche vi PBS, no lo había visto en un tiempo, PBS, y me di cuenta, ya sabes, estaba en la Casa Blanca completamente solo durante seis, siete días, es muy solitario”, le dijo a reporteros el miércoles.

Otro factor que posiblemente contribuya a esa inquietud: la falta de golf. El miércoles se empató el récord anterior de Trump del tiempo más largo que ha pasado sin jugar al golf como presidente: 38 días. El último día que Trump jugó golf fue el 25 de noviembre mientras estaba en Palm Beach para el Día de Acción de Gracias. El jueves se alcanzará el periodo más largo que haya pasado sin jugar al golf como presidente.

Trump les había dicho a varios asesores que creía que sería un suicidio político viajar a Mar-a-Lago durante el cierre, o incluso jugar al golf en su centro turístico fuera de Washington.

Mientras tanto, en Palm Beach…

A pesar de que se lamentaba en varias ocasiones de estar solo, Trump insistía en que su familia permanecía en Palm Beach sin él mientras él suspendía sus vacaciones.

“Mi familia estaba en Florida. Dije: ‘Quédense ahí y diviértanse’, pero pensé que debería estar aquí por si la gente quería venir a negociar la seguridad fronteriza”, dijo Trump.

La primera dama Melania Trump regresó en Nochebuena desde Palm Beach, donde estaba pasando las vacaciones con su hijo, Barron. El presidente y su esposa participaron en la tradición anual de recibir llamadas de niños hechas al Comando de Defensa Aeroespacial (NORAD) antes de asistir a un servicio de Nochebuena en la Catedral Nacional y partir en su viaje clandestino a Iraq.

Melania Trump viajó de vuelta — su tercer viaje en un avión del gobierno durante el cierre — a Palm Beach el 27 de diciembre, donde organizó la fiesta anual de Año Nuevo del club, un evento de etiqueta de US$ 1.000 la entrada. Desde entonces, Melania Trump ha tenido “llamadas diarias” con su marido, según dijo un funcionario de la Casa Blanca a CNN.

Además, Donald Trump Jr. y su novia, la expersonalidad de Fox News y actual vicepresidenta de America First Policies, Kimberly Guilfoyle, pasaron las vacaciones en Mar-a-Lago, junto con su exesposa, Vanessa Trump, quien se hospedó en el club.

Ivanka Trump y Jared Kushner también estuvieron presentes en Palm Beach, aunque Kushner regresó brevemente a Washington para la cena del viernes por la noche. Eric Trump y su esposa, Lara, pasaron un tiempo en el club durante las vacaciones, y salieron para la Navidad rumbo a Wrightville Beach, ciudad natal de Lara, pero volvieron en la semana.

Tiffany Trump pasó la Navidad con su madre, Marla Maples, en la ciudad de Nueva York, y luego viajó a Asia.

La víspera de Año Nuevo

En Washington, no está claro cómo recibió el presidente en 2019, o si se quedó despierto hasta la medianoche. Sin embargo, deseó a todos, “INCLUIDOS LOS ODIADORES Y LOS MEDIOS DE NOTICIAS FALSAS”, un feliz año nuevo a través de Twitter.

Los tres hijos mayores del presidente y sus seres queridos volvieron a Washington y Nueva York el martes. Se espera que la primera dama y Barron Trump permanezcan en Palm Beach durante varios días más.

Kate Bennett, Allie Malloy y Boris Sanchez de CNN contribuyeron con este informe.