CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Seguridad

Primero en CNN: Cientos de agentes de la TSA que deben trabajar sin pago están ausentándose en grandes aeropuertos

Por Rene Marsh, Gregory Wallace

(CNN) — Cientos de funcionarios de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA, por sus siglas en inglés), que están obligados a trabajar sin sueldo a través del cierre parcial del Gobierno, han pedido permiso de enfermedad esta semana desde al menos cuatro aeropuertos principales, según dos funcionarios de la agencia y tres funcionarios del sindicato de empleados de la TSA.

Las ausencias masivas inevitablemente podrían significar que los viajes aéreos sean menos seguros, especialmente en un momento en el que el cierre entra en su segunda semana sin un final claro del estancamiento político a la vista.

“Esto definitivamente afectará al público de viajeros que hemos jurado proteger”, dijo a CNN Hydrick Thomas, presidente del sindicato nacional de empleados TSA.

El portavoz de la TSA, Michael Bilello, dijo que la agencia está “vigilando de cerca la situación” y que los “tiempos de espera de evaluación siguen siendo adecuados para los estándares de la TSA”, aunque eso podría cambiar si aumenta el número de ausencias.

En el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de Nueva York, hasta 170 empleados de la TSA han pedido permiso cada día esta semana, le dijo Thomas a CNN. Los oficiales de un turno de la mañana debían trabajar horas adicionales para cubrir las brechas.

Los pedidos de permiso han aumentado entre un 200% y un 300% en el Aeropuerto Internacional de Dallas-Fort Worth, donde, por lo general, entre 25 y 30 empleados de la TSA realizan pedidos de ausencia desde un turno promedio de acuerdo con un funcionario local de la TSA familiarizado con la situación.

Los funcionarios sindicales enfatizan que las ausencias no son parte de una acción organizada, pero creen que la cantidad de personas que piden permiso de ausencia probablemente aumentará.

“Este problema de las ausencias realmente explotará en la próxima semana o dos cuando los empleados pierdan su primer cheque de pago”, dijo a CNN un funcionario sindical en el Aeropuerto Internacional de Dallas-Fort Worth. “Los oficiales de la TSA le están diciendo al sindicato que encontrarán otra manera de ganar dinero. Eso significa pedir permiso de ausencia para ir a hacer otros trabajos”.

Los aeropuertos de Carolina del Norte, incluidos Charlotte y Raleigh-Durham, han experimentado un 10% más de llamadas TSA, según Mac Johnson, el presidente del sindicato local. “Ese número empeorará a medida que esto se prolongue”.

Las ausencias están “creando una vulnerabilidad” y los evaluadores de seguridad están “haciendo más con menos”, dijo Johnson.

Dos de las fuentes, que son funcionarios federales, describieron a las ausencias por enfermedad como protestas por el retraso del cheque de pago. Uno lo llamó la “gripe azul”, una referencia a las camisas azules que usan los agentes de seguridad del transporte que revisan a los pasajeros y el equipaje en los puntos de control de seguridad del aeropuerto.

Sin embargo, un funcionario del sindicato dijo que aunque algunos empleados están molestos por el pago, los agentes han dicho que están ausentándose por razones más prácticas. Los padres solteros ya no pueden pagar el cuidado infantil o están encontrando empleos que pagan en efectivo fuera del trabajo del Gobierno para pagar su alquiler y otras facturas, por ejemplo.

Aproximadamente una cuarta parte del Gobierno, incluida la TSA y el Departamento de Seguridad Nacional, han estado sin financiamiento desde el 22 de diciembre. Aproximadamente 55.000 empleados de la TSA que examinan alrededor de 800 millones de pasajeros al año se consideran esenciales y se encuentran entre los 420.000 trabajadores federales que se espera que continúen trabajando sin recibir pago.

“Las ausencias se iniciaron durante el período de vacaciones y han aumentado, pero están causando un impacto mínimo dado que hay 51.739 empleados que apoyan el proceso de selección”, dijo Bilello a CNN en un comunicado, y agregó que TSA había examinado a 2,2 millones de pasajeros el jueves y el 99,8% esperó menos que 30 minutos. “La eficacia de la seguridad no se verá comprometida y los estándares de rendimiento no cambiarán”.

Sin embargo, “los tiempos de espera pueden verse afectados según el número de ausencias”, dijo Bilello.

“TSA agradece a los agentes que se presentan al trabajo, se mantienen enfocados en la misión y son respetuosos con el público que viaja mientras continúan el importante trabajo necesario para asegurar los sistemas de transporte de la nación”, dijo.

La TSA ha dicho previamente que los agentes eventualmente serán compensados.

“Nunca tuvimos una situación en la que no se pagó a los agentes”, dijo el administrador de la TSA, David Pekoske, a los reporteros mientras mostraba los procedimientos de seguridad en un aeropuerto del área de Washington días antes de que comenzara el cierre. Dijo que los recientes cierres han sido “de una duración que no resulta en un retraso en el pago”.

El presidente Donald Trump y los líderes del Congreso se reunieron el viernes en la Casa Blanca y no están más cerca de resolver el impasse. El cierre podría durar meses o incluso años, dijo Trump, al líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer.

Cómo TSA puede abordar el problema

La cantidad de pasajeros que viajan ha aumentado en aproximadamente un 4% cada uno de los últimos años, dijo Pekoske en septiembre. Dijo que el crecimiento “sin incrementos proporcionales en el tamaño de la fuerza laboral de nuestros agentes de Seguridad del Transporte… ha impactado tanto la capacitación como la moral”.

Y la TSA se está preparando para más convocatorias la próxima semana, según funcionarios veteranos de campo. Eso significa que los funcionarios de la TSA en los aeropuertos de todo el país, conscientes de que las largas líneas de seguridad frustran a los pasajeros, podrían tener que tomar decisiones difíciles, incluso dejar que los pasajeros aborden los vuelos con menos control.

La gran pregunta es: “¿Cómo están llenando el vacío?” ,dijo uno de los veteranos funcionarios de la TSA, expresando preocupación por el impacto en la seguridad. “Si no hay largos tiempos de espera en los aeropuertos, hay algo en el lado de la seguridad que no están haciendo”.

Esos funcionarios dicen que las posibles opciones que pueden usar los aeropuertos incluyen menos controles de seguridad de inspección al azar en los pasajeros, o dar a los pasajeros que no han sido examinados para el programa PreCheck una revisión acelerada. Los aeropuertos que tienen dificultades para controlar los puestos de control del personal también pueden comenzar a reducir la cantidad de carriles abiertos para los pasajeros, lo que probablemente signifique líneas más largas y tiempos de espera.

Los aeropuertos que luchan con problemas de mano de obra también pueden optar por aflojar los estándares para el equipaje documentado basándose en la teoría de que las personas no traerían una bomba en sus propios vuelos porque la explosión también los mataría. Conocida como coincidencia positiva con la equipaje de pasajeros, supone que si un pasajero se registra y aborda el vuelo, su equipaje documentado es seguro, pero algunos expertos en seguridad dudan que sea efectivo.

No hay indicios de que alguna de estas medidas haya sido necesaria o implementada.

Marnie Hunter de CNN contribuyó a este informe.