CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

La mayoría de los estadounidenses están en contra de Trump, el muro y el cierre de gobierno

Por análisis de Harry Enten

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hablará esta noche al pueblo estadounidense sobre por qué deberían apoyarlo en el cierre parcial del gobierno.

El martes, su mensaje en el horario estelar versará sobre la “crisis de seguridad nacional y humanitaria en nuestra frontera sur”, tuiteó. Pero Trump enfrenta un ascenso cuesta arriba: las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses lo culpan a él y a los republicanos por el cierre de gobierno, y la mayoría se ha opuesto constantemente a su idea de un muro fronterizo con México.

El promedio de las encuestas hechas desde el inicio del cierre indica que los estadounidenses están culpando a los republicanos por el cierre. En promedio, alrededor del 50% piensa que Trump es el culpable, el 35% piensa que los demócratas son los principales culpables y cerca del 5% cree que los republicanos son los principales culpables.

Cuando se combinan todos los números, alrededor del 55% culpan a los republicanos (Trump o republicanos del Congreso) y a aproximadamente el 35% se culpa a los demócratas del cierre.

Las buenas noticias para Trump y los republicanos es que no está claro si su posición respecto al cierre es peor de lo que era antes de que comenzara. Las encuestas antes de que se iniciara el cierre indicaron en que los estadounidenses culparían a los republicanos de un cierre por un margen de entre 15 y 20 puntos, que es donde la encuesta se ubica.

La firme posición de Trump y de los republicanos en el Congreso es por lo que, en gran parte, siguen reteniendo a su base. En el promedio de las encuestas, más del 80% de los que votaron por Trump en 2016 dicen que los demócratas del Congreso son los más culpables del cierre.

Sin embargo, es posible que Trump esté perdiendo votantes en el centro del electorado debido al cierre. Antes de que comenzara el cierre, la posición de Trump sobre el cierre era algo más impopular que la calificación de aprobación general de Trump.

  • Mira: Trump fija fecha para completar la construcción del muro fronterizo para 2020

Ahora, la aprobación del presidente parece haber caído un poco en las últimas semanas, ya que el cierre ha seguido su curso. De acuerdo con el conjunto de encuestas de FiveThirtyEight, el porcentaje de aprobación de Trump es de solo 41%. Esa es la cifra más baja desde septiembre, abajo por un punto. Mientras tanto, su índice de desaprobación se sitúa en el 54%, que es el más alto, por un punto, desde septiembre.

Curiosamente, a Trump no le va mucho mejor con los votantes. Como escribí antes, el arma política secreta de Trump es que su base sean los estadounidenses mayores y “es más probable que ellos voten más que los jóvenes”. Las últimas encuestas muestran su índice de aprobación, y los votantes solo alcanzan el 42%. Esa es la peor reputación de Trump desde septiembre. Su desaprobación es del 53%. Al igual que su índice de desaprobación general, este es el nivel más alto de Trump desde septiembre.

El hecho de que Trump esté perdiendo la lucha de cierre en el tribunal de la opinión pública no debería ser una sorpresa, pues llegó a las negociaciones con una posición bastante débil.

El problema principal de Trump es que desea obtener fondos de un muro fronterizo entre Estados Unidos y México. Si bien eso puede ser popular en su base, los estadounidenses se han opuesto sistemáticamente a un muro fronterizo. Antes del cierre, se opusieron a ello con un margen de 10 a 20 puntos. No hay signos de que esto haya cambiado en las últimas encuestas.

Su segundo y menor problema es que es menos popular que su principal adversario, la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi. Es una gran hazaña dado que los líderes del Congreso (en virtud de dirigir una rama impopular del gobierno) suelen ser impopulares. Esto perjudica su capacidad de ganar el cierre al convertirlo en un concurso de popularidad entre dos políticos.

Por supuesto, para un presidente que ha estado satisfecho con ser popular solo entre su base, el que Trump tenga solo el apoyo de los republicanos puede ser todo lo que necesita para no ceder ante los demócratas durante este cierre. Por otro lado, los demócratas no tienen ninguna razón para ceder ante Trump con el público de su lado.

El resultado podría ser un cierre prolongado.