CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cambio climático

¿Cómo el cambio climático es el mayor riesgo para los negocios (y para el mundo)?

Por Ivana Kottasová

(CNN) — Las empresas y los inversionistas se están dando cuenta de los peligros que presenta el cambio climático y el clima extremo.

Muchos ahora consideran que los riesgos ambientales, como las sequías y los incendios forestales, son incluso más peligrosos que los mercados turbulentos, los ataques cibernéticos o los problemas geopolíticos.

Las cuestiones climáticas y medioambientales dominan una clasificación de los principales riesgos globales que fue elaborada por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) antes de su cumbre anual en Davos.

MIRA: Las cifras que muestran la gravedad del cambio climático en América Latina

Los líderes empresariales y expertos encuestados por WEF dijeron que el clima extremo, la migración causada por el cambio climático y los desastres naturales son los tres riesgos que tienen más probabilidades de enfrentarse en 2019.

Cada uno de los riesgos relacionados con el clima también se encuentran entre los cinco temas principales en términos de impacto potencial.

“Hay más presión de los inversionistas y más requisitos para las compañías”, dijo John Drzik, presidente de digital de riesgos globales del corredor de seguros Marsh. “Ya han enfrentado la presión de los consumidores para hacer que sus productos sean más amigables con el clima, pero la presión de los inversores es nueva”.

Los incendios forestales devastaron partes de California en 2018.

Riesgos climáticos

Los desastres naturales y el clima extremo causaron daños por cerca de 160 mil millones de dólares en 2018, según la compañía reaseguradora Munich RE. Control Risks, una consultora que, además, predice que la cifra se superará en 2019.

“Desde tormentas a inundaciones a sequías e incendios forestales, los costos de producción, distribución, ventas y viajes interrumpidos se dispararán en 2019”, dijo el grupo en su informe anual de riesgos.

LEE: Los siete desafíos del cambio climático en América Latina

Los desastres climáticos del año pasado apuntan a varias áreas donde las empresas enfrentan mayores riesgos.

La primera es la cadena de suministro. Un informe de la Universidad de Maryland y la firma de software Resilinc mostró que las interrupciones en la cadena de suministro global causadas por el clima se duplicaron el año pasado.

El riesgo no afecta solo a los países en vía de desarrollo, donde la infraestructura suele ser más débil. Los huracanes Harvey, Irma y María se combinaron en 2017 para convertir a Estados Unidos en la región más afectada por primera vez.

El ejemplo más dramático de una compañía que está bajo presión por los riesgos relacionados con el medio ambiente es Pacific Gas and Electric, PG&E.

La compañía de servicios públicos de California enfrenta miles de millones de dólares en reclamos por los mortales incendios de 2018, y dijo a principios de esta semana que se declararía en bancarrota el 29 de enero.

La compañía citó al menos 7.000 millones de dólares en reclamos por este fenómeno, que causó 86 muertes y destruyó 14.000 hogares. Se cree que el incendio se inició cuando una línea eléctrica de PG&E entró en contacto con árboles cercanos.

En la declaración de bancarrota, la compañía citó el “aumento significativo en el riesgo de incendios forestales resultantes por el cambio climático” como una de las razones de su decisión.

MIRA: Los riesgos del calentamiento global: ¿qué tan cerca está el punto sin retorno?

“Simplemente no veríamos los catastróficos fenómenos meteorológicos que hemos presenciado en los últimos años si no fuera por el efecto amplificador del cambio climático”, dijo Michael Mann, director del Centro de Ciencias del Sistema Terrestre de Penn State.

El huracán Michael afectó el nortoeste de Florida en octubre.

Respuesta empresarial

Los mejores inversores exigen que más empresas elaboren planes de acción ambiental. También les están pidiendo a los directores ejecutivos que consideren los riesgos para sus negocios causados ​​por las cambiantes actitudes de los consumidores hacia el cambio climático.
Alison Martin, la directora de riesgos de Zurich Insurance Group, dijo que no importa si el liderazgo de la compañía “cree en el cambio climático o [lo que ellos piensan] que son sus causas”.

“Si usted era un fabricante de pajitas de plástico hace unos años pensando en el futuro de su estrategia, tal vez no estaba anticipando que el sentimiento del consumidor podría moverse tan rápida y radicalmente en su contra”, dijo.

Los accionistas son cada vez más vocales.

El fondo de riqueza soberana de 1 billón de dólares de Noruega lanzó un gran impulso para la sostenibilidad en septiembre, diciendo que utilizará su poder como el mayor accionista del mundo para influir en las empresas para que se comporten de manera más responsable.

LEE: ¿Es la pintura el secreto para combatir el calentamiento global?

El mes pasado, los inversionistas que administran activos por un valor de 32 billones de dólares pidieron a las empresas que intensifiquen sus esfuerzos para hacer frente al cambio climático.

En un histórico informe sobre el clima del año pasado, las Naciones Unidas pidieron “cambios rápidos, de gran alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad”. Advirtió que el mundo tiene solo 12 años para evitar un desastre climático.

Drzik dijo que el cronograma de la ONU hizo que las compañías despertaran a la urgencia.

“La visión de los riesgos tiende a estar dominada por el horizonte a corto plazo, y el clima aún se considera más a largo plazo que el riesgo geopolítico […] pero ese informe ha comenzado a atraer más atención”, dijo.

Maersk, la compañía naviera más grande del mundo, dijo que su objetivo es ser neutral en emisiones de carbono para 2050 e instó a otras compañías navieras a hacer lo mismo.

El mes pasado, Shell se convirtió en la primera compañía de energía en vincular el pago a sus ejecutivos por las emisiones de carbono.