CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

Los asesinatos de personas transgénero en Estados Unidos tuvieron otro año alarmante

Por Jen Christensen

(CNN) — Durante décadas, cada año que ha estado activa en la comunidad transgénero, Isa Noyola ha asistido a un funeral de una amiga.

Como directora adjunta del Centro de Derecho Transgénero con sede en Oakland, California, ha conocido a muchos miembros de la comunidad que tienen la misma experiencia. “La muerte, la pérdida profunda, la violencia que nos rodea, es constante. Es una parte importante de mi experiencia transgénero”.

Imágenes de las mujeres transgénero asesinadas en Estados Unidos durante 2018.

A pesar de la más alta visibilidad trans de todos los tiempos, con celebridades como Caitlyn Jenner y Laverne Cox, ahora protagonistas de los medios de comunicación tradicionales, la violencia contra la comunidad está empeorando, dicen los activistas de esta comunidad.

Se cree que Christa Leigh Steele-Knudslien, de 42 años, una de las fundadoras del concurso Miss Trans America, fue la primera persona transgénero asesinada en 2018.

“Tienes este increíble momento crucial de visibilidad de los medios con la cultura pop, pero viene sin educación ni un conocimiento más profundo sobre la comunidad transgénero”, dijo Noyola. “Demasiados lugares siguen siendo inseguros”.

Más de dos docenas de personas transgénero fueron asesinadas el año pasado, según la información recopilada por CNN, el Proyecto contra la Violencia de la Ciudad de Nueva York y la Campaña por los Derechos Humanos, un grupo de defensa de los derechos civiles LGBTQ.

Amia Tyrae Berryman, de 28 años, fue asesinada en Baton Rouge en marzo. Los amigos en las redes sociales dijeron que trabajaba en el cuidado de la salud en el hogar y que tenía un “gran corazón”.

Es imposible tener un número exacto. Las estadísticas federales son limitadas. También hay “informes graves”, según el Instituto Williams, un grupo de expertos en políticas públicas centrado en la orientación sexual y los problemas de identidad de género.

Otro problema es que la policía, los medios de comunicación e incluso los miembros de la familia a menudo identifican mal a las víctimas, mencionando a la persona con el nombre y el género con el que no se identificaron. De las 28 víctimas que CNN encontró, la mayoría fueron malentendidas inicialmente, y en algunos casos, la policía y los medios continúan haciéndolo.

Viccky Gutiérrez, de 33 años, participaba activamente en la comunidad trans en Los Ángeles, un inmigrante de Honduras. Amigos que crearon una página de crowdfunding para recaudar dinero para su funeral, la llamaron “alma hermosa que era realmente amable con todos”. Fue asesinada en enero.

Fue el segundo año consecutivo que más de dos docenas de miembros de la comunidad trans fueron asesinados; 2017 fue el más mortífero de la historia. Según la Campaña por los Derechos Humanos, al menos 29 personas transexuales fueron asesinadas en 2017. Y de acuerdo con los cálculos del grupo, se han registrado 128 asesinatos de personas trans en 87 ciudades en 32 estados desde 2013, de los cuales el 80% eran personas negras.

Todas menos una de las víctimas en 2018 eran mujeres trans, y todas menos una eran personas de color. Esa tendencia ha sido consistente durante años.

Tydi Dansbury, de 37 años, fue baleada y asesinada en Baltimore en noviembre, según el HRC. La comunidad local realizó una vigilia en su honor. Su caso sigue abierto.

“Desafortunadamente, las personas transgénero corren peligro de sufrir violencia en todas partes”, dijo Beverly Tillery, directora ejecutiva del Programa contra la Violencia de la Ciudad de Nueva York, cuya Coalición Nacional de Programas contra la Violencia ha estado siguiendo la violencia contra la comunidad LGBTQ desde 1996.

La comunidad LGBTQ es mucho más propensa a ser atacada violentamente que cualquier otro grupo marginado en Estados Unidos, dice el Southern Poverty Law Center, una organización sin fines de lucro que se especializa en derechos civiles y temas públicos. La comunidad transgénero aparece especialmente vulnerable.

Sasha Wall, de 29 años, fue asesinada en abril. Ella vivía en la pequeña ciudad de Carolina del Sur. La policía encontró su disparo en un automóvil que había estado funcionando durante dos horas, justo en el camino y la gente estaba dando vueltas alrededor de él, dijo un alguacil a la estación WSOC, asociada de CNN.

“Cuando hay una mezcla de misoginia, transfobia y racismo, las personas que viven en la intersección de identidades múltiples enfrentan una violencia que puede ser inflada por los prejuicios que se multiplican”, dijo Sarah McBride, secretaria de prensa nacional para la Campaña de Derechos Humanos y autora de “Mañana será diferente: el amor, la pérdida y la lucha por la igualdad trans”.

“Aunque ciertamente hay casos de personas asesinadas por personas que conocen, incluidos sus compañeros, muchas de las personas transgénero que han sido asesinadas murieron en manos de extraños”, dijo McBride. “Más personas necesitan entender que esta epidemia de violencia dirigida contra las personas marginadas en este país, incluidas las personas transgénero, se basa en el odio y es un subproducto del prejuicio existente inflado por políticos demasiado ansiosos por apelar a la corriente oculta más oscura de la sociedad”.

18 de estas víctimas conocidas murieron por disparos de armas de fuego. Cuatro fueron apuñaladas. Las casas de dos víctimas fueron incendiadas mientras estaban adentro. Cuatro fueron golpeados hasta la muerte.

Dieciocho de los casos están sin resolver.

Se cree que Vontashia Bell, de 18 años, es la víctima transgénero más joven asesinada en 2018 en Estados Unidos.

Las víctimas tienen edades comprendidas entre los 18 y los 54 años. Once de las 28 víctimas tenían menos de 30 años. La policía encontró a la menor Vontashia Bell, de 18 años, tendida  en la calle en Shreveport, Luisiana, en agosto, con un disparo en el pecho y la muñeca. Le encantaban los videojuegos y se autodenominaba geek, según su perfil de redes sociales. Su caso sigue sin resolverse.

La víctima de mayor edad, Keisha Wells, de 54 años, recibió un disparo en el estómago en junio. Tenía la reputación de hacer reír a todos. Fue la segunda mujer trans asesinada en Cleveland en 2018, y su caso sigue abierto.

Shantee Tucker, de 30 años, recibió un disparo en la espalda en Filadelfia en septiembre.

El 5 de septiembre, la policía reportó que Shantee Tucker recibió un disparo en la espalda en Filadelfia. Según su página de homenaje en Facebook, acababa de celebrar su 30 cumpleaños. Meses después de su muerte, los amigos continúan publicando fotos y mensajes de dolor. Las imágenes muestran a una mujer alegre bailando y posando con amigos. Su caso sigue abierto.

El asesinato de Diamond Stephens sigue sin resolverse.

Diamond Stephens, de 39 años, recibió un disparo en la parte posterior de la cabeza, mientras conducía a casa en Meridian, Mississippi, en junio, según WTOK, afiliada de CNN. La policía había sido llamada a la escena de un accidente de furgoneta y la encontró adentro. Su caso también sigue sin resolverse.

La víctima más reciente, Kelly Stough, quien también recibió el nombre de Keanna Mattel, de 36 años, cantó en el coro de su iglesia en Detroit y era una aspirante a diseñadora de moda. En 2015, habló en contra de la forma en que la policía manejó la violencia contra la comunidad transgénero. La policía la halló muerta el 7 de diciembre. La oficina del fiscal dijo que presentará evidencia de que el asesinato fue un crimen de odio contra personas transgénero. La policía arrestó a un ministro local, Albert Weathers. El abogado de Weathers dijo a la televisión local afiliada que su cliente mantiene su inocencia.

¿Un asesino en serie en Florida está apuntando a mujeres trans?

Cinco mujeres trans fueron asesinadas en Florida en 2018, según Equality Florida. Tres víctimas fueron en Jacksonville, una en Orlando y una en North Port.

“Cada caso tenía algo similar: todas eran mujeres trans de color, entre los 20 y los 30 años. Y había algunos patrones: cada una de ellas recibía disparos, generalmente en las primeras horas de la mañana, y sus cuerpos se dejaban en áreas aisladas para que se encontraran al día siguiente”, dijo Gina Duncan, directora de Igualdad de Personas Transgénero de Equality Florida. Algunos miembros de la comunidad siguen temerosos de que alguien apunte a mujeres transgénero.

Celine Walker fue asesinada en febrero. El caso sigue en investigación.

Algunos miembros del Comité de Acción Transgénero de Jacksonville dijeron que seguían preocupados por su propia seguridad. Los casos siguen siendo investigados.

“El ciclo de violencia contra la comunidad se ha normalizado demasiado”, dijo Nadine Smith, directora ejecutiva de Equality Florida. “Pasamos por el mismo ciclo de horror, enojo, pena, vigilia, deshumanización de la víctima, y ​​luego sucede el siguiente, y nadie se sorprende. Deberíamos estar impactados”, agrega.

Vulnerable a la violencia

“Las personas trans enfrentan una tasa alarmante de violencia en general”, dijo Jody Herman, quien trabajó en la Encuesta Transgénero de 2015 en Estados Unidos y ahora trabaja con el Instituto Williams. La encuesta encontró que la violencia no se limita al asesinato.

Sasha Garden, de 27 años, originaria de Wisconsin, fue encontrada muerta en julio en Orlando con signos de haber sido golpeada. Se le recuerda como una estilista con talento y mucho futuro.

La mitad de las casi 28.000 personas transgénero encuestadas experimentaron algún tipo de violencia por parte de su pareja. Al menos el 10% experimentó violencia a manos de miembros de la familia después de que les informaron que eran personas transgénero, y el 9% dijo que habían sido atacadas físicamente por ser transgénero en el año anterior a la encuesta. El 10% fue agredido sexualmente en el mismo período.

Según el Centro Nacional para la Igualdad de Transgéneros, más de una de cada cuatro personas transgénero ha sido agredidas por su identidad.

La raíz de la inestabilidad

“Muchas veces somos rechazados por la familia. Nos rechazaron los refugios para personas sin hogar. No puedo conseguir trabajo. No se aceptan en la escuela ni en la iglesia”, dijo Noyola, del Centro de Derecho Transgénero. “Seguimos siendo vulnerables y, a menudo, seguimos en modo de supervivencia. Demasiadas personas quieren causar daño y creen que se saldrán con la suya”, indica.

Cuando se les niega a las personas la igualdad de oportunidades para la justicia, el empleo, la educación y la atención médica, los estudios demuestran que corren un riesgo mucho mayor de violencia.

Antash’a English, de 38 años, fue asesinada a tiros en Jacksonville en junio. Sus amigos le dijeron a los medios locales que era una persona leal.

Por ejemplo, el 30% de los empleados transgénero informan que han sido despedidos, rechazados por una promoción o maltratados en el trabajo debido a su identidad de género, según la Encuesta de Transgéneros de 2015. La tasa de desempleo es tres veces más alta para las personas transgénero que para la población general, y el 42% informa haber estado sin hogar en algún momento, más de cinco veces la tasa de la población general.

Sin empleo, algunas personas transgénero tienen que recurrir a la “economía clandestina”. Según los estudios, los trabajadores sexuales tienen tres veces más probabilidades de experimentar violencia física o sexual. La Campaña por los Derechos Humanos estima que una de cada tres víctimas transgénero de violencia fatal estuvo involucrada en trabajo sexual.