CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Chapo Guzmán

'El Chapo' Guzmán

Examante del Chapo dice que el capo la llevó al mundo del narcotráfico

Por Sonia Moghe

(CNN) — La exlegisladora mexicana Lucero Sánchez rompió a llorar después de describir cómo su antiguo amante, Joaquín “El Chapo” Guzmán, la llevó a realizar tráfico de marihuana y no le pagó por su trabajo.

Casi una docena de ex socios del cartel han testificado contra Guzmán en su juicio federal en Brooklyn, Nueva York, pero Sánchez fue la primera mujer testigo que cooperó. Guzmán se ha declarado inocente de los cargos de narcotráfico internacional y conspiración para asesinar a sus rivales.

Sánchez, con un uniforme azul de prisión, declaró el jueves mientras la esposa de Guzmán, Emma Coronel, estaba sentada en las gradas del tribunal. Sánchez dijo que conoció a Guzmán en 2010 cuando tenía 21 años.

Lucero Sánchez

“Hasta hoy estoy confundida, pensé que era una relación romántica, como pareja”, dijo Sánchez, provocando la risa de Coronel.

‘Su esposa casera’

A pesar de que Sánchez se acercó mucho a Guzmán, cuando iba a visitarlo a su escondite en las montañas de Sinaloa, sus ojos estaban cubiertos para que no supiera a dónde la llevaban y le quitaban su teléfono.

El teléfono era una parte central de su vida como pareja. Al principio de su relación, Guzmán hizo que un trabajador le diera un BlackBerry “que habían arreglado para que pudiéramos comunicarnos”. En este punto, Guzmán había estado huyendo de las autoridades durante casi una década después de escapar de una prisión mexicana en 2001.

Sánchez dijo que la pareja hablaba todos los días, a todas horas del día, y que Guzmán le pedía a alguien que le trajera un teléfono nuevo cada pocas semanas. Un extécnico informático de Guzmán testificó la semana pasada que Guzmán le hizo instalar un software espía que le permitía rastrear llamadas telefónicas y mensajes de allegados, amantes y familiares.

LEE: Este es el técnico informático colombiano que les reveló a las autoridades los secretos del Chapo

En un momento, Sánchez vivió con Guzmán en una de sus casas de seguridad. Ella se encargaba de las diligencias personales de Guzmán, que no podía salir de casa.

“Yo era su esposa casera”, dijo.

Ella compraba su ropa: camisas, pantalones, zapatos y ropa interior. Y ella cortaba la extensión de los pantalones, dijo, porque a menudo eran demasiado largos.

El apodo de Guzmán, después de todo, es “El Chapo”, que significa “bajo”.

Las tres B’s de calidad

Su relación cambió cuando, en 2011, Guzmán le preguntó a Sánchez si sabía algo sobre diferentes tipos de marihuana. Ella no sabía nada. Entonces, la envió a una región montañosa en su estado natal de Durango, donde tenía vínculos con una comunidad con productores y cultivadores de marihuana.

“No tenía a nadie que le trajera marihuana”, dijo. “Al menos, eso es lo que decía”.

Era difícil obtener el servicio de telefonía celular en esa remota región, dijo Sánchez, por lo que subía una colina alta varias veces al día para poder comunicarse con Guzmán. Los mensajes de BlackBerry interceptados muestran a Guzmán que le indicaba que comprase 400 kilos de marihuana para que los cargaran en un avión privado que conducía un piloto que fue su socio.

Guzmán le dijo, testificó ella, que al momento de comprar marihuana debería buscar “las tres B de calidad”: Buena, bonita y barata.

Al principio, Guzmán quería que ella comprara la marihuana a crédito, pero ella la rechazó porque temía que los granjeros no recibieran el pago.

“Esas eran personas de muy bajos ingresos y trabajaban demasiado”, dijo.

En los mensajes de BlackBerry interceptados, Guzmán le envía un mensaje de texto: “Amor… tienes que rasgar las bolsas para que no compres más con semillas”. Guzmán estaba haciendo referencia a la marihuana con semillas, que es de peor calidad, dijo Sánchez. Ella dijo que a propósito enviaba paquetes de marihuana con semillas “porque quería que él se enojara conmigo para que me enviara de vuelta”.

Sánchez dijo que Guzmán nunca le pagó por su trabajo.

El escape desnudo

En 2014, Sánchez y Guzmán tuvieron una relación intermitente.

Pero la noche del 16 de febrero de 2004, estaban juntos, y la pareja estaba en su habitación a nivel del suelo de una de las varias casas que usaba como escondites en las afueras de Culiacán, la capital de Sinaloa.

Mientras tanto, el agente de la DEA de los Estados Unidos Victor Vázquez estaba afuera. Vázquez tenía su base en Ciudad de México y tuvo la tarea de intentar localizar a tres hombres que se cree que son jefes del Cartel de Sinaloa: Rafael Caro Quintero, Ismael “El Mayo” Zambada y Guzmán. Después de no poder capturar Zambada, Vázquez se estaba acercando a la casa de seguridad de Guzmán.

Él y el equipo de marines mexicanos con los que estaba trabajando golpearon a la puerta de la casa, donde Guzmán y Sánchez estaban descansando. La puerta de metal era tan fuerte que varios infantes de marina intentaron derribarla con diferentes arietes.

Antes de que comenzaran los golpes, un subordinado de Guzmán corrió a la habitación, donde Guzmán estaba profundamente dormido.

“Están encima, están encima”, gritó el sujeto, conocido como “Cóndor”, despertando a Guzmán.

El grupo corrió hacia el baño contiguo, donde Guzmán tenía instalado su ascensor hidráulico debajo de la bañera. Con solo presionar un botón, la bañera se levantó, revelando un espacio oscuro y húmedo. El grupo entró, cerrando la bañera por encima de ellos, y estaban en la oscuridad.

El área se convirtió en un túnel, y Guzmán corrió por delante del grupo, completamente desnudo.

Vázquez no capturó a Guzmán ese día. Pero los días de fuga por 13 años de Guzmán acabarían unos días después, hasta que se escapó nuevamente en 2015.

Sánchez, por otro lado, decidió postularse para un cargo de diputada poco después del arresto de Guzmán. Su mandato como legisladora del estado de Sinaloa fue interrumpido luego de tres años, luego de que fue despojada de su título y acusada por el Gobierno mexicano de usar una identificación falsa para visitar a Guzmán en la cárcel.

Sánchez fue arrestada después de intentar cruzar a Estados Unidos a través de un puerto de entrada en San Diego en 2017, donde había estado intentando solicitar asilo político. Fue acusada de cargos de conspiración de narcotráfico, se declaró culpable y entró en un acuerdo de cooperación con el gobierno de Estados Unidos. Enfrenta entre 10 años de prisión y cadena perpetua.

Maria Santana de CNN contribuyó a este reporte.