CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

La debacle del cierre parcial de gobierno deja a Trump en un atasco político

Por Stephen Collinson

(CNN) — Es como si la humillación del presidente Donald Trump por el cierre del gobierno y su intento fallido de cumplir con su promesa central de campaña nunca hubiera sucedido.

“¿Alguien realmente piensa que no construiré el MURO? ¡Hice más en los primeros dos años que cualquier presidente! ¡HAGAMOS A EE.UU. GRANDIOSA DE NUEVO!”, escribió Trump el domingo por la noche, respondiendo al abrumador consenso de los medios de que había sido superado por la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi.

Pero si el presidente es simplemente desafiante o está en negación o aún no ha procesado las lecciones del impasse de 35 días que terminó con su rendición el viernes, enfrenta decisiones políticas desgarradoras.

Siguiendo adelante, tendría que adoptar un cambio fundamental de enfoque si quiere sacar dinero del muro fronterizo del Congreso y revivir una presidencia seriamente dañada por su derrota ante los demócratas en el primer choque de la nueva era del gobierno dividido.

El presidente Donald Trump anunció el 25 de enero de 2019 el fin temporal del cierre de gobierno en un evento en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca. (Crédito: Olivier Douliery/ Abaca Press). 

Pero cualquier nueva estrategia expondrá al presidente a riesgos políticos significativos y requerirá la habilidad de trabajar con las palancas del poder que Washington no pudo demostrar incluso cuando el Partido Republicano tenía el monopolio del poder en el Congreso.

Y lo más desalentador para el presidente, un verdadero acuerdo con los demócratas requeriría concesiones que lo obligarían a hacer algo que nunca se atrevió a hacer: arriesgarse a enfadar su base política ultraleal.

La desagradable realidad que enfrenta ahora Trump y las dinámicas políticas sin cambios que provocaron el cierre son las razones por las cuales Washington parece apuntar hacia un segundo cierre de gobierno, o un intento de Trump de hacer un corto circuito en el Congreso utilizando el poder ejecutivo para construir el muro, algo que podría causar una tormenta constitucional.

Los dilemas del presidente se resolverán durante una tregua de financiación a corto plazo que fue alcanzada el viernes para poner fin al cierre que dejó en caos a 800.000 trabajadores gubernamentales que no recibieron múltiples pagos a tiempo y la infraestructura federal del país en caos.

Las negociaciones se llevarán a cabo entre un panel de republicanos y demócratas de la Cámara de Representantes y del Senado que buscarán un plan de seguridad fronteriza que todos puedan aprobar.

Pero en una entrevista con The Wall Street Journal el domingo, el Presidente dijo que tenía pocas esperanzas de que las conversaciones funcionaran.

“Personalmente creo que es menos de 50-50, pero hay mucha gente muy buena en esa junta”, dijo Trump, añadiendo que dudaba de que atenuara su demanda de 5.700 millones en fondos para construir el muro.

‘Acuerdo justo’ o un nuevo cierre

Trump advirtió el viernes que si no conseguía un “acuerdo justo” sobre el dinero para el muro fronterizo al que los demócratas se oponen vehementemente para el 15 de febrero, el gobierno cerraría nuevamente o invocaría poderes de emergencia para construirlo.

El rechazo de Trump, hasta el momento, para moderar su posición no toma en cuenta el daño a su posición política en un cierre que ahora parece ser un grave error de cálculo.

El impasse afectó gravemente a los votantes moderados y dañó sus números en las encuestas, y unió y envalentonó a los demócratas. El descenso de Trump amenazó su posición entre su ejército de base para quienes el muro es una causa política casi mística.

Así que un segundo cierre podría convertirse en un desastre aún mayor para Trump.

Por un lado, los republicanos del Capitolio que se sintieron frustrados con su estrategia en el último mes podrían pensar dos veces antes de seguir al presidente a otro callejón sin salida político.

“No sé cómo cualquier miembro de la administración o del Congreso podría pensar que un cierre era una actividad digna. Nunca lo es”, dijo la senadora Susan Collins, republicana de Maine, en el programa “Face the Nation” de CBS el domingo .

Y Pelosi, disfrutando de su victoria, parece aún menos abierta a ofrecerle a Trump el tipo de compromiso con el Congreso que podría permitirle decir que recibió dinero para el muro y que los demócratas argumenten que financiaron la seguridad fronteriza.

“¿No he sido clara con lo del muro?”, preguntó Pelosi el viernes.

Trump, en un atasco político

Las señales de que las partes están tan atrincheradas como siempre, explican las crecientes expectativas de que el presidente declare una emergencia nacional o tome otra medida ejecutiva para reprogramar el dinero para financiar el muro cuando se acabe el tiempo.

“A fin de cuentas, el presidente asegurará la frontera de una manera u otra”, dijo el jefe de personal interino de Trump, Mick Mulvaney, en “Fox News Sunday”.

Pero lo que sería una determinada batalla judicial y un límite a la cantidad de fondos que el presidente podría manejar significa que tal estrategia podría salvarle la cara a la política y unir su base, pero es poco probable que conduzca a una rápida construcción de la carrera electoral para su reelección.

Esta conmoción política es la razón por la cual el presidente ahora enfrenta una encrucijada que podría alterar fundamentalmente el carácter de su presidencia y cambiar la base en una cruzada política basada en la retórica de la tierra arrasada.

Las últimas semanas han dejado en claro que los demócratas que dirigen la Cámara de Representantes no le darán a Trump nada que parezca su visión de campaña de un muro fronterizo sin obtener algo serio a cambio.

Probablemente requerirían que Trump ofrezca algo en la escala de protección permanente para inmigrantes indocumentados traídos a Estados Unidos cuando eran niños e incluso un camino hacia la ciudadanía para el grupo conocido como soñadores o ‘dreamers’.

Trump ofreció un escudo temporal para los destinatarios de DACA y otros migrantes cubiertos por el Estatus de Protección Temporal (TPS) durante tres años en un intento por salir del estancamiento en las negociaciones de cierre del gobierno.

Pero los demócratas se negaron, razonando que la protección temporal de la deportación a cambio de un muro permanente no era un buen negocio.

Incluso esa oferta limitada provocó la furia de algunos de los seguidores tradicionales de Trump en la derecha. Poner el estatus permanente sobre la mesa de cualquier migrante indocumentado podría causar una tormenta entre los seguidores que ven cualquier movimiento como “amnistía”.

El cambio en el equilibrio de poder en Washington puso a Trump en una posición profundamente irónica de que, para obtener el muro, podría tener que hacer algo que nunca había hecho antes: arriesgar la conexión con su base.