CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Brexit

El Parlamento británico votará para darle claridad al brexit, pero ¿podrán los políticos ponerse de acuerdo?

Por Jane Merrick

(CNN) — Hay un dicho sobre negociaciones en exceso con la Unión Europea: «Nada está acordado hasta que todo esté acordado». Pero en el caso del brexit, ese acuerdo nunca llegará. El estancamiento político de Gran Bretaña sobre su mayor desafío durante décadas nunca se podrá romper.

En una serie de votaciones en la Cámara de los Comunes el martes, los legisladores intentarán tomar el control del brexit del gobierno de la primera ministra Theresa May, que no logró la aprobación parlamentaria de su plan para abandonar la Unión Europea.

Varias enmiendas que se espera sean sometidas a votación deberían, en teoría, aclarar finalmente qué tipo de brexit ganará más apoyo.

Pero eso es solo en teoría.

Aún cuando los eventos se desarrollaron el lunes, con un impulso en torno a dos enmiendas clave, facciones opuestas estaban tratando de bloquearlos. Es posible que, cuando llegue el momento de votar, justo después de las 7 p.m., hora del Reino Unido, nada pase.

Y a solo dos meses para que Gran Bretaña salga de la Unión Europea, el 29 de marzo, un estancamiento hace que la posibilidad de un no acuerdo sea más probable que nunca.

La frontera de Irlanda del Norte

En un intento por romper el estancamiento, el lunes el primer ministro apoyó la enmienda presentada por Graham Brady, diputado conservador, que exige que Bruselas reevalúe la salvaguarda irlandesa, la garantía diseñada para evitar una frontera dura con Irlanda después del brexit.

Quienes apoyan el brexit desprecian la frontera abierta, lo que significa que el Reino Unido podría permanecer atado a una unión aduanera con la UE para siempre.

Si se aprueba esta enmienda, el gobierno volvería a Bruselas para solicitar una medida jurídicamente vinculante que le otorgue al Reino Unido el derecho a optar por no pagarla después de un cierto período de tiempo.

El problema contencioso de respaldo fue supuestamente resuelto por May y sus ministros del Gabinete hace un año. Por lo tanto, al respaldar la enmienda Brady y pedir a la Unión Europea que se hagan «arreglos alternativos» sobre la cuestión de Irlanda del Norte, May ha hecho una concesión importante.

MIRA: ¿Qué es el brexit? La guía que debes tener para entenderlo (porque a ti también te afecta)

En realidad, es probable que la Unión Europea rechace tal oferta por parte de Gran Bretaña, porque quiere proteger los intereses de Irlanda, pero sería un progreso significativo si los Comunes respaldaban esta medida.

Los ayudantes de May calcularon que esta enmienda sería suficiente para ganar el respaldo de la mayor cantidad de diputados de todas las partes. Sin embargo, anoche los archi-brexiteers, como el miembro del conservador Jacob Rees-Mogg, dejaron en claro que él y sus colegas euroescépticos no lo apoyarían.

Muchos de ellos están cada vez más comprometidos con la idea de una salida sin trato: a sus ojos, esto significaría una ruptura limpia con la UE y la libertad de llegar a acuerdos comerciales en cualquier parte del mundo. A los ojos de las empresas británicas y de todos los demás en la política del Reino Unido, se traduciría en un desastre económico para el país e Irlanda, su vecino más cercano.

Es posible, entonces, pero no muy cierto, que este movimiento sea derrotado.

El tiempo apremia

La segunda enmienda clave ha sido presentada por la exministra de Trabajo Yvette Cooper, y apuntaría a evitar un acuerdo brexit instruyendo al gobierno para que permita más tiempo para las conversaciones.

Esta enmienda ha estado recogiendo el apoyo de ambas partes, aunque se opone a los brexiteers de línea dura.

May, sin embargo, se muestra reacia a retrasar la fecha de partida, ya que esto le restaría impulso de sus negociaciones con Bruselas. Es más, algunos legisladores laboristas se oponen al plan de Cooper.

Pero este lunes hubo indicios de que, después de meses de luchas internas, los conservadores de los bandos opositores al brexit se unían para tratar de llegar a un consenso sobre un plan alternativo, como si prestaran atención al mensaje de la reina para encontrar «puntos en común».

Este nuevo esfuerzo propone ampliar el período de transición, el tiempo durante el cual se negociará un nuevo acuerdo comercial entre el Reino Unido y la UE, por otro año, hasta finales de 2021, lo que hace que el tope sea poco más que académico.