CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

Un estudio dice que el cambio climático podría dañar el corazón de los bebés

Por Jen Christensen

(CNN) — El calor y el embarazo no deben mezclarse. Las altas temperaturas no solo incomodan a las mujeres embarazadas, sino que el calor en realidad puede dañar la salud de tu bebé, y con el cambio climático, esto probablemente se convierta en un problema mayor.

Un estudio en la Revista de la Asociación Estadounidense del Corazón descubrió que un mayor número de bebés probablemente nacerán con defectos cardíacos congénitos entre 2025 y 2035 debido a la exposición de sus madres a temperaturas más altas, desencadenadas por el cambio climático, durante el embarazo.

(Shutterstock).

Esto es especialmente cierto para las madres que estaban embarazadas durante abril y septiembre, que corresponden a las temporadas de primavera y verano en EE.UU., las de temperaturas más altas. El cambio climático podría provocar hasta 7.000 casos adicionales de defectos cardíacos congénitos en Estados Unidos durante un período de 11 años, según el estudio. El Medio Oeste probablemente verá el mayor porcentaje del incremento, seguido por las regiones del sur y el noreste de Estados Unidos.

Investigadores anteriores descubrieron que el cambio climático podría “frenar y revertir” el progreso logrado en la salud humana durante el siglo pasado, pero hay investigaciones más limitadas sobre el impacto que tiene sobre el embarazo, dijeron los autores. Los defectos congénitos del corazón son el tipo más común de defectos de nacimiento y pueden dañar la salud general del bebé y potencialmente afectar su funcionamiento o desarrollo.

“El potencial aumento tanto en el número de mujeres embarazadas como en la exposición al calor materno sugiere un efecto alarmante que el cambio climático puede tener en la salud reproductiva”, dijo el estudio.

Los investigadores se dieron cuenta al analizar los datos recogidos en el Estudio Nacional de Prevención de Defectos Congénitos, un gran estudio poblacional de varios estados que investigó los factores de riesgo de defectos estructurales mayores de nacimiento. También analizaron los datos climáticos del gobierno de Estados Unidos.

Con base en las proyecciones de datos climáticos, todo Estados Unidos enfrentará temperaturas más altas. Nueva York, los estados del Medio Oeste como Iowa y los estados del sudeste como Georgia y Carolina del Norte probablemente verán un mayor aumento de la temperatura. Habrá una mayor variación en la temperatura para los estados del sur como Texas y Arkansas y hacia el oeste en estados como California en los meses de verano.

No está claro cuál es el vínculo entre las altas temperaturas y los problemas cardíacos congénitos. Los estudios en animales encontraron que el calor puede causar la muerte de las células del feto y puede tener un impacto negativo en las proteínas que juegan un papel crucial en el desarrollo fetal.

  • Mira en este video: La razón por la que no debes besar recién nacidos

Esta reciente investigación se basa en trabajos anteriores que encontraron que cuando la temperatura se mantiene alta, puede dañar las posibilidades de que un bebé se desarrolle completamente dentro de su madre. El calor extremo también pone a las madres en riesgo de dar a luz antes de tiempo.

Las madres expuestas a altas temperaturas tienen mayores posibilidades de tener un bebé prematuro o con bajo peso. Las madres que soportan altas temperaturas al principio del embarazo corren un riesgo mucho mayor de que su bebé tenga problemas cardíacos congénitos, según investigaciones anteriores.

“Nuestros hallazgos subrayan el impacto alarmante del cambio climático en la salud humana y resaltan la necesidad de mejorar la preparación para enfrentar el aumento anticipado de una condición compleja que a menudo requiere cuidado y seguimiento de por vida”, dijo el autor del estudio, el doctor Shao Lin, profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Albany.

“Aunque este estudio es preliminar, sería prudente que las mujeres en las primeras semanas de embarazo eviten temperaturas extremas similares a las recomendadas a las personas con enfermedades cardiovasculares y pulmonares durante los períodos de calor”.