CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Hasta algunos republicanos se resisten cuando Trump ataca a los jefes de espionaje de Estados Unidos

Por Stephen Collinson

(CNN) — Incluso después de dos años, los ataques del presidente Donald Trump a los jefes de espionaje de Estados Unidos son escandalosos si consideramos que provienen de un comandante en jefe.

El bombardeo por Twitter del presidente a una matriz sobre amenaza global producida por las agencias de inteligencia de EE.UU. que contradice su idiosincrásica visión del mundo no es una sorpresa, dada su conducta pasada. Su hábito de crear una verdad que se ajuste a sus prejuicios y metas personales sobre una versión objetiva de la realidad ha estado en el trasfondo en su carrera política.

Pero cuando ese método político a menudo exitoso se lleva al ámbito de la seguridad nacional, puede ser profundamente destructivo.

“Recientemente, parece poner su posición política, cosas que quiere lograr como objetivos políticos, muy por encima de cualquier evaluación informada que la comunidad de inteligencia le está brindando”, dijo Carrie Cordero, exasesora del fiscal general adjunto para la seguridad nacional, a CNN este miércoles.

LEE: Dios “quiso que Donald Trump se convirtiera en presidente”, asegura Sarah Sanders

El ataque de Trump incluso tiene a algunos republicanos, que a menudo se resisten a criticar al presidente, preocupados.

“Prefiero que el presidente se mantenga alejado de Twitter, particularmente con respecto a estos importantes problemas de seguridad nacional en los que hay personas que son expertos, tienen antecedentes y son profesionales”, dijo Sen John Thune, un republicano de Dakota del Sur.

El presidente de inteligencia del Senado, Richard Burr, se negó a criticar los tuits de Trump, pero se mantuvo al lado de los servicios secretos.

“Tengo una fe absoluta en la comunidad de inteligencia”, dijo el republicano de Carolina del Norte.

El rechazo de Trump a las evaluaciones de la agencia de inteligencia de que Rusia interfirió en las elecciones de 2016 sacudió sus lazos con los mejores espías de su gobierno durante su primer año en el cargo. A menudo, su objetivo parecía ser lubricar su adulación al presidente Vladimir Putin, que continúa hasta hoy.

Su afirmación de haber puesto fin a la amenaza nuclear de Corea del Norte con su foto de la cumbre con Kim Jong Un desafía los informes de la CIA, al igual que su afirmación de que ISIS fue golpeado “gravemente”, lo que utilizó para justificar su repentina demanda el mes pasado por un retiro de tropas de Siria, que también favorece a Moscú.

Ahora Trump está inventando su propia versión de los hechos para justificar su retiro de un acuerdo nuclear de la era de Obama porque el acuerdo era “defectuoso”.

“La gente de Inteligencia parece ser extremadamente pasiva e ingenua cuando se trata de los peligros de Irán”, escribió Trump en Twitter este miércoles, un día después de los testimonios de los jefes de inteligencia en el Capitolio.

¿Por qué la disensión de los espías estadounidenses importa?

No tiene precedentes que un presidente esté tan a menudo y públicamente en guerra con la comunidad de inteligencia. Las hostilidades se dirigen directamente a los servicios de espionaje extranjeros en lugares como Rusia, China e Irán.

Crean confusión entre los aliados de Estados Unidos sobre la política exterior de EE.UU. y la tensión golpea la moral de las agencias atendidas por oficiales que carecen de salarios altos y que a veces se les puede pedir que arriesguen sus vidas.

LEE: El difícil panorama para Donald Trump tras el fin del cierre

La explosión de Trump en Twitter hacia el Director de Inteligencia Nacional, Dan Coats, y la Directora de la CIA, Gina Haspel, fue una respuesta característica de un presidente que responde con fuerza cuando se siente públicamente avergonzado.

Pero también fue otro ejemplo de cómo el presidente prioriza sus propios objetivos políticos cuando entran en conflicto con los juicios de la comunidad de inteligencia. Destrozar el acuerdo con Irán fue una parte clave de su plataforma de campaña de 2016, y tuvo más que ganar políticamente al cumplir su promesa que en una reevaluación basada en los hallazgos de los expertos de EE.UU.

Nadie puede entender por qué Trump es tan solícito con Putin. Quizás el informe del fiscal especial Robert Mueller dé luces sobre la misteriosa relación pasada de Trump con una nación que, según los oficiales de inteligencia de EE.UU., fue buscada para ayudar a su campaña de 2016.

Pero su amistad con Putin le obliga a poner continuamente en duda la creencia de la comunidad de inteligencia de que hubo un esfuerzo generalizado de interferencia electoral montado por las agencias de espionaje de Moscú.

La revelación más notoria de la inteligencia estadounidense de Trump se produjo durante su encuentro con Putin en Helsinki el año pasado, en una impactante exhibición pública de un presidente estadounidense que se puso del lado de uno de los enemigos de su nación.

Ya no son los más responsables

El rastreo de las agencias de espionaje estadounidenses por parte de Trump, y los intentos de confundir la verdadera historia de lo que sucedió en la elección, proporcionan un dividendo constante para el intento de Moscú de sembrar el caos en el sistema político estadounidense.

Pero la táctica no solo es útil para Trump porque ayuda a mover su propia agenda política personal. Con su campaña de 2016, el objetivo de una investigación de dos años, primero liderada por el FBI y luego entregada a Mueller, a Trump le gusta validar su cruzada política de que es víctima de una guerra siniestra centrada en la comunidad de inteligencia. La idea calza con los sectores de la base de Trump con mentalidad conspirativa y reafirma su imagen como un cruzado contra la élite de Washington.

LEE: La complicada relación entre Stone y Trump

Es irónico que un presidente republicano adopte posiciones tan en desacuerdo con la autoimagen de su partido como el más responsable en cuanto a seguridad nacional.

El malestar del Partido Republicano por su actitud populista y nacionalista respecto de la política exterior se ha vuelto cada vez más evidente en los últimos días.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, está impulsando una enmienda a un proyecto de ley de política de Medio Oriente que reconocería que “Al Qaeda, ISIS y sus afiliados en Siria y Afganistán continúan siendo una seria amenaza para nosotros aquí en casa”.

El esfuerzo del republicano de Kentucky es una reprensión directa de los planes de Trump de retirar las tropas de Siria y desarrollar una estrategia para reducir a la mitad la tropa estadounidense en Afganistán.

Un gran número de miembros de la Casa Republicana, aparte de un grupo de partidarios de Trump, que apoyan a todos, respaldaron un proyecto de ley aprobado por la nueva Cámara liderada por los demócratas que dio un apoyo récord a la OTAN, que ha sido constantemente socavada por el Presidente.

Pero la rebelión republicana generalmente se limita a la seguridad nacional, un área donde los legisladores del Partido Republicano pueden disentir con el presidente sin exigir un precio personal entre los votantes de la base que sea demasiado doloroso.

Y fue notable que en el drama de cierre del Gobierno que terminó la semana pasada, y pese a la frustración tras bambalinas entre los senadores del Partido Republicano, McConnell no propuso ninguna medida el piso que hubiera socavado la posición de Trump.

Manu Raju y Laurie Ure, de CNN, contribuyeron a este informe.