CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Corrupción

De Hollywood a Arabia Saudita, Leonardo DiCaprio a Paris Hilton: el escándalo que envolvió al mundo

Por James Griffiths

(CNN) — Miles de millones de dólares en fondos supuestamente malversados. Millones gastados en bolsos y joyas de lujo. Una exitosa película, dos comedias mediocres, un lujoso condominio de Nueva York, un yate de 250 millones de dólares y un Picasso. Leonardo DiCaprio, Paris Hilton, Miranda Kerr y Lindsay Lohan.

Es un escándalo lleno de detalles jugosos, camafeos de celebridades y redes de información confusa. El 12 de febrero, los fiscales en Malasia comenzarán a desentrañar un poco más cuando el exprimer ministro del país, Najib Razak, comparezca ante el tribunal por cargos de abuso de poder, violación criminal de la confianza y lavado de dinero.

Otros presuntos actores del escándalo, entre ellos el financiero internacional Jho Low, siguen en libertad, fuera del alcance de las autoridades de Malasia y Estados Unidos.

La policía de Malasia muestra fotos de bienes, incluidos millones de dólares en joyas y bolsos de mano, incautados de la casa del exprimer ministro Najib Razak.

Génesis de un escándalo

A principios de 2009, Najib, a las primeras semanas de su llegada al poder, ordenó la creación de un fondo de inversión estatal inicialmente por un valor de 1.200 millones de dólares, que luego se llamaría 1Malaysia Development Berhad, o 1MDB.

Su propósito declarado era liderar “iniciativas impulsadas por el mercado para ayudar al gobierno a impulsar a Malasia a convertirse en una nación desarrollada, altamente competitiva, sostenible e inclusiva”.

En cambio, según fiscales de Estados Unidos, 1MDB fue utilizado como un fondo por Najib, Low y otros funcionarios de alto rango, para supuestamente malversar más de 3.500 millones de dólares durante seis años. Los fiscales suizos pondrían luego esa cifra en más de 4.000 millones de dólares.

Un entramado de corrupción que nace en Malasia ha salpicado hasta estrellas de Hollywood.

“(Estos fondos) estaban destinados a hacer crecer la economía de Malasia y apoyar a los malayos. En cambio, fueron robados, lavados a través de instituciones financieras estadounidenses y utilizados para enriquecer a algunos funcionarios y sus socios”, dijo la fiscal general Loretta Lynch en 2016, después de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos inició un caso contra 1MDB.

Desde el inicio, los responsables del fondo supuestamente estaban desviando efectivo para ellos y sus aliados, malversando más de 1.000 millones de dólares solo en 2009.

Tanto Low como Najib han negado repetidamente los cargos presentados contra ellos. Acusan a las autoridades malayas de crear un proceso con móviles políticos.

Acosador de celebridades

Low, nacido en Malasia en el seno de una rica familia china y educado en el Reino Unido y Estados Unidos, irrumpió en la escena financiera internacional a fines de la década de 2000 gracias en parte a una amistad con la hijastra de Najib, Riza Aziz, a quien conoció cuando estaban en el Harrow College de la élite británica.

“Harrow tenía muchos hijos de prominentes familias europeas, asiáticas y del Medio Oriente. Fue entonces cuando conocí al antiguo rey de Jordania, entre otros”, dijo Low al periódico The Star de Malasia en 2010.

Mientras estudiaba en la Wharton Business School en Pennsylvania, Low lanzó una compañía de inversión con una inyección de capital inicial de 25 millones de dólares, que según él “fue proporcionada principalmente por mi familia y mis amigos cercanos de Oriente Medio y el sudeste asiático”.

Para 2010, Low afirmó que el valor de sus inversiones había aumentado a más de 1.000 millones. Sin embargo, los fiscales alegan que la fuente de la mayor parte de su dinero fue el fondo de 1MDB.

Jho Low asiste a los Grammy Awards 2014 junto con el productor Swizz Beatz y la música Alicia Keys. Low era presidente de EMI Music Publishing Asia en ese momento.

En Malasia y Nueva York, donde Low pasaba gran parte de su tiempo, el financiero se convirtió en una presencia regular en columnas de chismes, cortesía de amistades con celebridades como Hilton y Lohan. En la misma entrevista con Star, Low negó los informes que circulaban ampliamente que había gastado más de 2 millones de dólares durante un viaje a St Tropez.

“Creo que hay un patrón de tratar de pintarme como esta persona que pide un montón de champán en exceso”, dijo.

A través de Aziz, quien dirigía una compañía de producción de películas con sede en Los Ángeles llamada Red Granite Pictures, Low expandió su red de celebridades, sumando a DiCaprio y la exmodelo de Victoria’s Secret, Miranda Kerr.

Según los fiscales de EE.UU., el dinero lavado de 1MDB a través de Red Granite, fue usado para financiar películas como “The Wolf of Wall Street”, “Dumb and Dumber To” y “Daddy’s Home”.

“Este es un caso en el que la vida imitaba el arte”, dijo un funcionario de EE.UU. en 2016. “Se dice que los socios de estos corruptos funcionarios del 1MDB usaron parte de los ingresos ilícitos de su plan de fraude para financiar la producción de ‘The Wolf of Wall Street’, una película sobre un corredor de bolsa corrupto que trató de ocultar sus propias ganancias ilícitas en un refugio extranjero”.

DiCaprio está trabajando con los fiscales de Estados Unidos para devolver los fondos que él o sus organizaciones benéficas recibieron de 1MDB. Kerr ha entregado joyas por un valor de 8,1 millones de dólares que le fue entregada por Low al Departamento de Justicia.

Capturas de pantalla de un documento del Departamento de Justicia de Estados Unidos en el que se enumeran los activos que son propiedad de presuntos conspiradores de 1MDB.

Cómo todo se vino abajo

A principios de 2015, Clare Rewcastle-Brown, periodista británica y fundadora del sitio web Sarawak, que informa sobre la corrupción en el sudeste asiático, recibió alrededor de 227.000 documentos filtrados relacionados con 1MDB.

Tras meses de investigación, Rewcastle-Brown publicó una historia en la que se afirmaba que más de 700 millones de dólares se habían transferido del fondo a las cuentas bancarias personales del primer ministro Najib. The Wall Street Journal también publicó varios informes sobre el escándalo, basados ​​en parte en los mismos documentos filtrados.

Tras los informes, los funcionarios de Malasia allanaron las oficinas de 1MDB en Kuala Lumpur y también se iniciaron investigaciones en Hong Kong, Australia, Singapur, Suiza y Estados Unidos. Najib dijo a los periodistas que los malhechores serían llevados ante la justicia.

Sin embargo, muchos observadores se mostraron escépticos ante la disposición de Najib para investigar el escándalo a fondo, dado que él era la persona principal implicada en él. En enero de 2016, el fiscal general de Malasia despejó a Najib de cualquier delito relacionado con la transferencia de los 700 millones, y dijo que el dinero en sus cuentas había sido entregado libremente al primer ministro por la familia real saudí.

A pesar de que el informe sobre el escándalo continuó, y las autoridades estadounidenses iniciaron una investigación y comenzaron a incautar activos a principios de 2017, parecía poco probable que Najib se enfrentara a un proceso judicial: tenía un control feroz sobre la política de Malasia y había aprobado varias leyes aparentemente diseñadas para obstaculizar el caso de 1MDB.

Todo eso terminó el 9 de mayo de 2018, cuando Mahathir Mohamad, un antiguo primer ministro y antiguo aliado de Najib, de 92 años de edad, consiguió una conmovedora victoria en las elecciones generales.
Mientras los malayos celebraban en las calles, Najib fue despedido de su cargo, el comienzo de una dramática caída en desgracia. En las semanas posteriores a la elección, a él y a su esposa, Rosmah Mansor, se les impidió salir del país y la policía allanó la casa de la pareja, incautando joyas, bolsos y otros artículos de lujo valorados en millones de dólares.

En julio de 2018, Najib fue acusado formalmente de múltiples cargos de corrupción y enfrenta más de 20 años de cárcel si es declarado culpable. Acusó al nuevo gobierno de perseguir una acusación por motivos políticos, pero dijo que le complacía un juicio como “mi mejor oportunidad para limpiar mi nombre”.

El 12 de febrero, esa oportunidad se presentará cuando comience el juicio del siglo para Malasia.

De los principales supuestos conspiradores, sin embargo, solo Najib estará ahí. Se cree que Low se está escondiendo en China, desafiando los intentos de Malasia de extraditarlo.

“El señor Low no se someterá a ninguna jurisdicción donde la culpa haya sido predeterminada por la política y no haya un proceso legal independiente”, dijo un comunicado en su sitio web.