CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Temiendo al socialismo en casa, Trump toma una postura de Guerra Fría en el extranjero

Por Patrick Oppmann

(CNN) — Cuando Barack Obama viajó a Cuba en 2016, prometió reformular las relaciones no solo con la isla dirigida por los comunistas, sino con toda América Latina. El último presidente de Estados Unidos en visitar Cuba fue Calvin Coolidge. Eso fue hace 80 años, y él había llegado acompañado de cañoneras.

Obama prometió que el futuro sería diferente, sin importar las diferencias políticas que existan entre Estados Unidos y América Latina. “He venido aquí para enterrar el último remanente de la Guerra Fría en las Américas”, dijo en un discurso en La Habana.

LEE: Los pobres y hambrientos decidirán el futuro de Venezuela

Pero parece que había demasiada historia para encajar en una sola tumba. Una vez más, Estados Unidos se está enfrentando a los adversarios de la Guerra Fría en América Latina, esta vez sobre Venezuela y su asediado presidente socialista, Nicolás Maduro.

Impulsando un cambio de régimen en Venezuela

La espiral descendente de la nación sudamericana rica en petróleo ha provocado que una coalición de naciones latinoamericanas y europeas pida que el gobierno socialista de Venezuela cambie de rumbo. Muchos, con Estados Unidos a la cabeza, han reconocido Juan Guaidó, quien se proclamó como presidente interino, como su jefe interino de estado.

Con apuntes un bloc de notas, el asesor de Seguridad Nacional John Bolton escucha las preguntas de los reporteros durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca el 28 de enero.

“Es una coalición notable. Conseguir que muchos países latinoamericanos reconozcan esencialmente a un gobierno insurgente, creo que no tiene precedentes”, dijo William LeoGrande, un experto en América Latina de la American University en Washington. “Los latinoamericanos siempre han tenido este fuerte principio antiintervención, en parte debido a la historia de las intervenciones estadounidenses en América Latina”.

Pero la administración Trump se ha negado a descartar una invasión estadounidense, una medida que podría fracturar el consenso de la coalición. En un retroceso a la era de la Guerra Fría, mientras la administración reprime el miedo al “socialismo” en casa, parece estar más cerca de abogar por el violento derrocamiento de Maduro.

La Doctrina Monroe y el ‘patio trasero de Estados Unidos’

Históricamente, Washington ha tratado de ejercer la última palabra sobre lo que sucedió en el hemisferio, una política célebre articulada en la Doctrina Monroe de 1823. Durante décadas después de eso, se consideraría a América Latina como “el patio trasero de Estados Unidos”, y cualquier gobierno considerado insuficientemente amistoso para los intereses de Estados Unidos se derrumbaría rápidamente al ver barcos de guerra estadounidenses en sus costas o un golpe de estado respaldado por la CIA.

La Guerra Fría aumentó las apuestas en América Latina, ya que Estados Unidos temía que el comunismo se extendiera a las fronteras de Estados Unidos. Muchos estadounidenses temían que los soviéticos quisieran destruir a Estados Unidos, ya sea infiltrándose en altos niveles de gobierno o colocando misiles nucleares a 145 kilómetros de la costa de Estados Unidos en Cuba. “Mejor muerto que rojo”, fue el eslogan anticomunista de aquellos tiempos.

Bajo el pretexto de que su “mano dura” era la única forma de evitar que los gobiernos de izquierda radicales se arraigaran en América Latina, Estados Unidos apoyó las dictaduras militares que torturaron y desaparecieron a miles de sus propios ciudadanos.

Cuando se derrumbó el Muro de Berlín, muchos en Washington se habían cansado de las violaciones de los derechos humanos en la región y habían impulsado reformas democráticas. Los días de los golpes de estado y las juntas militares parecían haber terminado. Si EE.UU. vuelve a entrar en el negocio del cambio de régimen en América Latina y expulsa a Maduro, podría impulsar a la región y provocar una vez más el grito de “Yankee, go home”.

‘Estados Unidos nunca será un país socialista’

“Estamos con el pueblo venezolano en su noble búsqueda de libertad”, dijo este martes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en su discurso sobre el estado de la Unión, “y condenamos la brutalidad del régimen de Maduro, cuyas políticas socialistas han impedido que esa nación sea los más ricos de América del Sur en un estado de pobreza extrema y desesperación”.

Trump, es su discurso, incluso parecía avivar los temores de la época de la Guerra Fría y declaró: “Aquí, en Estados Unidos, estamos alarmados por los nuevos llamados a adoptar el socialismo en nuestro país”.

“Nacemos libres y nos mantendremos libres. Esta noche, renovamos nuestra determinación de que Estados Unidos nunca será un país socialista”, continuó Trump, aunque era poco probable que alguien en la sala apoyara las políticas fallidas de Venezuela.

Ayuda humanitaria a Venezuela: ¿qué envió EE.UU.?

Aunque la administración aún tiene que mostrar cómo el colapso de Venezuela representa una amenaza directa para EE.UU., la Casa Blanca ha reclutado a los veteranos de la Guerra Fría para mostrarle la puerta a Maduro.

La administración nombró a Elliott Abrams para ser el enviado especial para Venezuela. Eso es a pesar del hecho de que en la década de 1980, Abrams afirmó incorrectamente que el gobierno apoyado por Estados Unidos en El Salvador no había llevado a cabo masacres; en 1991, se declaró culpable de dos cargos de retención de información al Congreso durante el asunto Irán-Contra; y durante la campaña presidencial de 2018 en los Estados Unidos, escribió un ensayo sobre por qué Trump no estaba calificado para ser presidente.

El asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, que fue un crítico feroz de los regímenes de izquierda, calificó a Venezuela, Cuba y Nicaragua de “troika de tiranía” y prometió imponer duras sanciones a los tres países. Mientras tanto, el senador estadounidense Marco Rubio, que tiene el oído de la administración de Trump en América Latina, ha pedido al ejército de Venezuela que obligue a Maduro a renunciar.

“A los otros oficiales militares con los que hemos estado en contacto durante los últimos días”, escribió Rubio el 2 de febrero en Twitter, “ha llegado el momento de que escriban sus nombres en las páginas de la historia de #Venezuela. La historia recordará como héroes a los que dan un paso adelante en este momento”.

¿La diplomacia de cañones de nuevo?

En un enfrentamiento que recuerda aún más las divisiones de la era de la Guerra Fría, Maduro está respaldado por Rusia, China y Cuba, que no quieren perder un aliado en la región. Tanto China como Rusia le han prestado miles de millones a Maduro cuando la economía de su país se derrumbó, y el gobierno ruso ha dicho que considera instalar una base aérea en Venezuela.

Cuba ha recibido miles de millones de dólares en petróleo venezolano y ha enviado a decenas de miles de asesores militares y de inteligencia para apoyar a sus aliados en Caracas.

Pero se están enfrentando a una administración estadounidense que se ha comprometido a quitarse los guantes, y tiene muchos precedentes históricos para hacerlo.

MIRA: ¿Es esta la solución para Venezuela?

“Si esto tiene éxito y Maduro es derrocado, no será la última vez, y (EE.UU.) ya ha dicho que Cuba y Nicaragua están en la agenda”, dijo el experto en América Latina, LeoGrande.

Los funcionarios de la administración de Trump han dicho que responsabilizarán a Nicaragua por las violentas medidas de represión contra los manifestantes estudiantiles y están explorando nuevas sanciones contra Cuba, incluida la posible anulación de la decisión de Obama de retirar a la isla de la lista de países que apoyan el terrorismo. Más intervención podría estar en proceso.

“Esto es un retorno a la política de los Estados Unidos en el siglo XX”, dijo LeoGrande, “que si ‘no nos gusta un gobierno en América Latina, lo derrocamos'”.