CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Guerra en Siria

Siria

Las fuerzas respaldadas por EE. UU. se enfrentan a una feroz resistencia de ISIS en la ‘batalla final’

Por Ben Wedeman, Kareem Khadder, Eliza Mackintosh

(CNN) — Los combatientes de Siria Oriental de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), respaldadas por Estados Unidos, lanzaron un ataque para expulsar a ISIS de su último enclave restante en Siria, el remanente final del llamado “califato” del grupo yihadista.

En su apogeo, ISIS tenía grandes franjas de Irak y Siria, una extensión equivalente al tamaño de Portugal.

Su territorio ahora se ha reducido a un pequeño bolsillo en la provincia oriental de Deir Ezzor, en Siria, con militantes encerrados en la aldea de Baghouz Al-Fawqani, cerca de la frontera iraquí.

LEE: “ISIS aún no ha terminado”, dice comandante que lucha contra el grupo terrorista en Siria

Tras una pausa de más de una semana para permitir que decenas de miles de civiles huyan de la ciudad, la SDF renovó el sábado su esfuerzo por arrebatar los últimos 4 kilómetros cuadrados a los militantes de ISIS.

“La SDF lanzó su batalla final para eliminar a la organización terrorista ISIS en la aldea de Al-Baghouz; el último bastión de ISIS”, dijo la SDF en un comunicado.

Al amanecer del domingo, los ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos azotaron la parte occidental de Baghouz Al-Fawqani, generando oscuras columnas de humo hacia el cielo.

Los comandantes de la SDF le han dicho a CNN que sus combatientes se enfrentan a la feroz resistencia de los militantes de ISIS, que toman represalias con misiles que identifican calor. Dos combatientes de la SDF murieron y otros resultaron heridos después de que un vehículo de la SDF fue alcanzado.

Los militantes se han escondido debajo de la ciudad, construyendo una red de túneles que les permiten pasar de casa en casa sin ser detectados. La estrategia, que el grupo desplegó en Mosul y en otros lugares, presenta un verdadero desafío, dijeron los comandantes de SDF.

Se cree que al menos 500 combatientes de ISIS permanecen en la aldea, se piensa que es una concentración de los combatientes y comandantes más experimentados y radicales por la batalla de ISIS.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sugirió el miércoles pasado que la derrota de ISIS era inminente, y agregó que un anuncio formal que declare “el 100% del califato” recuperado se realizará en algún momento de la próxima semana.

Un informe del Pentágono publicado a principios de este mes indicó que ISIS probablemente recuperaría territorio dentro de seis a 12 meses como resultado de la decisión de Trump de retirarse de Siria. Un funcionario estadounidense le dijo a CNN que el resurgimiento podría ocurrir incluso antes sin la presencia del contraterrorismo estadounidense.

Las fuerzas estadounidenses, francesas y británicas están operando actualmente en el área alrededor de Baghouz Al-Fawqani, apoyando al SDF. Los equipos, que no participan en las peleas callejeras, disparan artillería y morteros a las posiciones de ISIS.

Antes de que comenzara el ataque al atardecer del sábado, se podía ver a los civiles huyendo de la ciudad. CNN habló con una persona que dijo que muchas personas estaban atrapadas, pero que era imposible obtener números. Funcionarios de la SDF dicen que unos 1.500 civiles todavía podrían estar adentro.

En la expansión máxima del grupo, se estimaba que 7,7 millones de personas vivían bajo el gobierno de ISIS, de acuerdo con la Operación de Resolución Inherente (CJTF-OIR, por sus siglas en inglés), el nombre oficial de la coalición que lucha contra el ISIS. Muchas de esas personas pagaron impuestos, aranceles y multas grupales, que constituían una gran parte de los ingresos de ISIS.

En los años posteriores, el ingreso anual del grupo se ha reducido en más de la mitad: de hasta 1.900 millones de dólares en 2014 a un máximo de 870 millones de dólares en 2016, según un informe reciente del Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización y la Violencia Política (ICSR) en el King’s College de Londres.

Pese a la pérdida de territorio y fondos, un comité de monitoreo de la ONU estimó en julio de 2018 que el número de miembros de ISIS en Irak y Siria todavía era entre 20.000 y 30.000.

En total, al menos 41.490 ciudadanos internacionales han viajado a Siria e Irak para unirse al ISIS, según el ICSR. Y los combatientes extranjeros continúan llegando sin inmutarse. CJTF-OIR estima que son alrededor de 50 arribos por mes.