CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Irán

“Muerte a Estados Unidos”, el cántico en el aniversario 40 de la Revolución islámica en Irán

Por Tamara Qiblawi, Frederik Pleitgen, Claudia Otto

(CNN) — El presidente de Irán, Hassan Rouhani, se puso de pie frente a una gran multitud celebrando el 40 aniversario de la Revolución islámica y prometió impulsar el programa militar y de misiles balísticos de su país, desafiando la presión y sanciones de Estados Unidos.

“Irán continuará expandiendo su poder militar y su programa de misiles”, dijo Rouhani frente a decenas de miles de personas reunidas en la Plaza Azadi para conmemorar el derrocamiento en 1979 del sah Mohammad Reza Pahlavi, un monarca instalado en Occidente, que preparó el camino para el gobierno clerical.

El presidente iraní, Hassan Rouhani, habla durante la ceremonia de celebración del 40 aniversario de la Revolución Islámica en la Plaza Azadi, Teherán, el 11 de febrero de 2019.

MIRA: Irán presenta un nuevo misil balístico con un alcance de 1.000 km

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha dicho que las sanciones económicas que impuso en 2018 buscaban mantener bajo control al ejército iraní, a saber, su programa de misiles balísticos.

Teherán ha intentado presentar los mitines de aniversario como muestra de apoyo al régimen y Rouhani ha acusado a Trump de agitar el cambio de régimen en Irán.

“Hoy somos blanco de una guerra psicológica y económica. Enemigos que buscan menospreciarnos, debemos resolver estos problemas unos con otros”, dijo Rouhani el lunes. “Con la ayuda y la ayuda de los demás… saldremos victoriosos frente a Estados Unidos”.

Los manifestantes llevan imágenes de cartón de tamaño real de figuras revolucionarias icónicas, incluido el Líder Supremo Rouhallah Jomeini.

“Muerte a Estrados Unidos”

El recital de los versos coránicos mezclado con cánticos revolucionarios como un mar de personas portando banderas iraníes y pancartas de demostración. Los puestos que se alineaban en la carretera a la plaza principal distribuían panfletos de información, presentaban programas de radio en vivo y exhibían a niños pequeños cantando himnos islámicos y nacionalistas.

LEE: EE.UU. envió armas y secretos a Arabia Saudita y a Emiratos Árabes y ahora algunos están en manos de al Qaeda e Irán

“Cuando decimos ‘Muerte a Estados Unidos’ nos referimos a Trump y al Secretario de Estado, Mike Pompeo”, dijo el clérigo Mohammed Reza Maqsood, de 32 años, refiriéndose al canto incendiario que ha sido un elemento básico de la República Islámica en sus celebraciones nacionales.

El ayatolá Rouhollah Jomeini saluda a la multitud en la Universidad de Teherán después de su regreso a Irán durante la Revolución iraní.

Maqsood se hizo eco de un discurso del Líder Supremo de Irán, Ali Khamenei, donde dijo que “Muerte a Estados Unidos” se aplicaba solo a “Trump, [al asesor de Seguridad Nacional] John Bolton y Pompeo”.

“Elegí venir aquí y manifestarme para que yo pueda ver. No necesito una educación superior para ver el apoyo aquí”, agregó Maqsood.

“El conflicto con la República Islámica fracasaría”

El jefe de la Guardia Revolucionaria de élite del ejército iraní también se encontraba entre las multitudes marchando a la Plaza Azadi.

MIRA: La Casa Blanca pidió planes al Pentágono para atacar Irán el año pasado

En una rara entrevista con medios occidentales, el general de división Mohammad Ali Jafari dijo a CNN: “Con los misiles que tenemos ahora, con el progreso en alta tecnología y la autosuficiencia que hemos logrado en varios campos y también con el crecimiento de la población en Irán, tenemos el poder y la capacidad para defendernos de cualquier tipo de invasión “.

Jafari dijo que el apoyo popular al gobierno, así como el “sistema de defensa ampliado” de Irán ha convertido a la República Islámica en “invencible”.

Los iraníes durante la marcha de este lunes.

“Los estadounidenses y otras grandes potencias saben que un conflicto con la República Islámica fracasará”, dijo Jafari. “Han comenzado una guerra suave, una guerra cultural, política y económica contra nosotros, y nuestra gente lo ha entendido. Se resisten y están preparados”.

Fervor nostálgico

Las autoridades iraníes han intentado crear expectativa para el aniversario. Durante días, las estaciones de TV alineadas con el estado han emitido imágenes de archivo de las protestas de 1979. Volvieron a grabar un video dramático del primer líder supremo, el ayatolá Rouhallah Jomeini, que llegó a Teherán después de 14 años en el exilio y repitió que el carismático líder debía sacudirse las ataduras del “imperialismo occidental”.

LEE: George Bush: “Los historiadores dirán qué hice bien”

Los mensajes del gobierno se centraron en torno al eslogan “Sí, podemos”, un aparente reconocimiento de las dificultades que millones de iraníes enfrentan bajo la presión de renovadas sanciones estadounidenses.

Los precios se han disparado, la moneda rial se ha desplomado y la escasez de alimentos y médicos ha afectado a los hogares de todo Irán. Pero las autoridades dicen que el país no es ajeno a las dificultades, e invoca regularmente la “firmeza” de su pueblo en la guerra de ocho años con Iraq en los años ochenta.

El domingo por la noche, los fuegos artificiales iluminaron el cielo de Teherán y algunos barrios conservadores se hicieron eco de las llamadas de Allahu Akbar (Dios es grande). Una escena de la revolución exactamente cuarenta años antes. La noche anterior a que se declarara que el sah había abdicado oficialmente, los iraníes tomaron sus balcones y golpearon ollas y sartenes mientras “Allahu Akbar” reverberaba en la capital.

Cada vez más desigualdad

Aunque muchas personas dan fe del fervor que se apoderó de los iraníes en ese momento, varios exrevolucionarios dicen en privado que se sienten desilusionados por la situación política y económica.

“Tuvimos éxito en crear un cambio cultural, en hacer que el país fuera más religioso”, dijo el empresario Abolqasem Shafie, quien participó en las manifestaciones de la Revolución islámica. “Pero creo que en términos de economía, hay mucho que desear”.

LEE: Rehén alemán fue decapitado por un grupo islamista, según el gobierno filipino

Desde la revolución, las tasas de alfabetización se han disparado y el acceso al cuidado de la salud y la educación ha mejorado, particularmente en las áreas rurales y las provincias.

Sin embargo, los signos de una mayor desigualdad, así como los informes generalizados de corrupción gubernamental y amiguismo, han pesado fuertemente en una economía que ha sido golpeada repetidamente por las sanciones internacionales en los últimos 40 años.

“Hubo un gran empuje a nivel popular dentro de Irán durante el año pasado, como demostraron los movimientos de protesta (…) para lidiar con asuntos relacionados con la corrupción y la mala administración de asuntos internos”, dijo Ellie Geranmayeh, investigador senior del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR, por sus siglas en inglés).

“Esto va a ser un gran problema… no solo para el gobierno actual de Rouhani sino también para cualquier gobierno sucesivo que llegue al poder”.

Para algunos, estos problemas han empañado un evento que de otra manera hubiera sido motivo de celebración.

“No estoy orgulloso de este aniversario”, dijo un hombre de cerca de 20 años que pidió el anonimato por razones de seguridad. “Este no es el 4 de julio. No es algo de lo que debamos estar orgullosos. La gente como yo no ha logrado lo que quería”.

MIRA: Arrestan a un empleado de la agencia de inteligencia de Alemania por comentarios “islamistas”

Agregó, sin embargo, que no tiene nostalgia por los días del Sha, a pesar de querer recuperar las libertades sociales que se perdieron cuando Irán se transformó en una teocracia. Su padre participó en las manifestaciones hace cuatro décadas: deshacer lo que los revolucionarios habían hecho, argumentó, marcaría “un paso atrás”.

“Trump no debería estar involucrado”

El hombre dijo que el ataque del presidente de Estados Unidos contra el régimen debería detenerse. “Trump no debería involucrarse en estas cosas. Este es mi país y sabemos lo que es mejor para nosotros”.

En lugar de enfrentarse a los iraníes contra el régimen, los intentos del gobierno de Trump de aislar al país y apoyar a los manifestantes contra el régimen solo han provocado imágenes de guerra, dijeron algunos iraníes. “Mis amigos y yo preferiríamos mantener este régimen que tener una guerra como en Siria e Irak”, dijo el hombre.

Geranmayeh del ECFR dijo que hay una “profunda desconfianza” y dudas sobre futuros tratos que vuelvan a surgir entre Irán y Occidente.

“¿Irá Irán a la mesa de negociaciones una vez más con Estados Unidos? Hasta ahora, el mensaje es no, hasta que Estados Unidos vuelva al acuerdo nuclear y cumpla con su compromiso”, agregó.

Shirzad Bozorgmehr, Sara Mazloumsaki, Zahra Ullah y Samuel Quashie-Idun, de CNN, contribuyeron con este informe.