CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Viajes

Hidden City: El truco para viajar más barato que las aerolíneas no quieren que uses

Por Katia Hetter, Jeff Simon

(CNN) – Nadie que te haya vendido una avena instantánea, un frasco de vitaminas, una barra de jabón, un detergente sin perfume, la última de las entradas más solicitadas para las carreras o cualquier otra cosa intentará confirmar que usaste lo que compraste.

Excepto las aerolíneas más grandes del mundo.

MÁS: Cinco trucos de viajes que las aerolíneas no quieren que sepas

Estas compañías quieren que uses todos los vuelos que has reservado o que pagues el precio. Podrían quitarte tus millas de viajero frecuente, prohibirte viajar en la aerolínea o incluso demandarte.

“Entonces, si no me como todo mi bistec en Peter Luger’s, ¿van a demandarme?”, dijo Billy Stocklin, pasajero frecuente de Delta Air Lines. “Es mi boleto y es mi asiento. Pagué por él. Si lo uso o no, eso no es de tu incumbencia”.

Las líneas aéreas difieren.

¿Qué es ‘hidden city’ o venta de pasajes con ciudad oculta?

La venta de entradas “hidden city” o de ciudad oculta es una añeja práctica, fuera del radar, utilizada por los viajeros más astutos y que no siguen las reglas. Ahora es el centro de atención en una demanda presentada por Lufthansa, una de las aerolíneas más grandes del mundo.

Lufthansa demandó a un pasajero que se saltó la última etapa del vuelo que compró y exige el dinero que habría pagado por el viaje que en realidad hizo. (El caso fue desestimado, pero la aerolínea apeló).

Puede ser complicado. Digamos que quieres viajar desde la ciudad de Nueva York a Los Ángeles, y el boleto más barato que encuentras está en US$ 500. Hay otro vuelo de Nueva York a Reno, Nevada, con una escala en Los Ángeles, que solo cuesta US$ 350.

Si te bajas del avión en Los Ángeles, sin utilizar el segundo vuelo de Los Ángeles a Reno, llegarás a La La Land con un “descuento”.

Las compañías aéreas generalmente lo prohíben en la letra pequeña del contrato que la mayoría de los pasajeros no lee, porque prefieren que pagues US$ 500 y no US$ 350 por tu vuelo.

Esta artimaña pudo haber permanecido oculta si no fuera por un joven de veintitantos años llamado Aktarer Zaman. Zaman lanzó Skiplagged, un sitio web diseñado para aprovechar las complicadas formas en que las aerolíneas tasan sus boletos.

United Airlines lo demandó sin demora, pero el caso fue desestimado en 2015 y el sitio web todavía está en funcionamiento.

(SAUL LOEB/AFP/Getty Images)

Las aerolíneas cobran más cuando pueden

Es un problema debido a la forma en que las aerolíneas tasan sus vuelos, dice el experto en aviación Benét J. Wilson, propietario y editor de Aviation Queen.

“Las tarifas tienden a ser más altas en general para las ciudades más populares o en las que las aerolíneas no tienen mucha competencia”, dijo. “Por ejemplo, las fortalezas como Frankfurt para Lufthansa, Atlanta para Delta, Dallas/Fort Worth para American y Newark para United tienen tarifas más altas porque hay más pasajeros que las utilizan para llegar adonde necesitan ir”.

“Los vuelos que no tienen tantos pasajeros cuestan menos y aquellos en los que la aerolínea está reubicando el avión y tratando de ganar algo de dinero para compensar los costos normalmente tendrán un precio más bajo”, dice Jeffrey C. Price, dueño de Leading Edge Strategies y profesor de aviación en Metropolitan State University Denver.

“Las ciudades donde no hay una gran demanda pueden tener un precio más alto debido a la cantidad limitada de vuelos que entran y salen”, dice Price. “Cuando solo hay uno o dos vuelos diarios desde algunos de estos pequeños aeropuertos, las aerolíneas cobrarán lo que el mercado aguante”.

No se trata solo de la tarifa específica

Lufthansa, que ganó US$ 41.500 millones el último año fiscal, está demandando al pasajero no identificado por US$ 2.392 por usar esta artimaña. Aunque él ha respondido a la demanda, es posible que otros no puedan pagarse una defensa contra una gran aerolínea.

El portavoz de Lufthansa Tal Muscal se rehusó a hacer comentarios, citando litigios en curso.

La aerolínea alega que el pasajero reservó un viaje de ida y vuelta de Oslo a Seattle con una escala en Frankfurt. En el viaje de regreso, el cliente bajó en Frankfurt, no viajó a Oslo y reservó un vuelo separado de Lufthansa de Frankfurt a Berlín. (Él mostró su intención al reservar el segundo vuelo en la misma línea aérea que su primer vuelo).

Esto es contrario al contrato de transporte de la aerolínea, que a menudo es difícil de encontrar en el sitio web de cualquier compañía.

“Si el transporte no se utiliza en todos los tramos individuales o no se usa en la secuencia prevista en el boleto con datos de viaje que no cambian, recalcularemos la tarifa de acuerdo con su ruta alterada”, se lee en el contrato de Lufthansa.

“Por lo tanto, se determinará la tarifa que habría tenido que pagar por su ruta actual en el grupo de precios el día de su reserva. Esta tarifa puede ser mayor o menor que la tarifa que pagó originalmente”.

Hay un precio que pagar

Incluso si la aerolínea pierde en la apelación, está enviando un mensaje a los pasajeros dispuestos a jugar con el sistema de que puede haber un costo.

Al mismo tiempo, la demanda subraya cómo las aerolíneas pueden cobrar más a los clientes por volar menos.

“Es fácil entender por qué algunos viajeros están tentados a arriesgarse, especialmente si viven en una ciudad donde no tienen muchas opciones de aerolíneas”, dice Wilson.

Pero ella advierte que podrías ser penalizado si te atrapan. “Esto puede ir desde obligarte a pagar la tarifa completa que intentaste evitar hasta quitarte tus millas de viajero frecuente”.