CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Washington espera a ver si Trump firmará acuerdo sobre seguridad fronteriza

Por Stephen Collinson

(CNN) — En vísperas de una fecha límite para evitar un segundo cierre parcial de Gobierno, nadie, ni los líderes del Congreso, los aliados del presidente Donald Trump en Capitol Hill ni su propio equipo, está listo para decir que está dispuesto a firmar un compromiso para un proyecto de ley de inmigración.

Pero sus arduos esfuerzos para sacar una victoria de una confrontación de casi dos meses con los demócratas, que no hizo realidad su muro fronterizo, dejan pocas dudas sobre los vencedores del primer gran enfrentamiento en la nueva era del gobierno dividido.

Dos fuentes dijeron el miércoles a Dana Bash de CNN que el presidente firmará el proyecto de ley, reflejando el hecho de que es lo mejor que puede obtener del Congreso y los peligros políticos de desencadenar otro cierre.

“Vamos a ver la legislación cuando se presente, y tomaré una determinación entonces”, dijo Trump a los periodistas en la Oficina Oval.

LEE: Trump gastó 50.000 dólares en un simulador de golf para la Casa Blanca, según The Washington Post

Se esperan votaciones en la Cámara de Representantes y el Senado el jueves por la tarde para llevar la legislación al escritorio del presidente y garantizar calma a 800.000 trabajadores federales que viven con temor a otro cierre.

Sin embargo, Trump, quien tiene un talento para los suspensos y cree que al comportarse de manera impredecible mantiene a todos los demás fuera de balance, aún no ha garantizado públicamente que firmará la medida, que está muy por debajo de su demanda de 5.700 millones de dólares para financiar el muro fronterizo.

Esa puede ser la razón por la que los demócratas aparentemente decidieron no celebrar tras privar a Trump de fondos para su principal promesa de campaña y los republicanos expresaron con cautela las esperanzas de que el presidente firme la legislación.

Donald Trump, en El Paso, Texas. (Crédito: AP Photo/Susan Walsh)

Todo el mundo está en lo correcto al ser cauteloso ya que el presidente tiene un historial de cambiar de opinión acerca de acuerdos del Congreso aparentemente definidos. En la ocasión más notoria, él torpedeó un proyecto de ley provisional en diciembre que carecía de fondos, pero que habría evitado un cierre que se convirtió en el más largo de la historia de Estados Unidos.

La presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, expresó su optimismo este miércoles cuando Manu Raju, de CNN, le preguntó si cree que Trump firmará.

“Creo que lo hará”, dijo.

Pero nadie piensa que Trump simplemente abandonará la pelea incluso si firma un proyecto de ley que incluye casi 1.400 millones de dólares para barreras fronterizas, pero no dinero para el muro que una vez dijo que México financiaría.

Trump ha insinuado que si firma la medida, tomará una decisión ejecutiva e incluso declarará una emergencia nacional para reprogramar dinero de otras cuentas del Gobierno, lo que probablemente desencadene un enfrentamiento constitucional y desafíos legales sobre el alcance de los poderes presidenciales.

“No quiero ver un cierre. Una parada sería algo terrible”, dijo Trump. “Tenemos opciones que la mayoría de la gente realmente no comprende”.

Nadie dirá nada

Pero ya sea por prudencia, estrategia política o reconocimiento del caprichoso temperamento político del presidente, sus subordinados no estaban dispuestos a declarar definitivamente que Trump firmaría la medida.

Siguiendo el ejemplo del jefe, la directora de comunicaciones estratégicas de la Casa Blanca Mercedes Schlapp y la secretaria de prensa de Trump, Sarah Sanders, eludieron este miércoles cuando se le preguntó si Trump convertiría el proyecto de ley en ley.

“Es difícil decir de manera definitiva si el presidente va a firmar o no hasta que sepamos todo lo que contiene”, dijo Sanders.

Schlapp le dijo a CNN: “Estamos en este momento en un punto donde vamos a revisar los detalles y ver si el presidente avanzará y lo firmará”.

LEE: Exempleado de la Casa Blanca demanda al presidente Trump

Uno de los posibles problemas para quienes apoyan el proyecto de ley es que Trump es muy susceptible a la cobertura de noticias de su presidencia, especialmente sobre inmigración, el tema que más hizo posible su toma hostil del Partido Republicano.

Pero incluso los defensores del presidente en los medios de comunicación conservadores, cuyas críticas en diciembre fueron consideradas cruciales para él por haberse retirado del acuerdo anterior, parecen ofrecerle cobertura política siempre que tome acción ejecutiva.

“No estaría un poco sorprendido si eso es lo que piensan, declarar una emergencia nacional o al menos amenazarlo como parte de la firma de esto, porque se hará notar que esto no es suficiente”, dijo a sus oyentes el periodista Rush Limbaugh, este miércoles. Otra estrella conservadora de los medios afín a Trump, Sean Hannity, dijo que Trump tendría derecho a rechazar el proyecto de ley, pero que una mejor solución sería firmarla, usar los 1.400 millones de dólares como pago inicial del muro y luego echar mano de otras cuentas del Gobierno para la construcción.

“Este importante tercer paso debe suceder simultáneamente”, dijo Hannity el martes, usando su programa en Fox News de una manera extraordinaria, al presentar una jugada política para un comandante en jefe en funciones.

“Eso sería lo que el presidente necesitaría para declarar una emergencia nacional. Este es el momento; eso es una necesidad”, dijo Hannity.

Siguen luchando

Una pelea política y legal por la declaración del estado de emergencia podría no llevar a la construcción inmediata del muro. Pero ofrecería un problema para los partidarios de Trump y permitiría al presidente decir que no se retractará.

Las expectativas de que Trump firme el compromiso reflejan la improbabilidad de que él haga algún progreso adicional para financiar el muro con los demócratas que controlan la Cámara.

“Este acuerdo es el último tren que sale de la estación lejos de otro temido cierre del Gobierno”, dijo este martes el líder de la minoría del Senado Chuck Schumer, demócrata de Nueva York.

La representante republicana Kay Granger, de Texas, integrante del comité que presentó el proyecto de ley de transacción, dijo que ella y sus colegas en el Capitolio no tenían garantías de la Casa Blanca de que el presidente firmaría.

Pero le dijo a Kate Bolduan, de CNN: “Ciertamente espero que firme el proyecto de ley una vez que haya pasado”.

Tal vez tratando de erradicar las evaluaciones de que había perdido la pelea del cierre, por un muro al que las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses se oponen y que no cree que valga la pena cerrar el gobierno Federal, Trump se convirtió en su propio porrista.

“El muro está muy, muy en camino. Está sucediendo mientras hablamos. Estamos construyendo, mientras hablamos, en las áreas más requeridas”, dijo Trump en una conferencia de sheriffs en Washington.

“Es un gran muro. Es un muro fuerte. Es un muro por la que la gente no está pasando muy fácil. Tendrás que estar en muy buenas condiciones para superarla. Escalar el Monte Everest es mucho más fácil, creo “, agregó.

Aunque se han realizado trabajos de reparación en las barreras existentes autorizadas por el Congreso, no hay señales de que esté en curso la construcción del tipo de muro del que se jacta Trump.

El presidente también trató de ampliar su argumento, expresado por primera vez en un mitin de campaña el lunes por la noche en Texas, de que el cierre que terminó el mes pasado, después de 35 días, había sido un éxito para él.

“Creo que se hizo un comentario con el último cierre, la gente se dio cuenta de lo mala que es la frontera, lo insegura que. Y creo que se lograron muchos puntos buenos”, dijo Trump.