CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Arqueología

Los grandes tiburones blancos pueden haber acabado con el tiburón más grande que haya existido

Por Jack Guy

(CNN) — El megalodón, también conocido como el tiburón más grande de todos los tiempos, se extinguió un millón de años antes de lo pensado, debido a la competencia de tiburones blancos mucho más pequeños, según una nueva investigación.

El documento completo se publica en el Journal of Life and Environmental Sciences.

Un equipo de científicos afirma que el depredador prehistórico gigante, como se ve en innumerables documentales y películas como “The Meg”, protagonizado por Jason Statham, murió hace 3,6 millones de años, en lugar de hace 2,6 millones de años.

MIRA: Un enorme tiburón blanco nada junto a buzos en Hawai

Investigaciones previas se basaron en muestras de fósiles globales y un estudio relacionó su extinción con una supernova que se pensaba que desencadenó la radiación cósmica que causó un aumento en las tasas de cáncer entre animales grandes.

Sin embargo, los investigadores dirigidos por el paleontólogo de vertebrados Robert Boessenecker, del Colegio de Charleston, Carolina del Sur, reevaluaron los registros existentes y encontraron un patrón diferente.

“Usamos el mismo conjunto de datos mundial que investigadores anteriores, pero revisamos minuciosamente cada hallazgo de fósiles y descubrimos que la mayoría de las fechas tenían varios problemas: fósiles con fechas demasiado recientes o demasiado imprecisas, fósiles identificados erróneamente o fechas antiguas que han mejorado por los avances en geología”, dijo Boessenecker en un comunicado.

LEE: Tiburón blanco salta hacia un científico

Para estimar la fecha de extinción, el equipo utilizó el registro de rocas densamente muestreado de California y Baja California, México, y descubrió que hallaron fósiles genuinos de hasta 3,6 millones de años.

Esto significa que la extinción del megalodón no está inmediatamente relacionada con la muerte masiva de focas, morsas, vacas marinas, marsopas, delfines y ballenas hace alrededor de 1 a 2,5 millones de años, dijo Boessenecker. De modo que esta extinción puede no haber sido una extinción masiva causada por un evento como una supernova, como ha sugerido una investigación previa.

En cambio, el tiburón blanco recientemente evolucionado, Carcharodon carcharias, probablemente jugó un papel en la extinción del megalodón, después de que grandes blancos con dientes dentados se diseminaron desde su hogar inicial, en el océano Pacífico hace 6 millones de años, a mares alrededor del mundo hace 4 millones de años.

“Proponemos que esta breve coincidencia (3,6-4 millones de años) fue tiempo suficiente para que los tiburones blancos se diseminen por todo el mundo y compitieran con el megalodón en su rango, llevándolo a la extinción, en lugar de la radiación desde el espacio exterior”, dijo Boessenecker en el comunicado.

MIRA: Phelps enfrentó al gran tiburón blanco y perdió por segundos

Los grandes tiburones blancos son conocidos hoy como temibles depredadores ápice –es decir, en lo más alto de la cadena alimenticia–, pero los megalodones podrían alcanzar hasta tres veces el tamaño del mayor gran blanco jamás registrado.

Puede parecer extraño que el tiburón más pequeño pueda competir con los peces mucho más grandes, pero otros expertos apoyan la aseveración.

Emma Bernard, curadora de peces fósiles en el Museo de Historia Natural de Londres, dijo que el estudio es un gran paso adelante para mejorar nuestra comprensión de la extinción de uno de los tiburones más grandes que haya nadado en los océanos. “La causa de esta extinción todavía es debatida, pero un amplio consenso es que la competencia con otros depredadores de grandes cúspides como las ballenas asesinas y el gran tiburón blanco podría ser un factor importante”, dijo Bernard a CNN por correo electrónico.

“Este estudio utiliza los datos de mejor calidad disponibles para desafiar una vieja hipótesis sobre un gran favorito. Destaca el papel fundamental que desempeñan las colecciones de museo y la importancia de una grabación precisa y detallada mientras se recolectan fósiles”, apuntó el especialista.